La Cámara de Comercio advierte de serios efectos de volver a restricciones como en el 2020

COVID-19 10 de abril de 2021 Por El Ciudadano cañuelense
El impacto de la cuarentena en los comercios según la entidad local. Apelan a maximizar los cuidados sanitarios individuales. Con más cierres de actividades nuevos efectos negativos.
Cámara de Comercio 1

“Provocaría una rebelión peor a lo de Formosa. Sería una catástrofe económica que le sumaría más angustia al maltrecho trabajador del mostrador. Con un cierre se provoca un estallido y no es la solución de nada. Ya vimos que después de un tiempo no se respetan las medidas”, definió el presidente de la Cámara Comercial e Industrial de Cañuelas, Gustavo Sacco, ante una consulta de este semanario, por un posible contexto de nuevas restricciones como el del año pasado.
Ante la llegada de la segunda ola de COVID-19, el dirigente mercantil se mostró nuevamente preocupado y va en sintonía con lo que planteó la Cámara Argentina de Comercio (CAC) y la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).  Las entidades llamaron a “reforzar los cuidados sanitarios individuales”, al advertir que “un deterioro del escenario epidemiológico podría derivar en cierres de actividades”. 
Saccó indicó que “muchos (negocios) cerraron otros están tratando de no colapsar resistiendo y manteniendo las fuentes de trabajo”.
Además, sostuvo: “La actividad comercial hoy, por los protocolos que llevamos a cabo, es la más segura y la más fácil de controlar y castigar con clausuras”.  En ese sentido apuntó que “hay algunos sectores que no asumieron el compromiso de cuidado y está a la vista”.

saco

El presidente de la Cámara Comercial e Industrial de Cañuelas, Gustavo Sacco, destacó que prolongadas restricciones generaron un sensible deterioro económico.

El comerciante afirmó que “los controles sanitarios no son efectivos cuando los involucrados no asumen la responsabilidad como pasa hoy. No podés tener un policía en cada cuadra controlando”.  Por ello convoca a que los consumidores y socios de la Cámara mantengan los cuidados individuales en materia sanitaria, a fin de prevenir o no aumentar los contagios de COVID-19.
Sobre las restricciones con el objetivo de contener la propagación de la nueva enfermedad, dijo que “el que no cerró hasta ahora va a resistir y va a prosperar porque el parate del 80 por ciento de la actividad comercial fue hasta noviembre, cuando se dispuso el fin del confinamiento”.
“Considero que digamos a mi humilde entender los primeros 60 días en que la población seguía día a día las disposiciones de la Jefatura de Gabinete nacional –continuó Sacco– fue bastante efectiva. Luego ya nadie la respetaba, y bueno, así paso lo que pasó, bajaran la normativa que bajara nadie le daba bola excepto el comercio que con la amenaza de la multa se resignaba”.
En Cañuelas, destacó que “hay varios rubros que repuntaron, pero siguen en terapia intermedia como es el rubro gastronómico, que son proveedores de muchísima mano de obra”. Además, dijo: “No están pudiendo llevar toda la capacidad que tenían.  Arrancaron de cero y en el medio les llegaron facturas de luz y gas con avisos de cortes. Estuvimos acompañando a algunos de ellos para impedir el corte. Tuvieron que endeudarse y si ahora quieren cerrarlos, no se va a poder resisitir. Hay mucho mal humor.”
 Sobre los más perjudicados señaló a los peloteros, salones de fiesta y afines.
También resaltó, aunque sin identificar a algún sector, que “el peligro no es la actividad comercial. Lo peligroso es el comerciante irresponsable que no cumple con los protocolos asignados. A eso se suman reuniones de mucha gente, tanto de jóvenes como de adultos”. 


Leandro Barni – [email protected]