Los Vecinalistas quieren ser una tercera opción para Cañuelas

El vecinalismo tiene una larga tradición en la participación política del distrito pero siempre dentro de estructuras de partidos tradicionales. En el 2021 buscarán la posibilidad de presentar su propia fuerza local.
Pablo Olveira protagonistas
Pablo Olveira.

El movimiento Vecinalistas cañuelense tiene un arraigo desde aproximadamente la década del ‘70 con el conservadurismo local y en esa época representaban prácticas de derecha. Con la dictadura cívico-militar del año 1976 la participación democrática se interrumpió y con la vuelta de la democracia en 1983 el sector vecinal fue parte de la Unión del Centro Democrático. 
Otra incursión del vecinalismo fue con el IPV de Alejandro Domínguez por el año 2010 en donde se logró ingresar al Concejo Deliberante con dos ediles. Luego, tras no participar en algunas elecciones, el partido perdió su personería jurídica.
A partir de 2015 un grupo de nuevos y viejos vecinos volvió a comenzar con la reunificación de la agrupación y se sumó a la estructura de Cambiemos, del cual se separó dos años más tarde. 
Actualmente los Vecinalistas buscan formar un espacio más amplio con el objetivo de participar en los comicios legislativos de 2021. Si bien resta mucho tiempo para la elección la organización tiene la idea de presentar una lista propia de concejales. Uno de los referentes del movimiento Pablo Olveira explicó a El Ciudadano los últimos años del vecinalismo y los deseos de finalmente llegar a ser una opción política concreta para Cañuelas.      
 
–Marcelo Romero: ¿Ustedes retomaron lo que fue en algún momento el Vecinalismo histórico?
–Pablo Olveira: Sí, pero no en los fundamentos. Por eso hay mucha amplitud para convocar gente, no necesariamente tenés que ser de derecha o izquierda, o comulgar con un partido nacional o provincial. Además, hablando filosóficamente, en un municipio no pesa tanto como limpiás las calles si de derecha a izquierda o de izquierda a derecha.
 
–MR: ¿Cuándo decidieron volver a unir el movimiento?
–PO: Nos juntamos en el 2015 para trabajar en política local. Pero para el Vecinalismo existe un problema en el contexto político actual que es el sistema electoral. Es la lista sábana y que la gente no está acostumbrada a cortar boleta. El presidente eclipsa a los que van en la cola. Hace dos años Cambiemos venía con un arrastre nacional e influyó en el resultado, entonces te das cuenta que uno está representado por el que tiene más arrastre.
 
–MR: ¿Ustedes ya sabían de esa problemática?
–PO: Sí, lo sabíamos y un proyecto que nos convenció a la mayoría fue lo que era el Pro en el 2015. Nos gustó la imagen de Macri y Vidal que los conocimos por Margarita Barrientos –fundadora del Comedor Los Piletones en CABA–, notábamos que necesitábamos un cambio. Ahí nos bautizaron como la ‘Línea Vecinalista’ del Pro. Empezamos a trabajar y se ganó a nivel nacional y provincial.
 
–MR: A partir de allí ¿qué pasó?
–PO: Con el tiempo, año 2017, quisimos presentar una lista y no nos dejaron participar dentro de las PASO y ahí el ‘cambio’ que venía con Cambiemos no fue tan así. Se cambió lo que convenía y otras cosas no. Si para no disolver la fuerza no se cumple con la ley electoral, es un partido monopólico. No sólo pasa en Cambiemos sino en todos los partidos, ahí se produce un quiebre. También en lo que es la política nacional y provincial hubo una desilusión muy grande.
 
–MR: ¿En ese momento deciden tomar distancia de Cambiemos?
–PO: En realidad ya no estábamos muy unidos porque no nos daban mucha injerencia. Cuando hubo cambios en el Gobierno nacional y provincial, y cambian las cabezas de organismos locales –ANSES, PAMI, etc.– nosotros propusimos que se haga por concurso; porque lo conveniente era que estén los mejores y no se hizo eso. Nos dimos cuenta que eran puestos políticos. Por eso en el 2017 ya estábamos afuera, si bien algunos se quedaron.
 
–MR: ¿El año pasado podrían haber participado de la elección para el Ejecutivo local?
–PO: Tuvimos la oportunidad de armar una lista pero luego de un debate preferimos que no, porque nos tenían identificados con un sector. Esto es subjetivo, pero ya sean 1.000 ó 500 votos se los íbamos a sacar a Cambiemos, no quisimos interferir y que la elección salga como Dios quiera.
 
–MR: ¿Como es la actualidad de la agrupación? ¿la amplitud de la convocatoria?, ¿se están reuniendo?
–PO: Mirá en el Vecinalismo estamos prácticamente todos porque todos somos vecinos. Somos gente que no viene de la política. El año pasado nos hemos reunido y este año a partir de marzo o abril empezaremos a juntarnos. Terminaremos la formación formal del partido, tenemos los avales escritos, todo los que nos pide la ley electoral y este año los presentaremos. Considero que el Vecinalismo puede llegar a ser una alternativa si bien juega con todo en contra.
           
–MR: ¿Su idea es participar en los comicios legislativos del próximo año con su propio partido?
–PO: Sí. Por una cuestión estratégica, en virtud de lo que vimos hay un ‘encandilamiento’ de los candidatos a nivel Ejecutivo. Para empezar es mucho mejor lo legislativo, que entren concejales, ganar experiencia, ir de a poco. Pero, indudablemente, para las próximas legislativas sería interesante proponernos.    
 
–MR: ¿Qué tiene para ofrecer el Vecinalismo?
–PO: El cambio va a venir desde las municipalidades hacía arriba. Las ‘malas artes’ no las va a cambiar un presidente. Pienso que en un municipio es mucho más sencillo cambiar y dar ejemplos de abajo hacia arriba. En Cañuelas hay mucha gente cansada de los partidos tradicionales, la obediencia de vida de los partidos políticos, las idas y vueltas. Ya no estamos en la época de los caudillos.
 
–MR: ¿Realmente cree posible una tercera posición entre peronismo/kirchnerismo y Pro/UCR?
–PO: Creo que hay mucha gente que no está representada, hay desencanto con el Gobierno municipal y con la oposición. Entre Marisa y Gustavo hace 14 años que están gobernando y Cañuelas no tuvo un salto de calidad teniendo una ubicación estratégica. En lo que respecta a lo que se tiene que hacer en un municipio que es el ordenamiento urbano, recolección de residuos y demás, está todo desmadrado. 
 
–MR: ¿Qué deficiencias nota?
–PO: No hay cronogramas de poda o de levantamiento de residuos, asfaltos pre-electorales, no se arreglan las calles como se debe. Es todo proselitismo, las medidas y actos que se hacen no están hechas en función de lo que se debe hacer sino en la cantidad de votos que puedas cosechar. Se gastan energías en prioridades que no son las de un municipio; que sí son alumbrado, barrido y limpieza. Después vienen otras cosas como gestionar el hospital, la seguridad que en realidad es provincial. Tenemos que tener prioridades y orden.

–MR: ¿Qué sienten que percibe la comunidad del Vecinalismo?
–PO: Hay gente que aún nos desconoce pero nunca estuvimos en el ruedo político como Vecinalistas. Si yo te dijera ‘jugamos para ganar’ te estaría mintiendo pero notamos que hay una ausencia de representatividad local en un montón de gente. Desde el plano vecinalista lo que se puede hacer es la ‘anti-política’, hacer algo distinto, cambiar.
 
–MR: Es cierto que falta mucho para la próxima elección, ¿pero deberían comenzar a trabajar fuertemente para dar a conocer su propuesta? 
–PO: Las cosas van cambiando. Antiguamente tenías que salir con un megáfono y caminar. Hoy existen mecanismos informáticos que si son bien empleados son más efectivos que ir a tocar una puerta. 
 
–MR: ¿La presencia territorial no es importante?
–PO: Sí, todo suma. Para mí hay que basarse en ideas, usar la banca abierta en el Concejo Deliberante para tener presencia desde el sector. Utilizar los medios de comunicación sobre diferentes problemáticas. No sé si es el proselitismo que nos va a dar votos, pero es el correcto. Los políticos van al lugar quince días antes de la elección y eso no suma. Deberíamos ir a las localidades a ver el problema, plantear una solución y no hablar pavadas. La idea del Vecinalismo suena utópico pero las cosas no se hacen a medias.
 
–MR: Entonces, ¿harán todo lo posible para presentar concejales en las próximas elecciones legislativas?    
–PO: Sí, la idea es esa. Llegar al 2021 con el partido formalizado, que no nos falta demasiado. Particularmente estoy abocado a armarlo pero no tengo apetencia de puestos y si se suma gente con capacidad yo estoy para seguir y no comandar nada. Lo que se hace actualmente y desde muchísimo tiempo no es política.

Marcelo Romero
[email protected]