La tragedia aérea que golpeó en la ciudad

Policiales 10 de febrero de 2020 Por
Las víctimas eran el piloto de instrucción y su alumno colombiano. Uno oriundo de Hurlingham y el otro de Bogotá. Estaban entrenando en la escuela ’18 Cañuelas’. Una falla, por una ‘‘pérdida de control’’ habría provocado que la aeronave se estrelle contra el campo.
Ver galería piloto colombiano
1 / 3 - El colombiano Cristian Anzola ya había estado el año pasado en la ‘18’ recibiendo formación.

“Estamos desconsolados. Difícil de entender. Acompañamos a las familias y amigos en este momento tan doloroso. Gracias a todos por el apoyo y el afecto brindados. Facu y Cris: QEPD”, afirmaron desde 18 Cañuelas por la red social de Instagram.
Así fue cómo se refirieron desde la academia “18 Cañuelas” y al día siguiente del suceso que terminó con las víctimas fatales de Facundo Zubiria y Cristian Anzola.
Al cierre de la edición publicamos sobre el accidente aéreo que tivo como resultado las muertes del instructor Zubiría, de 34 años y su alumno Anzola, de 20 años, de nacionalidad colombiana.
De manera errónea se dijo en estas páginas que el hecho involucrado era el Club de Planeadores, cuando en realidad fue en la escuela de vuelo ‘18 Cañuelas’ a la que pertenecía la máquina, su conductor, como el alumno.
Los nombrados fallecieron en el acto, durante la tarde del  viernes 31 de enero, mientras volaban una avioneta monomotor Tecnam Sierra 2002 de Luxe, matrícula LV-S014, la que salió de la pista ubicada a la altura del kilómetro 72, 500 de la Ruta 3,  camino a Udaondo. La llegada de un patrullero de la Comisaría Primera y de Bomberos Voluntarios no pudo hacer otra cosa que constatar el hecho y confirmar las víctimas fatales.
La nave presentaba un serio deterioro y los cuerpos eran irreconocibles. Cabe señalar que el avión ultraliviano tuvo una explosión e incendio al llegar a tierra.
Todavía sin conocerse los resultados finales de las pericias, todo indicaría que la máquina de origen italiano tuvo una ‘‘perdida de control en vuelo con posterior impacto contra el terreno’’, según el informe básico de Investigación para la Seguridad Aerea, con fecha del día 5. Al lugar se dirigió un par de horas después una comisión de la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil (JIACC),  la que volvió al día siguiente.
Una vez que la Jiacc recibió la información del accidente aéreo, automáticamente puso en marcha un protocolo a través del cual se envía a la zona del hecho a investigadores para determinar las causas.
La máquina salió pasadas las 15.30 y se estrelló a los pocos minutos en un campo lindero del centro de enseñanza, falleciendo en el acto el piloto y su acompañante. En el lugar de la caída quedó ardiendo la avioneta con sus ocupantes. La avioneta cayó en el campo La María, propiedad de un abogado y docente de apellido Peña.

Piloto y alumno
Zubiria, oriundo de Hurlgingham, era además de instructor en la escuela Cañuelense, tripulante de Austral e integrante del club de rugby de Bella Vista, Picapiedras.  La víctima tenía planeado casarse este verano.
En tanto que Anzola, había llegado desde Bogotá, y tomaba un nuevo curso de aviación que había empezado el año pasado, con un grupo de connacionales, los que se alojaban en una casa quinta en cercanías a la academia y que vivieron con gran impacto lo ocurrido en la tarde del  viernes 31. El colombiano era alumno de Dream Fly SAS de Bogotá.
Conocida la tragedia, “el Club de Camioneros Rugby” lamentó profundamente el fallecimiento de Facundo Zubiria, jugador del plantel superior de Picapiedras Rugby y acompaña en este triste momento a toda su familia y club”, difundió en las redes. Al mismo tiempo, el Sindicato de Personal Aeronáutico (SUCAP), destacó: “Lamentamos comunicar el fallecimiento del compañero tripulante Facundo Zubiria. Abrazamos y acompañamos en el dolor a toda su familia”.
La máquina siniestrada era un avión ligero, de 100 HP, fabricado en Italia por Tecnam, de ala baja, con dos posiciones, para instructor y alumno.  Y según la información del sitio ‘18 Cañuelas’, se trata de una aeronave de entrenamiento.
Conocida la noticia se fueron acercando algunos lugareños y otros que recibieron alguna instrucción en la academia local, como Miguel Iglesias, quien dijo que “acá tienen aviones experimentales, con gente de experiencia. El jefe de instructores de acá es comandante de Aerolíneas Argentinas. Me llamó la atención cuando me enteré (del accidente) no lo puedo creer. Es un balde de agua fría”. Además comentó que dejó el aprendizaje de vuelos en la escuela ‘El Fortín’ de Lobos para seguirlo en Cañuelas y supuso que la avioneta “despegó y con una falla mecánica se vino a pique enseguida”. 
Otros que se dirigieron al centro de enseñanza aéreo fueron amigos y compañeros colombianos de Anzola, los que luego pasaron en una camioneta por la calle rural que conducía al campo donde ocurrió la tragedia.

‘Canje de energía’
“Conformamos una flota homogénea de acuerdo a nuestra política de estandarización.
A diferencia del primero, este avión está equipado con un completo equipamiento radioeléctrico que incluye VOR, ILS, Transponder, y un sistema de navegación satelital aeronáutico integrado todo en un moderno Glass Cockpit que presenta un lenguaje instrumental equiparable al de las más modernas aeronaves utilizadas en las líneas aéreas”, enuncian desde el sitio web de la escuela 18.
Durante una emisión del programa televisivo ‘Tomate la tarde’  de la TV Pública que vino a la Escuela hace unos años, le preguntaron a su director Andrés Tonelli por una hipotética situación de emergencia con un motor, y respondió que “son aviones planeadores con un motor.  En ese caso el planeador sigue volando cuando tenés pérdida de potencia, siempre que tengas la altura suficiente para ganar velocidad. Se trata de hacer un  canje de energía por velocidad, y así seguís volando”.
18 Cañuelas se creó en el año 2014 y se convirtió en el primer centro de instrucción de la zona, donde se recibe a interesados en ser pilotos privados de avión, piloto comercial. Tiene convenios de aprendizaje con Perú y Colombia. Y recibe ese nombre porque tiene una pista, la 1-8 Cañuelas, que es la cabecera, y donde están los planeadores, es la 3-6.

Leandro Barni