Satélite argentino para una agricultura sostenible, también en el AMBA

AgroCiudadano 05 de septiembre de 2020 Por El Ciudadano cañuelense
satelite arg

Con la puesta en órbita del SAOCOM 1B nuestro país contará con información para la toma de decisión en siembra, fertilización y riego. Además, medirá la humedad del suelo y será de gran aporte a la agricultura familiar para cuantificar daños y pérdidas materiales.

Paradoja del despegue. El satélite argentino SAOCOM 1B que lleva un radar que por su resolución penetra la nubosidad, se tuvo que hacer un lugar entre las nubes en el lanzamiento que se realizó recientemente en el centro espacial de Cabo Cañaveral, Estados Unidos. Esta tecnología en órbita aportará datos para una agricultura más precisa y una mejor toma de decisiones: “La serie de los dos satélites SAOCOM en órbita (en 2018 se lanzó el1A) nos van a permitir hacer una agricultura sostenible. Y podrá cubrir, además, áreas hortícolas periurbanas del AMBA “, afirmó Pablo Mercuri, director del Centro de Investigación de Recursos Naturales del INTA.

Andrés Polack, director de INTA AMBA, destacó la importancia de contar con esta tecnología: “Estos satélites generarán datos valiosos que cooperarán con los informes que elaboren los técnicos de la estación experimental, fundamentalmente para las áreas periurbanas del AMBA, que será de gran valor en la toma de decisiones para una agricultura más sustentable”.

SAOCOM 1 A y B aportarán información precisa para agricultura, forestación, hidrología, oceanografía, gestión de los desastres naturales y de los inducidos por el hombre, medio ambiente, cartografía, geología, minería, petróleo y salud. Y serán clave para atenuar catástrofes ambientales.

María Gabriela Herrera, especialista en ambiente del INTA AMBA, subraya que “podrá ser de gran aporte a las organizaciones de la agricultura familiar brindando información concreta para poder cuantificar daños y pérdidas materiales”.

En esta línea, Mercuri aporta: “Puede ser útil para las áreas periurbanas como los cordones de producción hortícolas de La Plata, o detectar excesos hídricos o sequías en la cuenca de Luján”.

Con detalle la técnica del INTA AMBA Herrera indica que “cuando esté operativo el 1B y tenga una revisita de seis días, permitirá contar con información continua. Por ejemplo, para el caso de monitoreo de enfermedades. Este satélite es de gran aporte para conocer alertas tempranas frente a las crecidas de la cuenca del Rio Lujan y cuenca del Río Reconquista, ya que permite contar con un sistema de alerta de inundaciones”.

“También –agrega– se aplica para la expansión territorial demográfica y la demanda de la misma en planos bajos. La pujanza entre uso del suelo residencial y uso del suelo productivo también se visibiliza claramente a través de los productos que ofrece este satélite”.


 Por Federico Gastón Gerra