Roban y destrozan la parroquia del barrio Libertad

Policiales 15 de agosto de 2020 Por El Ciudadano cañuelense
El salón parroquial fue sustraído. Sufrió un nuevo ataque por desconocidos. Ingresaron violentando la puerta de acceso y se llevaron la bomba de agua, herramientas, mercadería y una puerta que era para reemplazar otra rota de un robo anterior.
Capilla B Libertad
La Capilla San Miguel Arcángel, otra vez víctima.

“Indignación”, es la palabra con la que resume el cura párroco Ramón Costilla al observar el resultado de un ataque a la Capilla San Gabriel Arcángel, perpetrado el viernes de la semana pasada. Robaron herramientas y algún electrodoméstico. La parte religiosa no la tocaron.

La sospecha es que los delincuentes ingresaron en la parroquia, situada en calles Godoy Cruz y Ascasubi, en algún momento de la madrugada del viernes 7. Para hacerlo no repararon en esfuerzos: entraron por delante y no dudaron en forzar aberturas.

La construcción queda enfrente de la plaza del barrio, donde suele haber tránsito de personas y de vehículos, además de contar con luminarias, salvo cuando las rompen o se llevan los focos. Y de contar con alguna cámara de seguridad, tal vez brinde alguna pista a los investigadores.

Revolvieron muebles y tiraron lo que encontraron, pero además, se llevaron algunas herramientas, una garrafa, bomba de agua, una heladera, un portalámpara y cable de alargue. Asimismo, se fueron con una puerta nueva que iba a ser reemplazada por otra que se hallaba rota. Todo ello se encontraba en el salón parroquial. También se fueron con algunos alimentos.

Robo Capilla B Libertad
Una de las puertas del salón parroquial terminó violentada.

Sin actividad religiosa por la pandemia parece que favoreció a que fueran a hacer daño y además a sustraer.

Quien tomó conocimiento fue el propio párroco. Nadie del populoso barrio avisó del hecho a la policía ni al religioso. El robo no es nada nuevo para este lugar, según aseguró el cura. El hecho es muy triste para Ramón, por el tipo de comunidad que está enclavado el templo, desde los años noventa, por el esfuerzo que se hizo para esa construcción y el tiempo que lleva recuperar parte de lo perdido. Asimismo, puede ocurrir que alguno piense en tomar alguna represalia.

“Vengo de lugares con realidades parecidas, pero sufro mucho haciendo la denuncia a cómo dejaron todo”, le dijo el cura a este medio.

En las últimas semanas se vienen conociendo daños y robos en otras entidades, como en el Estadio Arín y la Sociedad de Fomento Sarmiento. Sin detenidos.


 Leandro Barni - [email protected]