Se negó a declarar el detenido por un tiroteo y un crimen

Policiales 27 de abril de 2020 Por El Ciudadano cañuelense
Cayó en Máximo Paz. No se sabía nada de él desde el verano. Lo encontraron con una pistola y plantas de marihuana. El arma podría haberse usado en el homicidio de un relacionista público de un boliche bailable de Morón.
QUINTANA
Thiago Emanuel Quintana, de 20 años, lo buscaban desde hace dos meses.

Tiros en uno de los barrios de Máximo Paz no son novedad. Y que fueran de madrugada tampoco. Una comisión policial se acercó por una denuncia que ingresó al sistema del 911. Un grupo de jóvenes exaltados no sorprendió a los uniformados. Como tampoco que intenten irse con las balizas azules de los patrulleros. 
Entre los sospechosos había uno con un pedido de captura, cuestión frecuente entre los procedimientos policiales. Se trata de Thiago Emanuel Quintana, de 20 años, prófugo por un crimen en el boliche Pinar de Rocha, en Morón. Acto seguido fue esposado al igual que otro veinteañero.
Los policías tuvieron que acceder de urgencia y como excepción a una humilde vivienda para dar con los individuos que estaban hacía instantes a los gritos y balazos.
Una vez que la fiscalía local de turno recibía la comunicación de la intervención policial en un hecho de la periferia, se supo que los aprehendidos tenían pedido de captura.  Eran Quintana y Cristian Orquera, sindicados como los supuestos autores de los disparos que mataron a un relacionista del boliche mencionado y herido a un empleado de seguridad del local.
¿Qué hacía el buscado en nuestro distrito? Era una de las cuestiones que debe resolver la fiscal Norma Pippo de la Fiscalía 2 de Cañuelas, donde se lo encontró a los balazos con una pistola policial, con numeración limada, peleando y con una valija con cinco kilos de marihuana. También su colega de Morón, Mario Ferrairo quiere indagar otras cuestiones. Sin embargo el martes último se negó a prestar declaración ante la fiscalía local por consejo de su abogado oficial.
Pinar de Rocha, en Ramos Mejía, es un clásico boliche donde el 9 de febrero sonaron varios disparos a plena luz del día y con el local funcionando. El motivo habría sido la disputa por una mujer de Martínez que estaría con una ex pareja de Quintana.