Máximo Paz Oeste: principio de derrumbe en puente

Localidades 30 de marzo de 2020 Por El Ciudadano cañuelense
Semanas atrás El Ciudadano recordaba la trágica muerte, hace diez años, de una joven en el precario cruce de la localidad que nunca fue mejorado. Además se informaba que ese primigenio paso peatonal, que cuenta con más de 50 años, se convirtió en el acceso principal al barrio para transeúntes con motos, autos y camiones. Ahora ese ‘atajo’ está por desmoronarse.
puente combate de los pozos
Puente de Combate de los Pozos con el soporte central derrumbado.

El soporte central del puente de calle Combate de Los Pozos de Máximo Paz Oeste colapsó el pasado viernes y fue clausurado por autoridades municipales para el tránsito de vehículos.
La vieja estructura de aproximadamente tres metros de largo, sin barandas protectoras, estaba compuesta por tres apoyos ­­–solo quedan los extremos– y un fortificado piso de hormigón. Era de uso cotidiano para los residentes con autos, repartidores y recolectores de la zona que ahora deben utilizar el puente de la zona industrial de calle Suiza que los lleva a recorrer una importante distancia para llegar a los fondos del suburbio.
Otros vecinos de a pie, bicicleta o moto continúan atravesando la bifurcación del Arroyo Cañuelas por este trayecto lo que genera un potencial peligro, ya que tras perder la columna central sus apoyos extremos muestran avanzadas fisuras; pero a pesar del riesgo este camino representa un atajo significativo para llegar a la estación de tren, la Ruta 205 o al centro del pueblo.
Distintas organizaciones de la localidad reclaman desde hace años la construcción o el  mejoramiento de un cruce más seguro y acorde al crecimiento poblacional, pero las autoridades municipales y provinciales no dan soluciones al pedido.
La primera medida de seguridad la tomaron los propios vecinos tras acomodar ramas en los accesos del puente en señal de alerta, más tarde operarios municipales arrojaron cúmulos de tierra y colocaron cintas de peligro para clausurar el mismo. 

El municipio no se hace cargo
Hace una década tras una catastrófica inundación la vecina Elena ‘Sharon’ Guzmán murió arrastrada por la corriente cuando intentaba cruzar con su caballo el inseguro puente de calle Combate de Los Pozos. Su cuerpo se encontró días más tarde en las cercanías de la autopista Ezeiza-Cañuelas.
A raíz de estos acontecimientos, según el portal web de noticias InfoCañuelas, la familia de Guzmán inició acciones legales contra el municipio y finalmente en el 2018 el titular del Juzgado Contencioso Administrativo Nº3 de La Plata, juez Francisco José Terrier, falló a favor de los padres de la joven. Mientras que en febrero de este año se firmó una resolución complementaria estableciendo los montos del resarcimiento, costas y honorarios de los peritos. La indemnización a los padres asciende a un monto superior a los dos millones de pesos.
Lo llamativo fue uno de los argumentos defensivos esgrimido por la comuna que intentó responsabilizar del accidente al Estado provincial al plantear que el suceso ocurrió sobre el cauce del arroyo y no sobre el puente. De esta forma, según el artilugio, la responsabilidad del siniestro recaería sobre la Dirección de Hidráulica de la Provincia de Buenos Aires y no sobre el municipio.
El portal reproduce parte del fallo del juez que determinó la competencia municipal en la infraestructura del puente: “las condiciones irregulares de señalización y de seguridad del puente llevaron a crear un riesgo para Elena Sharon en relación con el uso al cual está destinado, y en ese aspecto aparece como manifiesta la responsabilidad por omisión del Estado municipal, pues es inherente a sus atribuciones el disponer lo necesario para la prevención, ordenamiento y seguridad en la circulación vial”. Además, Terrier recordó que la Constitución Provincial consagra como atribución inherente al régimen municipal, la de tener a su cargo “la vialidad pública”.
Esta discusión legal denota la intención de las autoridades municipales de no tomar la responsabilidad en el desarrollo de las obras sobre este conflictivo tramo del recorrido del Arroyo Cañuelas.       

Marcelo Romero