Centro: confirman la detención de tres ladrones con tarjeta trucha

Policiales 31 de julio de 2021 Por El Ciudadano cañuelense
Los acusan de comprar con plástico en una lencería y en otra casa de prendas de vestir. Cayeron porque fueron captados mientras se llevaban ropa y por la intervención de una empleada.
robo lenceria
Las cámaras de seguridad de uno de los locales visitados por los 'compradores' con la actitud de una trabajadora permitieron llegar hasta los autores del caso.

Un trío fue indagado por el fiscal penal que interviene en el caso y los integrantes permanecen en calidad de detenidos, bajo sospecha de haber cometió los delitos de resistencia a la autoridad, hurto y defraudación, además de robo de identidad, contra una lencería y una casa de prendas de vestir del centro.
Por otro lado, el consulado de Costa Rica, que fue requerido por la Fiscalía 1 de Cañuelas que interviene en el caso, le comunicó que no hay una persona con una cédula a nombre de Samuel López. Resulta que el nombrado fue detenido junto a Wanda Romano y Bárbara Verónica Monge, como sospechosos de cometer robos en comercios locales.
La Fiscalía 1 supo que López, que tendría 40 años, en realidad es nacido en República Dominicana y se valió de otra identidad. Estaba nacionalizado y con un documento argentino.  Además, durante la indagatoria, el fiscal Lisandro Damonte encontró inconsistencias y contradicciones en su testimonio, explicó un vocero oficial.
Por otra parte, trascendió que a pedido del fiscal y con el consentimiento del juez de Garantías Martín Rizzo, se negaron para todos la excarcelación, tanto ordinaria y extraordinaria.  Sobre el extranjero se evaluaba ampliar su procesamiento por el uso de documento falso y defraudación con tarjeta de crédito, mientras que las mujeres permanecen acusadas de dos hurtos, delitos que ya cometieron con otra causa judicial.
También señalaron que el dominicano tiene un antecedente penal por estafa y podría ser que tenga pedido de captura nacional e internacional por un juzgado federal porteño, algo que confirmaban al cierre de esta edición.  
Con respecto a lo sustraído el martes 20, en los locales céntricos de Luna Lencería y Kevingston, donde adquirieron mercadería por unos 250 mil pesos, se recuperó todo.
La mini banda se descubrió porque una empleada advirtió el faltante de mercadería. Revisaron las cámaras de seguridad del negocio y pudieron confirmar que habían sido víctimas de un hurto. Era gente que había estado adquiriendo prendas y pagando con tarjeta de crédito.  Pero además en ese momento había un policía de civil que notó la presencia de alguien extranjero. 
Todo sucedió al cabo de un tiempo, una empleada se percató del faltante y empezó a reconstruir la escena, pero ya con el aviso de la policía. Se montó un operativo, que incluyó a la empleada de Kevingston, la que encontró a una de las sospechosas en las calles. Dio aviso al 911 y cuando la iban a detener, intentó escapar en un auto. La arrestaron junto con el resto de las dos personas. Y secuestraron la tarjeta de crédito, que tenía López quien había intentado descartarse en un inodoro cuando lo llevaron a la Comisaría.
Fuentes cercanas a la investigación comentaron que la tarjeta con la que compraron es real, pero no se sabe si su titular Samuel López existe. Los pagos con ese plástico fueron varios y nunca se advirtió de ningún rechazo.


Leandro Barni – [email protected]