Una fuga inexplicable por la que desafectan a un oficial y apartan al comisario

Policiales 26 de septiembre de 2020 Por El Ciudadano cañuelense
El caso ocurrió la semana pasada y fue protagonizado por un detenido. No hallan al prófugo, pero revisaron la dependencia policial. Se instruyen sumarios. Desafectaron a un policía que estaba al cuidado de los calabozos.
Comisaria web
Foto archivo.

No fue una increíble fuga de la Comisaría Primera. Alguno puede imaginar la huida por un boquete, por la toma de la seccional, ni por limar barrotes, ni cortar paredes. El hecho fue que le abrieron la puerta, que lo conectó directamente con el playón lindero, por donde ganó la libertad, ya que al cierre de esta edición no pudo ser recapturado por la policía.  
La causa por ‘evasión’ contra el joven Eliseo Ruiz Díaz tiene su correlato en una investigación administrativa, de la Dirección de Asuntos Internos, y judicial, para deslindar las responsabilidades del caso, en la que por ahora no fueron procesados –y tampoco citados a indagatoria– por la fiscal que investiga el hecho, Norma Pippo.  
La justicia penal tratará de determinar si, como se sospecha, la evasión tuvo alguna posible connivencia uniformada.  
Increíblemente, nadie se percató de inmediato. Y el resto de los presos no salió, ni intentó huir del viejo edificio de calle Libertad entre San Martín y Del Carmen.  
Dentro del calabozo quedaron al menos diez detenidos, quienes, días después, fueron testigos del conteo, donde surgió que faltaba una persona.  
Y Ruiz Díaz anda todavía por la ciudad o el Gran Buenos Aires. Un imputado de hurtos y que se encontraba aprehendido por la portación de un arma de fuego durante una pelea vecinal fue el que consiguió burlar la seguridad de la principal Comisaría del distrito.  
Al parecer su desaparición del cuidado de la fuerza policial ocurrió durante la tarde del sábado 19. Con domicilio en el barrio Libertad, el delincuente, de muy escasos recursos y contactos, protagoniza un hecho inédito.  Un verdadero escándalo en la fuerza y que motiva levantar grandes sospechas sobre varios policías.  
Por lo pronto el guardia Nahuel Sarmentero –de cinco años en la fuerza– fue desafectado y el comisario Damián Leiva fue relevado. Al sillón de jefe fue Miguel Endara, quien viene de la Comisaría Segunda de Máximo Paz.  
Otra consecuencia fue el traslado de al menos cinco detenidos a la unidad penitenciaria de Magdalena.  
Según fuentes del caso, los investigadores creen que agentes, del guardia y el oficial de servicio, tendrían alguna relación con el episodio. “Por acción u omisión”, explicaron. Y un borrador de sumario por “facilitación para la evasión” anda dando vueltas.  
Un pesquisa no ocultó su fastidio, además de su sorpresa, porque el hecho no tuvo violencia y el evadido es un delincuente de poca monta. “Ni lo estaban esperando en autos y motos. El chorro se fue caminando por Libertad”, dijo con amargura el alto oficial consultado. 
La situación, se indicó, no habría podido ser advertida por el oficial de servicio.  
Las más altas autoridades de la Policía Comunal, más la Fiscalía 1, la Policía Científica, estuvieron presentes en la dependencia revisando el libro de guardias, secuestrando un teléfono celular y revisando cámaras de seguridad de la cuadra y del sistema de seguridad de la Municipalidad. Y al mismo tiempo se dispuso un operativo de rastrillaje para lograr la recaptura del evadido, por el momento sin los resultados deseados.  
Se estima que en unos días todo el caso sea girado a una fiscalía en La Plata al declararse Pippo incompetente porque no puede investigar al personal policial que se encuentra en su misma ciudad.  
Hasta el año pasado, los calabozos de la Comisaría Primera, habían sido clausurados.  
La medida obedecía a las malas condiciones de alojamiento en las que se encontraban los detenidos.  
Sin embargo, esa misma dependencia volvió a tener presos en sus celdas. Y todo terminó en escándalo y sospechas, en medio de un mes cargado de hechos de violencia extrema, como los crímenes de Mirta Barcia, Daniel López y el ataque a tiros a la policía y ciclista Vivian Rodríguez.  


Leandro Barni – [email protected]