A tres años de un accidente espera recuperar un brazo y el dictamen de un juicio

Judicial 26 de septiembre de 2020 Por El Ciudadano cañuelense
Un petisero trabajaba en Puesto Viejo y cuando operaba una máquina le mutiló el miembro superior derecho. Con dos dictámenes judiciales a su favor no logra que cumplan con los pagos.
Nelson Bravo
Nelson Bravo, de 27 años, reclama con su abogado Nicolás Schick que las resoluciones no se están teniendo en cuenta. Foto archivo.

Hace tres años Nelson Bravo vio que su vida tenía un cambio. En plena tarea en el club de polo de Puesto Viejo, el 30 de septiembre de 2017 era auxiliado por un grupo de compañeros mientras un sinfín de un chimango de carga de forraje se llevaba parte de su humanidad.  Estaba preparando el alimento para los exclusivos caballos del predio cuando su brazo fue atrapado. Desde aquel momento su vida y la de la familia se vieron alteradas.  
Según el abogado Nicolás Schick, su pupilo cañuelense, estaba llevando tareas laborales en Ancien Poste S.A. y Londres & Baires S.R.L., cuyo nombre de fantasía es Puesto Viejo Estancia & Polo Club, propiedad de un inglés residente en nuestro país.  “Es nuestra intención que se conozca quién el responsable del calvario que atraviesa Bravo por culpa y responsabilidad de Jeremy Baker, y que prontamente se dicte una condena ejemplar contra el propietario y las sociedades demandadas, que repare los graves daños y perjuicios que viven Nelson Bravo y su familia, para que puedan acceder a una vida digna, y que a su vez cumpla con la entrega de la prótesis para evitar que la herida y el muñón del trabajador accidentado siga agravándose, para lo cual necesita de manera urgente la entrega de prótesis, que Baker no quiere abonar”, destacó el abogado porteño.     
El letrado destacó que el muchacho “sufrió un estremecedor accidente que le ocasionó la mutilación hábil al contacto directo con el sinfín (que no contaba con ninguna medida de seguridad ni protección), que le atrapó brutalmente el brazo derecho y en el atrapamiento y arrastre irreversible le amputó el miembro superior derecho”. Además de ello dijo que era un trabajador informal, “al igual que gran parte de su personal. No contaba con cobertura de ART, ni obra social, y la empresa lo abandonó a su suerte en el hospital de Cañuelas con un gravísimo cuadro de pérdida de sangre con riesgo de vida”. 
El abogado aclaró que iniciaron las acciones que tramitan ante el Juzgado Nacional de Primera Instancia del Trabajo, Nº24, “para obtener una prótesis, y desde  sentencia dictada con fecha 28 de marzo de 2018, las empresa condenadas a entregar, por intermedio de “Ortopedia Alemana” una prótesis para amputación transhumeral, con cono de enchufe de siliconas internas, codo de accionamiento bioeléctrico, mano de 6 motores, sistema quantum con respuesta gestual, chips de cambio de software, baterías, cargador de baterías, guantes de trabajo robótico, guante estético símil piel de siliconas prótesis. Asimismo, se diagnosticó sobre el actor la existencia de un muñón con hipersensibilidad, para lo cual se le recomienda realizar rehabilitación del muñón con kinesiología y con entrenamiento”. 
Schick dijo además a este semanario que “las empresas fueron obligadas a cumplir con el pago de las prestaciones dinerarias por incapacidad laboral temporaria, a partir del momento del siniestro laboral y hasta el momento en que se determine la incapacidad laboral permanente o transcurran dos años desde la primera manifestación invalidante, porque, según afirma, como consecuencia del accidente denunciado presenta secuelas de gran entidad que le impiden la realización de una actividad laboral productiva y generar un ingreso para sostenerse económicamente él y su familia”. 
En cuanto a otra demanda, explicó que “se encuentra próxima de dictarse una condena civil por reparación integral por los innumerables daños y perjuicios que el cañuelense ha sufrido, al igual que su familia compuesta por su mujer e hijos de 2 y 4 años, los que se encuentran viviendo en la indigencia, sin ningún tipo de ingresos, y por el cuadro físico tampoco podrá en un futuro acceder a un nuevo puesto de trabajo, todo ello por culpa y responsabilidad de su empleador que no lo registró laboralmente y no tenía las maquinaria productiva en condiciones”.


Leandro Barni – [email protected]