Nuestra Señora del Carmen tendrá a un nuevo párroco: llega Federico Sosa

Se va Ramón Costilla. Tras siete años, viene otro cura que se hará cargo del templo mayor. El cambio de gestión en la parroquia local se producirá en febrero. La noticia la comunicó el obispo de Laferrere, Jorge Torres Carbonell.

Interés general 28/12/2023 El Ciudadano El Ciudadano
cura sosa (1)
Enroque. Antonio Federico Sosa era Director de los Oblatos Diocesanos en la casa principal del barrio San Esteban.



De manera sorpresiva, el cura párroco Ramón Costilla deja de ser el titular en la parroquia Nuestra Señora del Carmen y será reemplazado por su colega Antonio Federico Sosa, según estableció el obispado de Gregorio de Laferrere. El cambio se producirá en febrero, en fecha todavía por definir.

La noticia se comunicó en el mediodía del miércoles 28, por parte del obispo de Laferrere, Jorge Torres Carbonell.

Sosa, de 51 años, nacido en Tucumán, al igual que Costilla, se encuentra al frente de la parroquia Nuestra Señora del Carmen, de González Catán, templo que ahora será ocupado por Ramón, quien cumplirá siete años de labor pastoral, desde que llegó a nuestro distrito en enero de 2017.

El futuro párroco local, además es Director General del Instituto de los Oblatos Diocesanos, desde enero de este año, en la casa principal del barrio San Esteban. También estuvo desempeñando su servicio sacerdotal en las parroquias Nuestra Señora de la Esperanza, de Virrey del Pino; Laura Vicuña, de Rafael Castillo y Sagrado Corazón de Jesús, en Laferrere.

Asimismo, dentro del Instituto, fue ecónomo y formador general. Y en la Casa Principal San Esteban estuvo a cargo durante la pandemia.

Te puede interesar
Lo más visto
a5f421cd-1a7c-4985-8e7d-18083ef0d765

Senado: graves incidentes con quema de autos, enfrentamientos y detenidos

El Ciudadano
12/06/2024

Manifestantes con carteles de agrupaciones de izquierda quemaron coches y arrojaron bombas molotov y piedras. La policía aplicó el protocolo anti-piquetes y detuvo a 19 personas. Diputados de UxP pidieron parar el debate hasta terminar con los incidentes, pero la vicepresidente Victoria Villarruel se negó.