Trabajadores y ‘esenciales’ que desde el anonimato se ocupan de la protección y el funcionamiento de la comunidad (Capítulo dos)

Nuevos testimonios de vecinos que diariamente desarrollan su labor diaria y no se pudieron quedar en sus casas durante el período de aislamiento.
protagonistas
Pablo Verón encargado de Defensa Civil en Máximo Paz. Federico ‘esencial’ de YPF.

En esta oportunidad El Ciudadano recorrió las localidades para conocer las experiencias del personal público y privado ‘esencial’ que protegiéndose deben atravesar la pandemia del coronavirus en sus puestos de trabajo.

Labor de Defensa Civil en Máximo Paz 
Uno de los espacios neurálgicos del pueblo maximopaceño es donde se ubica el cajero automático de la Avenida Pereda, pegado al Club Villa María. Allí los vecinos formas colas constantemente para retirar dinero y en cada fecha de pagos masivos –planes sociales, jubilaciones, asignación universal, subsidios especiales por la pandemia o remuneraciones privadas– las filas pueden superar los 400 metros tras mantener el distanciamiento sanitario y obligatorio.     
La tarea de controlar la separación entre personas ante el COVID–19 y realizar la desinfección del lugar de extracción monetaria se encargó a los trabajadores de Defensa Civil de la localidad. Pablo Verón, de 68 años y del barrio Villa Hunter, es el encargado del grupo en la zona y explicó que con el desarrollo del virus los seis agentes se dividieron en dos contingentes de tres personas, los cuales se turnan cada quince días para responsabilizarse de la labor. Está división fue preventiva y se debió a la exposición de los operarios por estar en un contacto diario con la población.  
“Cada cuatro o cinco personas se desinfecta el teclado. Cada uno tiene tapabocas. Tenemos cloro y baldeamos el cajero al mediodía, se limpian las paredes y tenemos alcohol en gel para desinfectar las manos de la gente”, desarrolló Verón y agregó: “hacemos que se mantenga la distancia porque pareciera que todavía algunos no tomaron conciencia de la gravedad. Hay muchos que se ven por la calle sin tapaboca; por suerte en Cañuelas hay muy poquito contagio y se está manteniendo así por el cuidado que nos da la Intendenta, el municipio y Eugenia López que es la encargada de Defensa Civil”. 
La jornada de trabajo de los ‘esenciales’ comienza por la mañana y, según el caudal de vecinos, trabajan hasta las 14 o 15. Algunas de las directivas es dar prioridad a personas mayores y embarazadas. “A las personas que van con criaturas no las dejamos y las mandamos a la casa porque es un riesgo para los chicos. En la fecha de cobro se amontona más gente y si no controlas se desbanda. La población a veces es dura de entender pero creemos que en algún momento va a recapacitar”, analizó el encargado.
Por su edad Pablo es parte de la población de riesgo, sin embargo expresó “sigo porque es un compromiso que uno asume estando en Defensa Civil y tenemos que cumplir el rol de estar al servicio de la comunidad más allá del riesgo. Siempre cuidándonos, tratando de hacer las cosas como corresponde, lavándonos las manos, desinfectándonos y usando el barbijo. Cuidándonos como dijo el Presidente, sabemos que en España o Italia hay muertes tremendas de a 500 o 600 personas, por suerte acá se está manejando bien”.
“No me da miedo pero le tengo respeto a la enfermedad. Sabemos que si nos toca, Dios dirá porqué pero nos cuidamos y trato de que mis compañeros se cuiden. Estamos expuestos pero en Máximo Paz no hay casos. Por suerte los negocios respetan el horario comercial y si no hay negocios la gente no sale. La Policía colabora mucho con nosotros porque a veces no es fácil estar en el cajero ya que la gente reacciona mal cuando se le da prioridad a los mayores o embarazadas. Va a ser difícil pero más allá de la cuarentena debemos cuidarnos para que no rebrote la enfermedad”.

Playeros con precauciones pero firmes día a día 
Un rubro esencial es el de abastecimiento de combustibles y por ello las estaciones de servicios desarrollan una función clave para el transporte de trabajadores, alimentos y productos básicos para la población.  
Federico es playero en la YPF de Villa Adriana ubicada en km. 57,5 de la ruta 205, es de Los Aromos y tiene 30 años.
Desde un primer momento sus compañero y él sabían que no se quedarían en sus casas por la actividad fundamental en la que se desenvuelven. “Nos comunicaron que se iba a realizar una cuarentena y que por ser esenciales íbamos a trabajar normal porque no se puede detener el abastecimiento  de combustibles como por ejemplo a los que reparten alimentos. Nosotros un poco ya lo sabíamos y nos lo imaginamos”, relató el joven empleado.
“Lo que si se hizo fue una reducción de empleados y trabajaban menos en cada turno. Éramos tres por turno de mañana y tarde y uno a la noche; ahora somos dos y dos, más el nocturno. Nos dieron guantes, barbijos, lentes y alcohol”, detalló Federico.
Al estar trabajando constantemente con el cliente y en la calle el cañuelense observó diariamente la evolución del aislamiento y narró “la primer semana le costo un poco a la gente y salía igual, atendíamos de a uno y si se podía pedíamos que no se bajen del auto. Cuando empezaron a aparecer casos ya se resguardaron y se trabajo menos. Ahora se mueve todo un poco más porque ya se abrieron más actividades. A la mañana es donde más se mueve”. 
El playero convive con su padre, cada vez que llega de su trabajó desinfecta su ropa de trabajo y se higieniza; además es el encargado de realizar las compras del hogar ya que su papá al ser mayor no volvió a salir al exterior. El ‘esencial’ confió sus sensaciones ante la llegada de desconocidos que acuden a cargar combustible, “estoy un poco ‘perseguido’ porque atendemos a gente de todos lados y hay muchos que no se cuidan. Estamos en una zona que viene gente de todos lados por los countries del lugar, así que puede venir alguien que no conoces y uno no sabe”.
“Hasta que no se diga algo sobre una posible vacuna voy a seguir usando tapaboca por el tema del amontonamiento de gente en la estación. Para mi esto va a seguir para rato, además ahora se viene el invierno donde viene la gripe. Si dicen que se termina hay que cuidarse igual porque en otros países volvió a rebrotar”.