Especial Día Internacional de la Mujer - Audiovisual con Yamila Cafrune

Actualidad 10 de marzo de 2020 Por El Ciudadano cañuelense
Cantante con herencia de folklore, un género musical que era casi exclusivamente masculino.

Leandro Barni: Yamila, con la huella de tu papá Jorge Cafrune, sos cantora en un espacio que era dominado por hombres, los escenarios, festivales y peñas ¿por qué crees que pasaba?
Yamila Cafrune: ¿Por qué no pasa ahora eso, o pasa menos? El ambiente era dominado por hombres y lo sigue siendo en un 80 o 90 por ciento, pero el 20 de noviembre de 2019 se votó la ley de cupos femeninos en festivales y eso empieza a modificar. Hay gente que plantea que no se está cumpliendo, yo digo, tengamos en cuenta que los festivales del verano 2020 estaban programados desde julio o agosto del año pasado, es decir, ya estaba todo armado, hasta administrativamente. En todo caso hay que ver si los festivales que vienen cumplen con la ley. Respecto de por qué es más machista o hay más presencia masculina, eso fue siempre así, nosotros no estamos aparte de la vida en general, el hombre ha tenido mayor presencia y participación en todo lo que hace a la vida civil, cívica, política y bueno, la cultura no quedó afuera de eso.
 
–LB: Están surgiendo otras mujeres cantoras, ¿esto tiene que ver? 
–YC: Sí, hay muchas mujeres jóvenes que están surgiendo, pero no lo están haciendo por la ley de cupo sino porque ya vienen peleándola hace mucho, lo que la ley permite es la visibilización. Vos sabías que había 20 mujeres que cantaban en un pueblo, pero al escenario subía una sola. Ahora no, ahora cuando vamos a cantar a otros lugares suben también las cantoras locales, tienen presencia allí y eso muy es importante.
 
–LB: ¿Tenés una pelea con tu papá, cargás el apellido?
–YC: Ayer un señor me dijo ‘te debe molestar’ y lo he escuchado antes, pero la verdad es que no me molesta. Primero porque es natural, o sea, no creo que a ningún hijo o hija bien parida le moleste que le digan sos hija o hijo de. Eso no te quita merito, vos tenés los propios, yo no voy a andar peleando con el mérito que tuvo mi viejo, al contrario, me llena de orgullo y me gusta que me lo digan. Porque nadie me contrata por ser la hija de Cafrune, no ahora después de casi 30 años de cantar, como digo siempre, si en este en este momento me están contratando por ser la hija de, tendríamos un problemita o no se enteraron de lo que una hace. Pero no es una carga pesada, más bien es “una mochila que tienen alas y en vez de tirarme con un peso me mantiene por sobre un montón de cosas”.
 
–LB ¿Te molesta que el 8M te regalen flores?
–YC: Ya no me regalan igual (risas). No me molesta que me regalen ni el 8 ni cualquier día, La señora que me da una mano en casa siempre me dice le regalaron otra vez flores. Me pasa cuando voy a los festivales que a los varones les dan un mate y a nosotras un ramo, es una manera de homenajearte. Me podés regalar flores cuando quieras y en el 8M, bienvenido.
 
–LB: ¿Qué lugar te parece que ocupas en el folclore?
–YC: Vengo haciendo carrera hace muchos años, vengo haciendo lo mismo, no más de lo mismo, sino en mi línea. Por eso hemos charlado antes cuando tenía una banda con guitarra, bajo, percusión, piano. Ahora tengo tres guitarras y un guitarrón, y me gusta cómo suena así, me gusta el folclore tradicional y me encanta hacerlo. Veo que en una época nos preocupábamos por cómo meter a los más chicos en el folclore y dejábamos de lado a la persona que estaba siempre con nosotros, que son los que tienen de 54 para abajo y para arriba. Nunca pensé en qué clase de folclore hacía o si era moderno, siempre hice el tradicional, y el día de hoy los más jóvenes me conocen por eso y los más grandes saben dónde estoy.
 
–LB: ¿Hay mujeres, reales o imaginarias, con las que te identificás?
–YC: Por ahí quisiera tener el coraje de identificarme con alguna de las mujeres más corajudas de nuestra historia, permitime nombrar a Juana Azurduy y obviamente salvando las distancias. Que esto no sea después “Yamila Cafrune se considera Juana”, sería otra más para pelar, no por favor. Entonces, no te digo con quién me identifico, te digo cómo me gustaría ser: una mujer valiente y creo que lo soy, he tratado de ser buena madre, buena hija y buena cantora, con eso estoy. Me gustaría tener ese coraje, por ahí una se siente débil o cobarde en algunas cosas, tiene miedo de asumir responsabilidades grandes. No ha sido mi caso, aunque la vida me ha puesto frente a situaciones así, pero a veces no sabes cómo llevar a cabo algo y tenés que aprender, no te queda otro camino. Es como cuando se abre el telón de Cosquín, antes podés pensar ‘salgo o no’ pero cuando ya se abrió, no podés no salir, tenés que ir y hacer lo mejor que puedas. Eso llévalo a todos los ámbitos de la vida.
 
–LB: Hubo en estos días una manifestación en el Congreso por la legalización del aborto, ¿qué posición tenés respecto del tema?
–YC: Yo escuché a mi presidente, a nuestro Presidente, en la apertura de Sesiones y me emocionó mucho cuando dijo que iba a mandar el proyecto para que se considere el aborto legal. Y te digo por qué. Cuando en la época de Alfonsín –o sea que no es cosa de ser peronista o no– se discutió la ley de divorcio, la gente estaba en contra porque decía que si salía todos se iban a divorciar. Llegó un momento en el que había una cantidad alta de juicios de este tipo, pero sucedió porque se regularizaron situaciones que venían de antes, no es que se estuvieran casando para divorciarse ‘porque la ley está’. Eso no va a ser así con este tema. Por eso creo que lo mejor que le puede pasar a nuestro país es que se deje de prohibir el aborto. Porque las mujeres abortan con o sin ley, sólo que la mayoría lo hace en las menores condiciones de seguridad y salubridad. Es decir, si se va a seguir haciendo que sea de la mejor manera, además de aquellos casos que ya están amparados por la ley y deben realizarse. Y después, inmediatamente, hablo de la educación sexual integral. Eso es lo que más nos tiene que importar, porque no discutiríamos por aborto legal o no si tuviéramos una buena educación sexual en las escuelas, en la familia, en la sociedad misma. No existiría necesidad de decir que va a ser punible, si te dicen qué y cómo tenés que hacer para prevenir hay situaciones que no suceden más. Y claro, estoy a favor de la legalización del aborto.
 
–LB: ¿Qué vas a hacer el 8M?
–YC: Hasta hora no tengo actuación, lo cual es raro porque siempre me convocan, pero soy una convencida de que las cosas pasan por algo. Y este año no tengo fecha, pero empiezo un programa (Nosotras, nosotros; de 16 a 17, con Facundo Ramírez) en Radio Nacional Folclore (98.7), así que lo más probable es que almuerce en casa y después me vaya a hacer eso. Y de vuelta a Cañuelas.
 
Leandro Barni