Se investiga si un hombre abusó de su hija de 13 años

Policiales 26 de febrero de 2020 Por El Ciudadano cañuelense
imagen ilustrativa
Imagen ilustrativa.

Un hombre de 30 años fue detenido el lunes 17 en el marco de una investigación por el abuso sexual de una hija adolescente, mientras estaban en la casa familiar.
El arresto del sospechoso se produjo en el barrio La Unión, como resultado de una investigación iniciada ante la sospecha que dio su entorno familiar. Los adultos no quisieron contar lo sucedido, hasta ahora.
Según informó una fuente de la investigación, se realizaron peritajes a la niña, la que habría sido obligada a bañarse y a cambiarse la ropa después de que se supiera que había sido ultrajada durante el sábado pasado. Cuestión que los rastros de ADN no surgirían para la investigación. Sin embargo se tomaron muestras.
En otro orden, los médicos legistas encontraron una suerte de lesión en una de sus partes íntimas. “No hubo introducción, pero algo había pasado”, comentó una fuente consultada por este semanario.
La pesquisa, a cargo de la Fiscalía 2 de Cañuelas, avanza sobre declaraciones del imputado y espera tener más elementos con la declaración que haga la víctima en cámara Gesell, la que se pidió esta semana.
La fiscal Norma Pippo, titular de la Fiscalía 2, escuchó del imputado durante su declaración indagatoria, en la que mencionó, con su defensor oficial, que en el momento del hecho se encontraba en la casa de un amigo, comiendo un asado y tomando varias cervezas. Luego, dijo que al regresar cayó rendido por el sueño y la ingesta alcohólica. No recordando nada de lo que había pasado en su hogar y menos aún haber ultrajado a su hija. Y que la aparición de la policía en su casa fue totalmente inesperada.
Pippo espera determinar lo que sucedió con el hombre a través de los dichos de la menor con la declaración que pueda hacer en Gesell, al igual que la de un niño que habría sido testigo.
El caso se empezó a investigar por los comentarios que efectuaron dos menores. En primer término fue un niño de la familia. La madre de la adolescente enterada del hecho no efectuó la denuncia. En tanto otro menor, un chico de 16 años, vio que la chica tenía un sangrado entre su ropa. A partir de lo que vieron y escucharon los menores, fue que una prima del acusado impulsó a ir a la policía.
La situación es tan grave que la tenencia de la víctima pasó a manos de la denunciante. El acusado sería una persona violenta y adicta. Con esas condiciones habría amenazado a su mujer, madre de la víctima y a su abuela.
El sujeto, de ocupación pintor y albañil, enfrenta cargos por 'abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo ascendente'. De ser condenado serían unos 20 años de cárcel.