Mario Castelló llegó al fin del mundo

Sociales 27 de febrero de 2021 Por El Ciudadano
Viajó con su motocicleta hasta el kilómetro 0 de la Ruta 40 y luego completó la travesía hasta la Bahía Lapataia donde nace la Ruta 3.
Mario Castello 2
Mario Castelló en Bahía Lapataia.

Hace años que el director de la radio Libertad, Mario Castelló, tenía un pendiente: recorrer completa la famosa Ruta 40, que atraviesa todo el país. Finalmente cumplió su deseo semanas atrás con la ‘yapa’ de llegar hasta el fin del mundo en la provincia de Tierra del Fuego.
Por distintos motivos a lo largo del tiempo postergó la travesía de la 40 y un día decidió diseñarla. La pensó en tres etapas a realizar en tres años. Comenzó en el 2018 desde San Juan a Esquel, Neuquén; continuó el 2019 de San Juan hasta La Quiaca, La Rioja y finalizó este 2021 cuando partió de Neuquén hasta Santa Cruz. Cada fase duró unos 20 días y en todas viajó solo sobre su Kawasaki KLR 650.
“Uno tiene que plantearse una estrategia sino el cuerpo no te da. Al planificar el viaje, en moto sobre todo, también tenés que ser cuidadoso de las épocas, con la lluvia, el frío y ver qué clima te espera”, puntualizó Mario Castelló en un contacto con El Ciudadano.
“La segunda etapa fue muy dura por las características de la ruta, ya que hay mil kilómetros de ripio. Hay lugares en donde te aconsejan no ir, son caminos muy sinuosos y en San Antonio de los Cobres hay una altura de casi cinco mil metros de altura. Tuve suerte porque me he caído pocas veces. En el mundo motero están los que se cayeron y los que se van a caer, el tema es cómo. Por eso uno va muy protegido con la ropa”.
En uno de los derrapes tuvo la mala suerte de que su pierna quedó atrapada debajo de los más de 200 kilos de peso, entre la motocicleta y el equipaje. Alertado sobre que algo así podía ocurrir, respetó los consejos, se acomodó y esperó que alguien pase para ayudarlo. En un lugar desértico, tuvo la fortuna de que en pocos minutos pasó una camioneta con dos muchachos que lo asistieron.
Sobre la mítica Ruta 40, en la tercera y última etapa, bordeó la Cordillera de Los Andes hasta el kilómetro cero de la misma que queda en Cabo Vírgenes en el extremo sur de la provincia de Santa Cruz. “Te sucede mucho en la Ruta 40 de doblar en una curva y que el paisaje te cambie el cien por ciento. Pasás por bosques o la puna o ves piedras gigantes y decís ‘¿Cómo llegaron acá?’, ríos, paisajes que parecen prehistóricos, lugares totalmente desérticos”, se maravilló Castelló.
En terreno santacruceño y cumplido el primer objetivo se propuso otro, llegar a Ushuaia, Tierra del Fuego, que está a menos de 700 kilómetros. Entonces recorrió el tradicional camino donde hay que cruzar la frontera nacional, pasar por Chile, subir a una barcaza y volver a suelo argentino. “Allí el tema es el viento, es lo que tremendamente influye en el viaje. Si bien en toda la ruta tenés viento, en el sur como dice ‘Pocho’ Meji ‘hay días de viento y hay días de mucho viento’”.
Ya en Ushuaia estaba cerca de Bahía Lapataia, donde termina la Ruta 3 que nace en la Plaza del Congreso, y esta vez no dejó nada incompleto por lo que también arribó al punto cero de la calzada nacional. “Pensé que era desértica y no, es hermosa también”, describió el motero que colocó sus pies en el llamado fin del mundo.
“Una de las cosas que me encanta, además de la moto y los paisajes, es la gente, que fue maravillosa. Te encontrás con gente que se te arrima, se pone a conversar y ofrece cualquier cosa. No tienen problemas que te quedes en la casa o arreglar la moto, no hay distinción socio económica y te ofrece todo lo que tienen. Es extraordinario. Me he dado cuenta de la calidez humana, que la educación y la formación de la gente es bastante uniforme en nuestro país. Te cuentan cosas que no se leen en libros. Me gusta hablar mucho con gente originaria de la zona”, valoró Mario.
A la vez, en su cuenta de Facebook el director radial agradeció a los que lo apoyaron en la travesía y destacó “a los que pusieron mensajes en mi muro alentándome” y a quienes “colaboraron directamente: Ana María Roth, el grupo MAI (Moto Ayuda Internacional), Gonzalo Bengochea y Mario Cesar, Jorge Meji, Horacio Gartner, Miguel Ángel Renteria y a Rubén Héctor Leal y Gabriela Aballay”.


Lic. Marcelo Romero – [email protected]