Cañuelense extraña ser dantzari del Centro Vasco Denak Bat

Sociales 12 de septiembre de 2020 Por El Ciudadano cañuelense
martiniano
Martiniano Etchart. 

Martiniano Etchart reside en Estados Unidos desde el año 2018 pero pese a la distancia mantiene un lazo afectivo con el Centro Vasco Denak Bat de Cañuelas y semanas atrás en una entrevista para el medio EuskalKultura.eus remarcó que se no pierde ninguna actividad virtual de la colectividad en nuestra ciudad y lo importante que es en su vida la conexión vasca.         

Tiene 26 años y es profesor de inglés. Vive en el estado de Michigan donde estudia y trabaja para la universidad de esa ciudad como instructor de español. “Aunque no esté en Cañuelas no significa que el lazo se haya debilitado, sigo en contacto con la gente del Denak Bat de Cañuelas. Sigo estando involucrado y al tanto de los eventos que se llevan a cabo, de la misma forma que con los amigos que pude haber echo en la Euscal Herria a través de las redes sociales”, afirmó con emotividad Martiniano al medio mencionado. 

El joven inició su actividad en el centro vasco cañuelense como dantzari en el 2010; en 2015 ocupó el lugar de director del Cuerpo de Danza del grupo de mayores, el cual sostuvo hasta su partida hacia Norteamérica. En este período fortaleció su vínculo con la comunidad vasca local y a pesar de la distancia el bailarín enfatizó “la relación con el cuerpo de baile es prácticamente la misma porque tengo que agradecer que me siguen involucrando dentro de las actividades y me pone contento, porque ser parte de este cuerpo es algo de lo que más extraño de Argentina y al menos de esta forma a la distancia puedo sentir que sigo estando ahí y hace un poco más llevadera la distancia”. 

“Lo vasco representa quien soy, mi identidad porque me siento tan vasco como argentino, incluso aunque no lo sea de nacimiento. Lo vasco ocupa gran parte de  mi día, gran parte de mi vida. Gracias al Centro Vasco encontré una segunda casa, una segunda familia y amigos que creo que son para toda la vida y no hubiera sido posible formar esos lazos de no ser por el hecho de formar parte del Denak Bat de Cañuelas”, ponderó Etchart.

Mientras el lazo con Cañuelas y su comunidad vasca se mantiene intacto el argentino intenta relacionarse con los vascos estadounidendeses, aunque las distancias y las obligaciones diarias complican el acercamiento. “Donde vivo no hay ninguna Euscal Echea, hay muy poca cantidad de vascos y la mayoría de los eventos se encuentran en la costa oeste del país de la cual estoy lejos pero si estuve en contacto con el Centro Vasco de Boise en donde llevaron a cabo distintos eventos on line y me estuve sumando para aprender de la comunidad en Estados Unidos”.

El próximo proyecto del dantzari será viajar y conocer el País Vasco por primera vez luego de suspender el viaje como consecuencia del coronavirus.   


Marcelo Romero - [email protected]