Duda sobre si su padre falleció de coronavirus

CORONAVIRUS 27 de junio de 2020 Por El Ciudadano cañuelense
Según la información oficial, Cristian Brest fue el segundo fallecido del distrito por el COVID-19; su hija visibilizó que no recibió, hasta el momento, la documentación que acredite la infección. Ella y la pareja de su papá, contactos estrechos, dieron negativo en los hisopados.
Caso covid dudoso Brest rocío y su papa WEB
Rocío Brest y Critian Brest.

Rocío Brest es del barrio San Carlos de Máximo Paz. Tiene 26 años y el jueves 18 de junio perdió, supuestamente por COVID-19, a su padre, Leonar­do Cristian Brest (44), que estaba internado en el Hospital Piñeiro de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA). 

A ella y a la pareja de su padre, de apellido Martínez y que residen en CABA, le realizaron un test PCR, el más confiable de los análisis que detectan el virus, y ambos dieron negativo. Aún a ninguna de las dos mujeres le entregaron los, supuestos, resultados positivos del examen realizado a Critian Brest. 

Al reunir esta información, conocer la historia clínica de su padre que era diabético, sufrir una cuestionable atención médica del Hospital Marzetti de Cañuelas, el Hospital Durand y el Hospital Piñeiro de CABA; Rocío duda sobre si su papá realmente murió de coronavirus. 

A continuación la historia contada por Rocío Brest que la publicó en su red social de Facebook y que se divide en dos partes. En la primera se cuenta el tratamiento que el paciente diabético recibió por una ampolla en el Marzetti y que luego finalizó con la amputación de parte de su pierna. “No iba a poner nada pero tampoco me voy a callar, soy la hija del su­puesto hombre que murió por COVID-19; dudo que él haya muerto por eso. Al Estado le conviene tener otro muerto más para su estadística de mierda. Mi papá tenía diabetes como dice la gente que ni nos conoce o nos conoce de vista y habla por hablar, como los chusmas que querían saber quien era el hombre, que preguntaban haber si habían tenido contacto, cosa que mi papá no tuvo contacto con nadie. 

A mi papá le salió una ampolla en el pie y se le veía mal. Fue al hospital de Cañuelas Marzetti y lo atendió un médico que le dijo que tenía una úlcera por la diabetes y que con alcohol se le iba a secar y curar. Le dijeron que vaya la sema­na siguiente para ver como seguía la herida. Él empezó con fiebre, le dolía mucho, espero y cuando fue –al Marzetti– el médico le dijo ‘esta curando re bien vos seguí así que no va a hacer falta limpiarlo ni nada’. Lo dejaron así y estuvo una semana más, empezó con mucha fiebre, a sentirse mal y su mujer lo llevo al Hospital Durand donde le dijeron que su pie estaba engangrenado y no se podía salvar; le amputaron la pierna abajo de la rodilla. Él quedo mal, no solo en el sentido de salud sino de ánimo. Más en una persona de 44 años, no tener su pie fue muy doloroso para él, nadie va a saber cuanto sufrió. 

Le dan el alta y vuelve a mi casa porque quería vernos, estar conmigo, sus nietos y su papá. Lo cuidamos, lo atendi­mos, le dábamos ánimos. Él asistió a traumatología para ver como iba curándose la pierna, le sacaron los puntos el día 8 de este mes –junio–. Volvió a mi casa y a los días se le cerró

 el estomago, tenía cambios de humor, a veces decía que se quería morir porque no quería estar sin su pierna. Se puso triste, se le cerró el estomago y no podía comer; empezó con colitis y a usar pañales porque estaba tan débil que no podía caminar y menos sin su pierna”. 

En la segunda parte la vecina maximopaceña cuenta que el grupo familiar decidió que lo mejor era que su papá se instale en el barrio porteño de Flores, donde vive su pareja, para estar más cerca de los centros sanitarios de CABA y que la última imagen de él fue un ataúd. 

“El domingo pasado 14 de junio– se lo llevó su mujer a su casa y empezó a sentirse mal porque seguía sin poder comer y con colitis. Entonces lo llevó al Hospital Piñeiro. Lo dejan internado porque supuestamente tenía síntomas de COVID-19 y no le daban ningún parte a su mujer. Estuvo todo el día en el hospital, a las 8 de la noche salen, le dicen que tenía pancreatitis y tenían que operarlo. Cuando la llevan para que lo vea, no era mi papá, era otro hombre, se habían confundido. Ella enseguida les dice ‘este no es mi marido, se confundieron’. Entonces empezó a preguntar y le dijeron que el hisopado de él había dado positivo y estaba en aislamiento. A ella la mandan a aislarse y le dijeron que vaya al otro día a hacerse el test de COVID-19, fue y no se lo hicieron en el hospital porque ella tiene obra social. 

Ya que estaba en el hospital empezó a preguntar por él y no le daban ningún parte, no le querían decir nada, la mandaron a la casa y el jueves a las 10 de la noche falleció. Le avisan el viernes que vaya al hospital urgente y que mi papá había fallecido, que no lo podía ver y que tenían que cremarlo. ¡La cremación salió 27 mil pesos! 

No pudimos despedir a mi papá, sólo me mandaron una foto ¿saben qué feo es no poder ni darle el último adiós a tu papá?, ¿y para mi abuelo, su único hijo? 

No podíamos salir porque como mi papá tenía CO­VID-19…, el médico dijo ‘seguro se contagian’, cuando fue el 8 al último control en el Hospital Durand, cosa que no fue así porque si él hubiera tenido ese virus yo que tengo lupus o mi abuelo que es una persona mayor también se podría haber contagiado. 

¿Y saben qué? hoy me llegaron los resultados y no tengo nada, ¿qué cosa rara no? y la mujer de él, que compartió plato y cubiertos porque él no podía comer, le llegaron los resultados ayer –23 de junio– y ¿saben qué? también le dieron negativos. 

Yo no me pude despedir de mi papá, mi abuelo no se pudo despedir de su único hijo y a su mujer no se lo dejaron ver. Solo se podía cremar y estaba caro ¿qué pasaba si no conse­guíamos la plata para poderlo cremar?, ¿qué iban a hacer con mi papá?, ¿Qué quieren ocultar?, porque todos mueren o los dejan morirse, ¿porqué no los quieren atender?, ¿porqué lo aíslan sin atenderlos primero?. ¿Qué es lo que pasa?; así me tuve que despedir de mi papá, ¿¡saben qué feo es pasar por todo esto!? ¡Ahora sí salgan a hablar y hagan correr audios opinando o diciendo boludeces de mi papá!”.


Rocío habló con El Ciudadano

En un breve dialogo la joven de Máximo Paz, Rocío Brest agregó su opinión por lo sucedido con su padre. 

“No nos dieron ningún papel ni nada. Es más nos avisaron al otro día que él había fallecido. Recién el viernes –19 de junio– le dicen a ella –pareja de su padre– que vaya al hospital. Ahí es cuando ella me llama y me da la noticia”. 

“Yo lo que digo es que si él hubiera tenido el virus yo me hubiese contagia­do porque soy una paciente de riesgo, tengo Lupus –enfermedad autoinmune, el propio sistema inmunitario ataca las células y tejidos sanos por error–. Mi abuelo también es una persona mayor y me ayudó a cuidar a mi papá mientras estuvo acá con nosotros y a ninguno nos dio el resultado positivo de COVID-19”. 

“Es muy raro, cuando le dicen a la pareja de mi padre que tenía el virus, lo aislaron y ella ya no lo volvió a ver y nadie le dijo más nada. El se había mu­dado allí porque estaba más cerca de los hospitales. En el Marzetti dejaron que se le engangrene la pierna, si ellos hubieran echo algo en ese momento mi papá capaz hoy estaría acá. No tengo ninguna documentación que diga que él tenía coronavirus”.

analisis rocio
Certificado de Rocío donde consta COVID-19 “No detectable” .


Marcelo Romero
[email protected]