Conmoción en Uribelarrea por una denuncia de abuso infantil

Policiales 16 de diciembre de 2019 Por
La víctima es un niño de 7 años y el principal sospechoso un amiguito de 11. Hubo una intervención de la jefatura Distrital de Inspección.
uribelarrea
Las dos familias son muy conocidas en Uribelarrea.

Dos familias shockeadas y todo un pueblo expectante es el resultado de un supuesto caso de abuso sexual ocurrido el pasado fin de semana en la localidad de Uribelarrea.
La víctima es un niño de 7 años y el hasta ahora único sospechoso es un vecino y amigo de 11. En la causa -a cargo de la fiscalía de Responsabilidad Penal Juvenil Nro. 1 de La Plata- aún no se dispuso ninguna medida más allá de la identificación del imputado para establecer, de manera fehaciente, que es un menor de edad.
Por lo que se sabe hasta el momento, en la tarde del sábado 7 el niño más pequeño concurrió a lo de su amigo de 11, con quien se reunía frecuentemente para jugar. Al rato regresó corriendo a su casa. Le dijo a su mamá que sentía “dolor en la cola”.
Tras revisarlo, la mamá se dirigió al Destacamento Policial de Uribelarrea para radicar una denuncia. Repitiendo palabras de su hijo mencionó que el otro chico le había puesto “el pito en la cola”, situación que habría ocurrido en un terreno baldío cercano.
Ese mismo día el menor fue trasladado al Gabinete de Delitos Sexuales de La Plata, donde se secuestró su ropa interior y se realizó una revisación médica. 
Por los datos a los que tuvo acceso El Ciudadano, la pericia determinó que el niño tenía lesiones compatibles con abuso sexual, aunque no se determinó si dichas lesiones eran de ese día o anteriores.
Toda la familia del niño sospechado se puso a disposición de la investigación. Ni bien tomó conocimiento de lo que ya se estaba comentando en el vecindario, el padre salió en busca de su hijo. Lo encontró jugando al fútbol con otros amigos. Ante las preguntas insistentes, negó haber lastimado a su vecino.
Dados que los dos menores involucrados en el caso están escolarizados en Uribelarrea, el lunes la inspectora Jefe Distrital, Eva Corbalán, ordenó el envío del Equipo Distrital de Infancia y Adolescencia (EDIA) conformado por dos asistentes sociales y un asistente educacional. Estas profesionales se entrevistaron con una de las familias en la Escuela y con la otra en el hogar. Si bien no comparten espacios comunes del establecimiento educativo, las inspectoras indicaron la necesidad de extremar los recaudos para evitar que los dos niños se crucen. 
Se dispuso, asimismo, una contención psicológica para el más pequeño, que desde el fin de semana no habría vuelto a la escuela. El niño mayor, según las fuentes consultadas, ya estaba con tratamiento psicológico o psicopedagógico previo por temas de aprendizaje.
A lo largo de la semana la fiscalía platense a cargo del expediente no ordenó ninguna medida ni toma de declaración. Trascendió que solamente se envió un oficio a la Comisaría de la Mujer y la Familia ordenando que se verifique de manera fehaciente que el denunciado es un menor de edad.