La ‘pandemia económica’ impacta en Cañuelas en un 38 por ciento

Economía 20 de junio de 2020 Por El Ciudadano cañuelense
Un estudio de la Facultad de Ciencias Económicas de la universidad platense señala la afectación de la actividad económica. En la Provincia es del 48 por ciento de su Producto Bruto.
restaurant vacio ILUSTRATIVA

Un informe del Laboratorio de Desarrollo Sec­torial y Territorial de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de La Plata revela que el impacto económico del coronavirus en la Provincia afecta al 48 por ciento de su Producto Bruto, mientras que, discriminado por municipios, la intensidad del problema es en los distritos con mayor densidad pobla­cional y más inserción del comercio y la industria, y menor en los que están ligados a la actividad agrícola-ganadera. 

Según este análisis universitario ante el nuevo esce­nario planteado por el coronavirus, las necesarias deci­siones de distanciamiento y aislamiento han generado un impacto heterogéneo entre las diversas ramas de ac­tividad económica: por un lado, aquellas consideradas esenciales, como la cadena agroalimentaria, comercio de alimentos y salud, que siguieron trabajando en forma re­lativamente normal mientras que el resto, salvo contadas excepciones tuvieron –y aún tienen– fuertes restricciones para funcionar de la misma manera. 

El estudio revela que en Cañuelas el golpe del virus mencionado impactó en un promedio del 38 por ciento en su actividad económica, mientras que en Lobos es del 39 por ciento. 

En tanto, en los otros distritos de la región, el impac­to será, según el Laboratorio de Económicas, del 38 por ciento en Marcos Paz, Monte 40 por ciento y Roque Pé­rez con el 32 por ciento. 

Nuestro distrito figura en la zona media; y en la otra punta de la tabla los más golpeados son La Matanza con un 51 por ciento y Ezeiza con el 52 por ciento. 

Tres grupos 

El informe define tres grupos de actividades según como han evidenciado los efectos económicos del ais­lamiento. Uno con impacto negativo bajo, otro medio y finalmente un grupo de actividades que ha sufrido un im­pacto alto. 

En el primer grupo se ubican las actividades agrope­cuarias e industrias esenciales, que no han sufrido un impacto significativo en su funcionamiento. Asimismo, otras ramas de actividad que tendrán bajo impacto son aquellas que se representan por salarios pagados, como lo es la administración pública y la educación. También con menor impacto, la elaboración de medicamentos y material médico, generación y distribución de energía, la venta de alimentos y los servicios de telecomunica­ciones. 

Dentro del grupo medianamente negativo, se ubican las actividades relativas a la intermediación de financie­ra, seguros y comunicaciones; los servicios de salud. 

Las actividades con un fuerte impacto negativo se ubi­can los hoteles, restaurantes, industria manufacturera, construcción, comercios mayorista y minorista, transpor­te y los servicios en general. 

Los estudiosos de Económicas usaron la siguiente me­todología: Producto Bruto Geográfico de cada municipio, peso de la cadena agroalimentaria y consumo de alimen­tos. A esa estructura le aplicaron los impactos sectoria­les. Así llegaron a una medida que señala el porcentaje de Producto Bruto que se perderá por las restricciones sanitarias, teniendo en cuenta un mes completo de ais­lamiento. 

La Provincia tendrá afectado el 48 por ciento de su pro­ducto, explicado por la industria manufacturera no esen­cial, que aporta el 40 por ciento de la caída, el comercio no esencial, que agrega otro 17 por ciento, y la construc­ción con un 9 por ciento.