“El boxeo me dio reconocimiento y respeto en el ambiente deportivo”

Deportes 01 de junio de 2020 Por El Ciudadano cañuelense
Ver galería boxeo daneff con los brazos en alto
1 / 8 - Los brazos en alto del cañuelense lo dicen todo: otro triunfo por la vía rápida.

Representantes locales de disciplinas como ciclismo, polo, automovilismo, rugby y fútbol han pasado ya por esta sección en la que cada uno de los entrevistados se ha sometido a exactamente el mismo cuestionario.
¿El objetivo de esta serie de entrevistas? Conocer una faceta más íntima de estos deportistas o ex deportistas, por un lado, además de encontrar diferentes puntos de vista sobre los mismos requerimientos basadas dichas respuestas en las distintas exigencias de cada deporte en particular, o de las vivencias cosechadas o bien de una serie interminable de factores que pueden actuar al momento de armar las respuestas a los requerimientos de este medio.
En este caso el boxeo hará su debut en esta sección siendo el protagonista de esta entrevista Adrián ‘Pingo’ Daneff, aquel boxeador de extensa carrera en el amauterismo que logró consagrarse Campeón Sudamericano (6 de marzo de 1998 ante Carlos Málaga) afrontando incluso dos chances mundialistas, una de ellas ante un boxeador que le llevaba diez kilos lo cual es una locura en este deporte aunque ‘El Pingo’, haciendo gala de su valentía, aceptó el desafío y viajó a Sudáfrica. Esto sucedió allá por el ‘99 siendo su rival Digan Tobella en el marco de la International Boxing Organization (IBO).
También supo enfrentar a Sergio ‘Maravilla’ Martínez, en Club Argentino de Quilmes, y a Chad Bennet en Australia.
Dedicado de lleno a la formación deportiva de sus hijos, en calidad de entrenador, Daneff aceptó sumarse a esta serie de entrevistas.

–¿Qué le dio el deporte?
–Muchas satisfacciones y sobre todo una vida sana y correcta.

–¿Qué le sacó el deporte?
–Tiempo para estar con mi familia; el boxeo me demandaba muchas horas dado que el entrenamiento lo hacía fuera de casa. Me iba a la mañana y volvía casi de noche.

–¿Qué perdió por el deporte?
–Nada. Fue lo mejor de la vida. Me dio muchas satisfacciones.

–¿Qué ganó por el deporte?
–El boxeo me dio reconocimiento y respeto en el ambiente deportivo además de poder vivir de lo que me gustaba.

–Si pudiera volver el tiempo atrás, ¿tomaría alguna decisión diferente a las tomadas respecto a su carrera deportiva?
–Agregaría diferentes técnicas a los entrenamientos repartiendo el trabajo en tres turnos para que el cuerpo descanse en lugar de hacer todo junto como hacía. También practicaría de diferentes formas haciendo otro tipo de trabajos e incluso sumando profesionales como preparadores físicos, por ejemplo. Cambió mucho el boxeo. Yo hacía todo el trabajo junto y en un solo turno, eso ya no existe.

–¿Está conforme con su carrera deportiva?
–Sí, totalmente. Estuve metido veinte años en el boxeo contabilizando tanto la etapa amateur como la profesional. Tuve una larga carrera como amateur, fui campeón de ligas y también campeón amateur mientras que, como profesional, fui Campeón Sudamericano, pude pelear por títulos mundiales y latinos, enfrenté a los mejores exponentes del país y a grandes campeones mundiales. Di todo lo que tenía por lo que estoy sumamente conforme.

–¿Alguna cuenta pendiente?
–No haber podido ser Campeón del Mundo, lo cual intenté dos veces. Primero en Sudáfrica y perdí y luego en Australia, en 2004, donde considero que había derrotado a Chad Bennet pero el fallo fue una vergüenza, me dieron la pelea perdida cuando no fue así. Volví a Argentina con una amargura terrible porque, con 34 años en ese entonces, sabía que no me quedaba mucho tiempo más en el boxeo y me sacaron la posibilidad de ser Campeón del Mundo.

–¿Lo han defraudado en el ambiente deportivo?
–Muchas veces y siempre por fallos de los jurados. Uno ganaba la pelea de punta a punta, lo cual veía todo un país por televisión, y tres tipos te daban la pelea perdida.

–¿Lo han sorprendido para bien?
–Nunca, siempre me perjudicaron.

–Siempre dentro del deporte, ¿éste le permitió conocer una faceta diferente o impensada en gente conocida?
–No necesariamente aunque está claro que el deporte, o sea el boxeo en sí, me dio conocimiento. Es decir me permitió conocer muchos países que nunca había visitado en mi vida, me permitió estar con gente con costumbres muy diferentes a las mías y eso es conocimiento.

–De no haber sido deportista, ¿qué cree que hubiera sido de su vida?
–Calculo que mecánico como mi papá, chapista como mi suegro ‘Tito’ Véliz o carnicero como mi tío Hugo Dafuncchio. De hecho esos fueron los tres trabajos que tuve en los primeros tiempos en el boxeo, laburos que me permitían entrenar.

–¿Qué lugar ocupa en su vida actualmente el boxeo?
–El primer lugar. Ocupó y ocupa un lugar fundamental tanto cuando lo practiqué como ahora que entreno a mis hijos. 

–¿El mayor logro deportivo?, no necesariamente por el peso propio del logro en sí, sino por lo que representó para usted.
–Consagrarme Campeón Sudamericano y poder ver los títulos que han cosechado mis hijos en sus carreras como amateurs ganando títulos Metropolitanos, siendo Campeones de la Liga de Buenos Aires, Campeones de las Estrellas y Campeones Argentinos además del Título Latino, ya como profesional, del Consejo Mundial de Boxeo que logró mi hijo Claudio.

–¿El mayor fracaso deportivo?, si es que considera haberlo tenido. 
–No considero haber tenido uno.

–¿Qué consejo le daría a quien está por dar los primeros pasos en su mismo deporte?
–Debe entrenar mucho y sobre todo cuidarse. Debe llevar adelante una vida sana y si piensa dedicarse al boxeo tiene que dedicarle mucho tiempo para intentar vivir del boxeo.

–¿Qué consejo le daría a quien busca convertirse en un profesional del deporte que practica/ó?
–El entrenamiento es todo y debe escuchar a la gente que sabe para aprender de sus consejos. Llevar adelante una vida correcta es fundamental y tiene que dedicarse totalmente al deporte.


Lic. Matías Folgueira
[email protected]