El Hogar del Rosario intenta sobrevivir al aislamiento con la venta de camperas

Actualidad 27 de abril de 2020 Por El Ciudadano cañuelense
Desde la entidad contaron las estrategias que surgen para resistir a la reducción de ventas durante el aislamiento. Venta de camperas para resistir. Sigue ofreciendo prepizzas.
Ver galería camperas hogar
1 / 4 - Venta de camperas inflables, de varios talles y estilos, con el fin de ayudar a los chicos que albergan.

El Hogar Santa María del Rosario vive una situación complicada, igual o peor que otros sectores, pero con sus históricas características. Y busca las salidas en conjunto con su Comisión Directiva.
Desde hace unos años la entidad lanzó la feria americana como una fuente de ingresos.
El aislamiento obligatorio emitido por el Gobierno los obligó a pensar en estrategias de supervivencia y de cuidado para la gente que se alberga.
En Del Rosario, ubicado en 9 de Julio y Larrea, modificaron las actividades que generaban algún peso.
Desde que empezó la cuarentena se vieron forzados a solicitar donaciones, entre ellas de medicaciones. Las cosas fueron llegando de mano de vecinos, comercios y empresas al portón del predio, las que luego eran ingresadas por el personal del Hogar. En ese sentido, y como viene ocurriendo desde hace años afrontar los gastos fijos, siempre es cuesta arriba. Una de las cuentas importantes fue la factura del servicio eléctrico. Tuvieron que afrontar 35 mil pesos por dos meses. Otro rubro importante que tienen es el de la medicación de la gente internada. Cabe recordar que se trata de 17 personas con algún tipo de discapacidad física y mental.
Cloro, jabón líquido para la ropa y pollos fue lo último que recibieron del municipio. También del Gobierno local, a principios de mes, les llegó un cheque, el cual lo destinaron para afrontar los remedios de los alojados.
Desde hace unas semanas adquirieron un lote de camperas, de origen chino, el que es vendido al público entre dos mil y dos mil quinientos pesos por prenda. Tienen una gran variedad de modelos, para chicos y grandes. Los interesados deben acercarse e ingresar por el portón de calles 9 de Julio y Larrea. Por este acceso no tienen contacto con el Hogar ni con los chicos internados. De esta manera las medidas de higiene no se ven alteradas frente a la pandemia.
Del mismo modo siguen con la venta de prepizzas, que a pesar de los pedidos cayó bastante como reconocen. Los vecinos pueden adquirir un paquete, de dos unidades, por un valor de 50 pesos. Tienen un amplio horario para buscarlas o bien pueden comunicarse al teléfono 43-1439.