Buscan a los atacantes de una joven hipoacúsica

María Mosqueira, de 25 años, fue abordada por dos delincuentes. Tras desvalijar su domicilio en Santa Rosa, la golpearon salvajemente y quedó en estado de shock. “Ahora vamos a poner alarma entre los vecinos”, le dijeron sus padres a El Ciudadano.

Policiales 04/03/2023 Jonatan Pedernera
Foto Policiales Página 14 arriba
La imagen de María que compartieron sus padres. Adriana y Fernando no estaban en su casa cuando fue asaltada.

Los padres de María Mosqueira dejaron Isidro Casanova por la inseguridad. Tras varios años de esfuerzo, en 2021 lograron mudarse a su casa en Santa Rosa, donde habían encontrado tranquilidad. Pero todo se desmoronó en la madrugada del  lunes. La joven  hipoacúsica, de 25 años, fue sorprendida mientras estaba sola y tras el asalto, sufrió una agresión física que la dejó internada en el hospital regional durante los primeros días de la semana.

María, que cursa la Licenciatura en Lengua de Señas, se sacó los implantes que utiliza para escuchar. Su sueño se alteró, ya que los perros estaban inquietos. Y de repente, tenía a los chorros encima. Sus padres contaron el calvario en varios medios nacionales y en la charla con El Ciudadano: “Cuando bajó, vio cómo forzaron la puerta. Ahí nomás, les dio batalla y llegó a morder a uno, a otro lo arañó. Pero la ataron y después vaciaron toda la casa”. 

Pero hay un punto que intenta explicar el maltrato en el asalto: “Evidentemente, no se dieron cuenta de su condición y entonces se pusieron más nerviosos, porque pensaron que estaba ocultando algo o haciéndose la desentendida. Le han hecho de todo, le pegaron piñas y patadas en la cabeza. Fue tan grande el ataque que terminó desmayada”.

El video de María pidiendo ayuda, con toda la ropa manchada de sangre, es estremecedor: “Ella intentó llamar a los vecinos. De hecho, contestaron ante el llamado, pero no salieron porque estaban atemorizados”. Y agregó: “En un momento, cuando salió, justo pasó un hombre y como pudo, me llamó para explicarme y cortó”.

20230228124611_tapa
El video de María, ensangrentada, quien buscó ayuda de los vecinos después de los golpes que recibió de parte de los ladrones. La Policía intenta dar con el paradero de los agresores.

Según Adriana y Fernando, su hija hace una vida normal, ya que se desenvuelve sola en varias situaciones. Es más, varias veces han viajado y se ha quedado en la vivienda sin compañía. “Creemos que nos ficharon hace rato. Como no vieron el auto, creyeron que no había nadie”, dijo su papá.

“Este hecho nos sorprendió a todos, todavía no lo podemos creer. Gracias a Dios nuestra hija la puede contar, pero no entendemos porqué actuaron de esa forma, con tanta violencia”. Decepcionados, continuaron con el relato: “Elegimos venir a vivir a Cañuelas porque estábamos cansados de los hechos de violencia en La Matanza y nos termina ocurriendo esto. Además, este barrio es muy tranquilo, hay gente trabajadora y la Policía realiza patrullajes constantemente, seguimos atónitos por el asalto”. 

Si bien la mamá realizó la descripción de una zona apacible (la casa está ubicada en San Martín y Verne), en los últimos días han sucedido hechos de violencia en varios barrios lindantes al corredor de la ruta 3. Es por eso que los comisarios mantuvieron reuniones con varios vecinos y se mejoraron algunas cuestiones, como la instalación de cámaras y suma de patrulleros para los destacamentos involucrados. Nicolás Argañaraz, jefe policial de Los Pozos, le comunicó a El Ciudadano que seguirán con todos los rastrillajes y operativos en la zona para dar con la banda de asaltantes.

Por otra parte, Mosqueira sigue en plena etapa de reposo debido a los fuertes hematomas, y mejora de manera gradual: “Por suerte está bien. Se levantó un par de veces exaltada por el miedo, pero le mete para adelante. Mi hija es una guerrera”, concluyó la madre.

Te puede interesar
Lo más visto
a5f421cd-1a7c-4985-8e7d-18083ef0d765

Senado: graves incidentes con quema de autos, enfrentamientos y detenidos

El Ciudadano
12/06/2024

Manifestantes con carteles de agrupaciones de izquierda quemaron coches y arrojaron bombas molotov y piedras. La policía aplicó el protocolo anti-piquetes y detuvo a 19 personas. Diputados de UxP pidieron parar el debate hasta terminar con los incidentes, pero la vicepresidente Victoria Villarruel se negó.