“Cañuelas tiene un potencial tremendo, debe planificar el crecimiento”

Política 16 de marzo de 2020 Por El Ciudadano cañuelense
Santiago Mac Goey ha sido el candidato a intendente de “Juntos por el Cambio” en la última elección. Es productor agropecuario y uno de los referentes de la oposición sin hoy tener un cargo legislativo. En la noche del sábado, en Uribelarrea, se realiza la boda con María Carolina Mathieu, su compañera desde hace 15 años y con la que tuvieron dos hijos, Conrado y Alfonso. Esta semana tuvo la deferencia de visitar la redacción de El Ciudadano.

–Rodo Herrera: ¿Cómo ves los primeros meses de Marisa (Fassi)?
–SMG: Creo que se armó una oposición fuerte, al menos así se manifestó, en la campaña estuvo la cosa polarizada. Soy opositor y lo voy a seguir siendo, espero que le vaya bien, lo digo con sinceridad, si quiero lo mejor para los vecinos de Cañuelas tengo que desear, de corazón, que le vaya bien en la gestión. Porque si eso se va a ver reflejado en mejora para los ciudadanos, quiero que pase. Creo que hay mucho por hacer y creo que hay que empezar a trabajar en dos caminos, el de la urgencia y el de la planificación. Tenemos un Cañuelas urgente en todos los aspectos, sobre todo en infraestructura, y creo que están trabajando en ese tema. Pero creo que tienen que trabajar en esos dos lugares, no sólo asistir, tenemos que pensar un gobierno planificado a futuro, y es el lugar que la oposición construir su mesa de discusión con el ánimo de construir una gestión enfocada en el Cañuelas que se viene, que no nos da tiempo, es el Cañuelas de crecimiento apresurado. 

–RH: Cañuelas ha tenido un crecimiento que no lo ha tenido otro distrito, ¿lo que se viene puede generar un desborde?
–SMG: Tienen que dejar de pensar que es inimaginable y pasar a que sea imaginable, a eso llamamos planificar. Cañuelas tiene un potencial tremendo, venimos de uno que simplemente estaba tapando baches y corrigiendo errores sobre el timón, es lo que le critiqué a Arrieta y lo planteamos en la campaña. Por eso estoy en esta posición de referente opositor, tengo que seguir marcando ese camino para intentar que, a la gestión actual, más allá de las diferencias, le vaya bien y que construyamos un Cañuelas que el día de mañana, sin importar quién esté en la gestión, sea ordenado y previsible. Tenemos problemas de infraestructura, de crecimiento y uno con la salud que no se termina de resolver. La campaña ya pasó ahora hay que gobernar, y gobernar es solucionar los problemas de la gente, hacer que esté mejor, es prever lo que nos va a pasar. 

–RH: ¿Como ves el rol de ustedes como opositores?
–SMG: Mejor que antes de la campaña, yo he aprendido mucho y se lo debo a las personas que integran el espacio, tenemos que pasar una etapa en la que hay que aceptar y crecer en función de aquello en lo que nos hemos equivocado. Tenemos que encontrar las soluciones para que no nos vuelva a pasar. Se ha ampliado el espacio, como todo crecimiento ha habido chispas lógicas, pero tenemos una buena relación con Unión Cívica Radical, cosa no ha pasado en otros lugares, y vamos a seguir apostando a eso. Hay buenos referentes en todos los espacios, hay buenos equipos, buenos cuadros y tenemos que reordenar y salir a macar el camino de la oposición. El camino del control, de proponer, de tratar de llevar propuestas superadoras y de apostar que haya diálogo fraterno y de construcción para el Ejecutivo. 
 
–RH: Sos productor agropecuario, ¿cómo ves la decisión del paro de 96 horas y en qué molesta el aumento de las retenciones? 
–SMG: Me viene bien la pregunta, primero porque he sido considerado, aunque no por el ejecutivo, sino por personas que han alimentado esa cosa electoral, me han tildado de oligarca y un monto de cosas. Soy un productor chico, de 100 hectáreas, nieto de inmigrante, como la mayoría. Pero creo que la discusión del campo está inmersa en otra más importante aún que es la de plantearnos, no sólo desde los partidos políticos sino desde el Estado mismo, cuándo este país va tener una organización sustentable, le toca al campo como a un montón de áreas de la economía y producción que nuca se termina de meter impuesto. El excesivo gravamen en la producción nos muestra que hay un Estado ineficiente, que no ha sabido ser sustentable y que gasta, gasta en un montón de cosas. Eso persigue problemas porque lo paga la gente común, en los combustibles, en el campo en el productor más chico que en vez de reinvertir terminar usando esa plata para pagar ingresos brutos y demás.
 
–RH: ¿Qué pasa con los planes sociales del Estado que terminan siendo vitalicios? 
–SMG: No fomenta el verdadero crecimiento y la superación del ciudadano, el ser humano que se supera para consigo mismo. Este país tiene cosas de corso a contramano, no digo todo porque hay dirigentes de todos los partidos políticos que han contribuido a una causa justa. Pero vivimos en una paradoja donde el tipo que dice defender a los que menos tienen, tiene una oficina en Puerto Madero. Yo creo que estamos pidiendo, como ciudadanos y lo digo como parte de un partido político, un gesto altruista de ponerse en el lugar del otro al sistema de administración. Al que administra la gente le está diciendo no podemos poner más plata. En algún momento el ciudadano va a decir, o es lo que debería suceder, dónde está mi plata, qué están haciendo con mi plata porque yo pago los gastos del estado. Es de esa discusión central se derivan las otras, la gente del campo, por ejemplo, dice por qué tenemos que sacar nosotros  de nuestra producción? Hay un retan extraordinaria sí, pero en un sector muy chico. Hay un sector de gente del campo que representa al área productiva y no es grande y no está metida en la discusión de si la derecha o la izquierda, el peronismo o el radicalismo. Es gente que no entra en esa, llegó el momento de poner de vuelta esas voces en la discusión, de la clase media -media baja, alta, no sé qué es- pero es la que labura y no está metida en la rosca, esa gente dice dónde está la plata que yo pongo.
 
–RH: ¿Por qué te metiste en política?
–SMG: Es una pregunta que han hecho mi madre, mi esposa y mis amigos. Primero fue una persona conocida que me llamó, yo tenía una fibra social, me involucraba y terminé enganchándome un poco porque verdaderamente creo que es una herramienta fundamental. Me suele generar cierta incomodidad porque todas estas cosas las discuto hacia adentro, no la tengo sólo planteada con Marisa (Fassi) desde la oposición. Es hacia adentro también, perdimos una elección en 2019 y hay que pensar que no solamente fue por la estrategia política. Si bien el kirchnerismo estaba todo de un lado y había peronismo también de este, por ahí lo perdimos nosotros y es humano equivocarse, pero es mejor reconocerlo y salir a trabajar para mejorar, tenemos ese desafío y eso me engancha todos los días. Si bien no tengo ningún cargo queremos armar un equipo de trabajo en provincia para seguir proyectando y trabajando en política. Ese bichito de seguir transformando, aunque sea poquito, soy un convencido de que los cambios grandes no se hacen de un día para el otro. No es alguien pega una patada y todo cambia, no es así, nosotros logramos hoy tener una oposición de 8 concejales y logramos desterrar la fractura en el bloque. Estamos todos juntos, radicales y pro, se ha dado un paso grande y tenemos que seguir trabajando para que la oposición sea cada vez mejor.