Retiran terraplenes, pero alertan que podría haber más COVID e inseguridad

Política 14 de agosto de 2021 Por El Ciudadano cañuelense
Se eliminaron bloqueos y se advirtió por la mayor circulación.
terraplenes

El pasado viernes la Municipalidad retiró los terraplenes en las entradas secundarias al centro de la ciudad y comunicó que esta decisión “va a ocasionar una mayor circulación, que puede ocasionar el incremento de casos de COVID-19, y también dificultar la tarea de monitoreo de la Seguridad”.
En el comunicado oficial sobre la disposición, la comuna enfatizó que la misma se realizó por ser un reclamo de “un sector de la comunidad, expresado por algunos medios de comunicación, vecinos y los concejales del bloque Juntos por el Cambio”.
Lo cierto es que el nivel de circulación en la ciudad y las localidades hace meses que había retomado la normalidad. Los vecinos, la mayoría, pedían la finalización de los bloqueos para facilitar el acceso al centro.
Además, se especificó que continuarán los controles al tránsito pero sin tomar la temperatura. Los que diariamente ingresaban a la zona urbana, ya sea por calle Del Carmen –en la conexión con Ruta 3 y 205– o por Av. Libertad y Ruta 205, ya experimentaron revisiones laxas y sin rigurosidad. De hecho, estos ‘controles’ solo se realizaban en el acceso a la ciudad, en el resto del distrito fueron casi inexistentes en lo que va de la pandemia.
El comunicado completo del municipio fue el siguiente: “El Gobierno Municipal informa que en función de un reclamo sostenido en el último tiempo por un sector de la comunidad, expresado por algunos medios de comunicación, vecinos y los concejales del bloque Juntos por el Cambio, en el día de la fecha se tomó la decisión de retirar los terraplenes que bloqueaban los diferentes accesos al casco urbano de la ciudad de Cañuelas y barrios aledaños, liberando la circulación”.
“Del mismo modo, si bien continuarán llevándose a cabo controles de tránsito en puntos fijos y variables, no se seguirán realizando controles de temperatura”.
“Sabemos que esta decisión va a ocasionar una mayor circulación, que puede ocasionar el incremento de casos de Covid19, y también dificultar la tarea de monitoreo de la Seguridad en la ciudad. Cañuelas se ha convertido en un centro regional con afluencia permanente de visitantes de otros distritos y sin dudas esta decisión redundará en un mayor ingreso de visitantes al centro comercial, bancario, etc”.
“Somos representantes de nuestros vecinos y vecinas, y entendemos que en esta instancia existe una demanda en este sentido que no pretendemos desconocer”.
“Apelamos a la responsabilidad individual y esperamos que esta medida no tenga consecuencias negativas en relación a la circulación viral. Si la situación epidemiológica lo requiere, la misma será debidamente revisada”.


El mundo funciona sin terraplenes

El comunicado del Ejecutivo rozó el mal gusto. Más que informar una medida de Gobierno direccionó el sentido. Profetizar el incremento de la inseguridad o de los contagios del coronavirus porque ya no estarán los terraplenes en algunos accesos es un argumento pobre.
Aún más triste es proyectar la posible culpa en “un sector de la comunidad” o en “los concejales del bloque de Juntos por el Cambio”. Por cuestiones laborales, quien escribe estas líneas suele recorrer varios partidos del conurbano y en éstos ya no existen los bloqueos a las calles, la circulación es normal. Se puede estar más o menos de acuerdo; pero es un hecho de la realidad.
A esta altura de la pandemia, las calles cortadas representan más de- sidia de los municipios que medidas de política sanitaria.
Es deplorable politizar, en una comunicación institucional, la culpabilidad de la oposición al suponer consecuencias que serían indeseadas; nadie, en su sano juicio, quiere más inseguridad o contagios de COVID-19. El mensaje oficial, que pasó desapercibido para la mayor parte de la sociedad, fue tan bochornoso como cuando los sectores opositores –no del ámbito local– compararon hace poco los 100 mil muertos por el virus con los 30 mil desaparecidos en el contexto de la última dictadura cívico-militar del año 1976.
Es real que la campaña de cara a las elecciones legislativas ya comenzó, pero no es sano banalizar estos mensajes; no se puede decir o escribir cualquier cosa, menos desde lugares institucionales.
Nadie tendrá la respuesta si aumentan los contagios próximamente; con suerte dispar en el mundo se aplican diferentes métodos en la prevención contra el virus. Por lo tanto, la posible suba o baja de casos positivos es incierta y la mayor circulación de la población ocurrirá y ocurre con o sin terraplenes.
En cuanto a la seguridad, se recuerda que hace pocos meses en Cañuelas se inauguró un nuevo Polo de Seguridad, con cámaras de vigilancia y personal; en ninguna declaración pública se realzó la mejora de las estadísticas por la funcionalidad de los bloqueos de calles. Si en el futuro se incrementan los delitos, la falta de terraplenes no será la causalidad sino la gestión del Gobierno de turno.


Lic. Marcelo Romero – [email protected]