Con una metodología repetida roban otro barrio cerrado

Policiales 24 de abril de 2021 Por El Ciudadano cañuelense
Delincuentes armados se metieron en Chacras de la Trinidad. Actuaron de igual modo que en Lomas de Petión. De madrugada, los malhechores usaron armas largas, con mira láser, y chalecos, con los que inmovilizaron a sus víctimas en el último atraco.
chacras la trinidad
En Lomas de Petión, cerca de un Destacamento, y en La Trinidad, los ladrones escaparon con diversos botines.

Dos hechos delictivos no dejan de llamar la atención. El tipo de delito y los elementos que usaron los delincuentes hace pensar que una misma banda está detrás de varios robos en barrios privados de Cañuelas y sus alrededores. Y todo ello con una diferencia de una semana en nuestro distrito.
La sospecha ocurre luego de que en la medianoche del viernes 16, en el club de campo y polo Chacras de la Trinidad, ubicado en el camino del 80 y 100, en la localidad de Alejandro Petión, cinco encapuchados, con ropas oscuras, burlaron la seguridad del predio y sorprendieron a un propietario de una casa, sus hijas adolescentes y un par de amigos.
Los amenazaron y maniataron en una típica maniobra que ocurre en las ciudades con la modalidad de entradera para apoderarse de un arma de fuego, dólares, prendas de vestir.  Mucho más no trascendió del botín, pero se supo que los maleantes estuvieron varias horas. ¿Buscaban algo más importante, o esperaban a alguien? El hecho también tuvo como víctimas a mascotas de la familia asaltada, que resultaron atontados con algún producto.
Para los investigadores es vital el registro de las cámaras de seguridad, pero parece que el predio no cuenta con ellas. Lo mismo que en Chacras de la Trinidad. Allí el viernes 9 de abril, también una banda desvalijó dos casas.
Los rastrillajes que se desplegaron una vez conocidos los hechos, no lograron dar con los sospechosos, que en ambos casos actuaron con armas largas, algunas de ellas con mira láser, chalecos antibalas y un producto para adormecer a los perros.
En el caso de Lomas de Petión, irrumpieron cinco cacos luego de reducir al vigilador apostado en el ingreso al predio. Luego las víctimas fueron un matrimonio y su niño, que descansaban, hasta que fueron sorprendidos por los pistoleros enfundados en prendas oscuras, capuchas y chalecos, los que andaban recorriendo la casa. Unos perros habían ladrado de forma insistente y despertaron a sus dueños. La familia fue atada con precintos. La banda se fue con algunos dólares, ropas y artículos de electrónica. 
Por el modus operandi los policías no pueden descartar que se trata de un mismo grupo de ladrones, que despliegan cierta violencia sobre las víctimas, portando armas y aprovechando la poca inversión en tecnología y el reducido personal de guardia en los barrios cerrados, clubes de campo y countries.  A ello se debe sumar que los Destacamentos de Alejandro Petión y Los Pozos no alcanzan a sumar entre ambos 40 efectivos, una cifra que nunca llega a tenerse por las licencias que siempre circulan, además de algunos otros afectados por la pandemia.


Leandro Barni – [email protected]