Dictan sobreseimiento penal a peones rurales

Judicial 23 de enero de 2021 Por El Ciudadano cañuelense
El Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Nº 28 de CABA resolvió que un muchacho cañuelense que había perdido el brazo en el Club de Polo Puesto Viejo mientras accionaba una máquina, con sus compañeros de trabajo que salieron de testigos del juicio laboral y civil, no mintieron en sus declaraciones, como denunciaron los empresarios del complejo.
nelson 3
Nelson Nahuel Bravo y su abogado.

El petisero Nelson Nahuel Bravo, con sus compañeros de trabajo Nazareno Ezequiel Farías, Martín Ezequiel Maciel, Brian Ezequiel Maciel y Daniel Federico Palomba debieron sobrellevar una acusación penal luego de salir en favor del petisero, de 27 años, la que finalizó esta semana con el sobreseimiento de todos ellos en la causa caratulada por ‘estafa procesal, defraudación y falso testimonio’. Finalmente se resolvió que en nada los ha afectado el buen nombre y honor el mencionado expediente acusatorio.   
El primer nombrado es un joven de nuestra ciudad, que el 30 de septiembre de 2017 perdió un brazo durante un accidente laboral en el Club de Polo Puesto Viejo y que espera una prótesis de última generación luego de ganar dos demandas, pero que por distintas maniobras se vienen eludiendo los pagos, tal como denuncia su letrado particular. Tampoco le han pagado un salario hasta que se defina el juicio de fondo.   
Los trabajadores rurales fueron querellados por Liliana Celina Forrester y Jeremy Charles Philip Baker, ambos titulares de la Estancia Puesto Viejo Polo bajo la firma Londres & Baires SRL, durante la sustanciación de un juicio laboral. 
“Bakers y su mujer, Forrester, en lugar de cumplir con las condenas judiciales, y colaborar para la recuperación física y tratamientos de rehabilitación del trabajador amputado, iniciaron una descabellada acción penal contra Nelson Bravo y el resto de los declarantes, a fin de amedrentarlo para que desistiese de la acción penal. Para ello se valió de la presión y hostigamiento sobre el resto de los compañeros de trabajo para ‘armar’ una causa por ‘estafa procesal’, que fue rechazada integralmente”, explicó Nicolás Schick a El Ciudadano. 
Luego del accidente del petisero, su abogado Schick había demandado además de Londres & Baires SRL, a unas aseguradoras de riesgo de trabajo por el accidente de trabajo y por una indemnización por despido.  Al muchacho que se quedó sin un brazo a los 24 años, le endilgaban que había cometido una estafa procesal al iniciar un reclamo indemnizatorio en sede laboral. Que para ello se valió de prueba falsa, con los testimonios de sus compañeros mencionados.    
En la fiscalía interviniente se subrayó que las presuntas mendacidades que la querella le achaca a los imputados “consisten justamente en los hechos que son materia de controversia en el citado expediente laboral, que no es otra cuestión que la determinación de la existencia o no de una relación laboral parcialmente registrada”.  
Por otro lado, el Ministerio Público expuso que “el caso no se configuran los extremos suficientes para conformar el delito de falso testimonio ni de estafa procesal”, razón por la que propuso el dictado de sobreseimiento de los imputados.  

nelson 1El entonces petisero Nelson Bravo había sido denunciado por sus empleadores, ahora un juzgado rechazó la acusación e impuso las costas del proceso a sus ex patrones, y su abogado Nicolás Schick continúa con las demandas.   

También el fiscal incorporó el veredicto de la magistrada laboral Yolanda Scheidegger, del Juzgado Nacional de Primera Instancia de Trabajo N°24, que concluyó: “(…) Que, en esas declaraciones, en lo que interesa, los testigos refieren haberse desempeñado como compañeros de trabajo del actor y fueron contestes en señalar que el actor prestaba servicios bajo las órdenes de “Londres & Baires” y “Ancien Poste”’’. Asimismo, observó que fueron testigos del accidente denunciado, “cuyos relatos se condicen con las circunstancias de tiempo, modo y espacio invocadas por el accionante. Que por ello en razón de provenir de testigos presenciales que han dado razón de lo declarado por hallarse en el lugar y haber presenciado las circunstancias expuestas, cobran aptitud probatoria para tener por acreditados”.  
Desde el momento del siniestro, Nelson vive en la indigencia, recibe ayuda de terceros para alimentarse, sostener a su familia –dos niños de un año y tres–, y por el cuadro físico tampoco puede acceder a un trabajo. “Junto con su mujer apenas logran sobrevivir, todo ello por culpa y responsabilidad de su empleador Jeremy Baker que no lo registró laboralmente y no tenía la maquinaria productiva en condiciones, de otro modo este lamentable suceso podría haberse evitado”, explicó el letrado Schick.
“A raíz de la falsa denuncia y el tremendo daño que ha sufrido Nelson, sumados –dijo el profesional del Derecho– a las maniobras delictivas para no cumplir con el pago de las condenas, accionaremos penal, tributaria y civilmente contra Baker y Forrester como así también se planteará la extensión de la condena contra los terceros que pusieron sus nombres facilitando a través de la figura del fideicomiso el desapoderamiento de los bienes de los empresarios nombrados”.


Leandro Barni – [email protected]