Cuatro años esperando que se haga justicia

Policiales 09 de enero de 2021 Por El Ciudadano cañuelense
La mamá de Jhostin recuerda el caso de la ex pileta Santa Marta. El chico se ahogó. Todavía no tiene fecha el juicio oral que tiene imputado a dos guardavidas.
jhostin

La madre de Jhostin, el niño de 5 años que murió ahogado luego de concurrir a una colonia de vacaciones en el CEF 53 (ex predio Santa Marta), renovó su pedido de justicia al cumplirse cuatro años del hecho.
Sin convocatoria, sin marcha, la mujer no deja el pedido que se realice el juicio a los involucrados en el hecho, solo dos guardavidas.
La Municipalidad con la Provincia eran los que tenían a cargo la colonia de verano en el solar de calle Del Carmen 1371, durante la jornada del 4 de enero de 2017. No imputaron a funcionarios, directivos ni inspectores de Educación.
Era el primer día que el menor asistía a la colonia, no sabía nadar y no tenía la edad requerida para ser admitido en la actividad recreativa, pública y gratuita.
La víctima fue retirada del natatorio en estado de inconsciencia. Llevado de urgencia al Hospital Marzetti y luego trasladado al Hospital El Cruce, de Florencio Varela, murió luego de tres días de agonía.
La mamá del pequeño, Sonia Condori, le dijo a este medio que “no sé la fecha del juicio. Me dijo mi abogado (del Estudio Burlando) que esto iba a tardar”.
Por otro lado, comentó que “la causa ya está en La Plata y todavía no sé cuándo serán las audiencias del juicio oral’’.
Sobre un nuevo aniversario del episodio expresó que “donde fue lo de Jhostin no se hizo más colonia porque no reúne las condiciones. Y las otras piletas no sé cómo estarán, pero es algo que no me meto”, para luego agregar: “Sigue el dolor y el miedo de que pase algo”.
Sonia continúa con su marido, que trabaja en el parque industrial, y dedicada a la crianza de su otro hijo, Thiago, de cinco años, además hace algunas ventas de ropas por internet o de forma particular.
Frente al arranque de las colonias estivales la joven madre responde que “si mi hijo me pide no lo mando. Queremos que aprenda a nadar; pero tengo miedo. Tendría que ser en un lugar privado y que me dejen estar todo el tiempo con él. Y cuando lo llevé a la pileta de una amiga estuve todo el día con él y con su papá”.
“Thiago mira la foto de Jhostin pero no sabe bien todavía lo que pasó. Me pregunta por ese ‘nene’. No asimila que estuvo con él. No lo quiero hacer todavía, no se lo explicamos aún. Era un chiquito de un año y un par de meses. Siendo bebé buscaba a su hermano. A los meses de lo ocurrido con Jhostin iba a trabajar a un lugar donde había un nene de un año más y es cuando empieza a relacionarse con este nene y a calmar su conducta. Hoy es su amiguito y no se despega”, finalizó la mamá.


Leandro Barni – [email protected]