Ley para legalización del aborto y el debate local

Política 21 de noviembre de 2020 Por El Ciudadano cañuelense
Será tratado nuevamente en el Parlamento nacional. Puntos principales del proyecto y la opinión de cañuelenses.
congreso_fachada_1200 (1)
Nuevamente llegará al Congreso Nacional el debate por el aborto.

El presidente Alberto Fernández envió el pasado martes a la Cámara de Diputados un nuevo proyecto de ley para la legalización del aborto que será tratado en sesiones extraordinarias.

Los puntos más importantes del proyecto son:

-Hasta las 14 semanas y en 10 días: garantiza el derecho a acceder a la interrupción voluntaria del embarazo con el solo requerimiento de la mujer o persona gestante hasta la semana 14, inclusive. El plazo máximo es de diez días corridos desde que se lo solicita.

-Objeción de conciencia: la ley prevé esta opción y el texto sostiene “El o la profesional de salud que deba intervenir de manera directa en la interrupción del embarazo tiene derecho a ejercer la objeción de conciencia. A los fines del ejercicio de la misma, deberá: mantener su decisión en todos los ámbitos, público y privado, en que ejerza su profesión”. Y agrega: “El personal de salud no podrá negarse a la realización de la interrupción del embarazo en caso de que la vida o salud de la persona gestante esté en peligro y requiera atención inmediata e impostergable”.

–Inclusión en el Programa Médico Obligatorio (PMO): como garantía de acceso igualitario y cumplimiento efectivo; supone que todas las obras sociales, sistemas de salud y prepagas deberán garantizar la práctica de manera gratuita y obligatoria en todo el país.

-Asesorías o consejerías: una vez realizada la solicitud de interrupción voluntaria del embarazo, el establecimiento debe poner a disposición “información sobre el procedimiento que se llevará a cabo y los cuidados posteriores necesarios”, “atención integral de su salud a lo largo de todo el proceso” y acompañamiento pero “estos servicios no son obligatorios para la paciente ni condición para la realización de la práctica”.

-Acceso a niñas y adolescentes: si la interrupción voluntaria del embarazo debe practicarse en una persona menor de 13 años, “se requerirá su consentimiento informado con la asistencia de al menos uno de sus progenitores o representante legal”.

-Despenalización: “No es delito el aborto realizado con consentimiento de la persona gestante hasta la semana CATORCE (14) inclusive del proceso gestacional”. También se modifican otros artículos del Código Civil.
El Ciudadano buscó diferentes posturas acerca del proyecto. Comúnmente éstas se identifican en ‘pañuelos celestes’ –promueven el derecho de las dos vidas y están en contra de la ley– y ‘pañuelos verdes’ –sostienen el derecho de la mujer al aborto legal, seguro y gratuito–.
El objetivo no fue sencillo por ser una temática tabú y temer la crítica social de la otredad cercana. 

Defensora de la Campaña Salvemos las dos Vidas

pañuelos celeste
Karina Selga, 38 años, es docente del nivel secundario en una institución local, adhiere al movimiento celeste y participó de movilizaciones en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires para pedir la desaprobación de proyectos anteriores. Sus principales opiniones fueron las siguientes: “No milito en ningún partido político, sí defiendo la vida desde el momento de la concepción hasta su finalización natural. Cuando debatimos estos temas con los chicos, incluso en tercer año trabajo lo que es la moral cristiana, lo ponemos en el debate y son temas muy recurrentes. Por eso invito a hablar con argumentos para hacer una mirada crítica; desde cualquiera de los dos lugares hay que tener fundamentos”.
“Me parece que en la nueva presentación hay una mayor observación en cuantos la objeción de conciencia que tiene algunas características particulares. Ojalá que todo profesional de la salud tenga memoria de lo que ha profesado al momento de hacer su carrera, que en realidad es en defensa de la vida, para sanar. Me hace mucho ruido que se presente como un problema de salud; un embarazo no deseado no es un problema de salud y que el Estado quiera presentarlo como una solución a una situación no deseada es una forma de decir que como sociedad hemos fallado al momento de la educación”.
“Dentro del Estado argentino hay muchísimos agujeros negros en cuanto a salud, educación sexual, prevención. Decir que el aborto legal sería la situación ideal de cuidado a una mujer que atraviesa un embarazo no deseado estamos dando por hecho que en todo lo anterior fallamos”.
“La Educación Sexual Integral (ESI) yo la trabajo como la educación integral de la sexualidad; la sexualidad es un don y debe ser cuidado, respetado y valorado. A veces presentan como que todo lo que tiene que ver con la sexualidad es sexo y no es así; hay muchas cosas como el respeto, el amarse a uno mismo, el reconocerse como persona. Hay que llegar a todo lo anterior antes que a las relaciones sexuales. Las escuelas tienen que estar presente en la educación integral de la sexualidad, el acompañamiento me parece fundamental y, como mamá lo digo, el acompañamiento de la familia. A mi parecer la ESI deja muy afuera lo que es la educación de la familia”.
“Hay que trabajar para que una mujer que ha sido violentada, ultrajada, en sus derechos, en su cuerpo, de manera inmediata acuda a un organismo de salud. En un embarazo fruto de una violación, y es mi manera de pensar, la mujer ya fue violentada, su cuerpo lastimado, violentado; un aborto no la va a hacer volver a atrás, no le va a sanar ninguna herida, es más, le va a sumar otra herida porque un aborto deja cicatrices físicas y psicológicas. Ese recuerdo no se lo saca nadie. ¿Yo quisiera saber si las mujeres que han abortado se olvidaron del día, la hora, o de la cara de la enfermera?”.
“El aborto no es ni legal, ni seguro, ni gratuito. No es legal porque van tener que modificar hasta la Constitución Nacional, que en sus anexos está establecido el Pacto de San José en donde dice que respetamos la vida desde su momento de la concepción, también deberán hacer modificaciones al Derecho Civil. ¿Seguro? Seguro que alguien muere, el ser que está en desarrollo que depende del cuerpo de la mujer y también es seguro que esa mujer va a quedar con una cicatriz en su psiquis. Y gratis no le va a salir a nadie, ni a vos, ni a mí, ni al Estado; detrás de todo esto hay un gran negocio de organizaciones; este proyecto de ley tiene un fuerte impulso internacional y hay un negocio millonario”.
“¿Quién garantiza que va a haber menos abortos? De por sí quisiera saber cuál es la cifra hoy día de cuántos son los abortos, si son clandestinos ¿cómo se sabe el número de abortos que hay?, ¿dónde está esa documentación? Yo quiero que me digan como contribuyente cuál es el número de abortos clandestinos, ¿cuántas muertes vamos a evitar?, ¿cuánto va a tener que invertir el Estado como consecuencia en lo social?
Cuando tenemos que ir a nuestro hospital a sacar turno con un psicólogo te dan a 40 días, en Cañuelas no podemos cubrir la salud básica, ¿contamos con un centro de salud de primera atención?, no. Yo para una buena atención tengo que pagar una prepaga e ir a Capital Federal ¿Porqué el municipio o la Provincia no me puede garantizar un centro de salud a mi alcance?”.
“No juzgo a la mujer que pasa por esta situación pero les digo que no están solas. Si no desean ser madres de ese hijo que al menos le den la posibilidad de poder ser hijo de otra familia; poder pensar desde ese lugar. Primero tratar de evitar ese embarazo y si se diera, porque no dar el mensaje y la posibilidad a esas mujeres, que no saben que hacer con esa vida que están gestando, de que se desarrolle en su seno por nueve meses y después entregárselo a una familia; y así dar paso a la vida. Las mujeres tenemos derecho de nuestro cuerpo pero la vida en gestación es un cuerpo distinto al nuestro”.

Desde la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito

puño verde
Analía Esquivel es referente de la Casa de la Mujer ‘Esther de Careaga’ de Máximo Paz y ante la consulta de este medio sostuvo: “me parece excelente el proyecto, estamos esperanzadas de que por fin sea Ley, creo que termina el año con el aborto legal, si bien ya hay casos en que el aborto es legal pero no siempre se aplica. Con respecto a que se debe esperar diez días por una objeción de conciencia me parece mal. La persona que solicita un aborto no tiene que esperar, debe ser automático; tiene que estar el Estado y las instituciones para apoyar a esa mujer”.
“El sistema de salud argentino no está preparado a nivel humano, ni como institución. No contamos con infraestructura, ni personal médico capacitado en género, no contamos con el personal médico que sinceramente sea objetor de conciencia. Tenemos un montón de negociadores de la salud que te objetan de conciencia en un hospital público pero luego te pasan la dirección para que lo hagas de manera privada siendo parte de un negocio”.
“Con respecto a quienes defienden las dos vidas, digo: que fácil es defender la vida en el vientre de otra mujer y luego pasar al lado de los niños carecientes de todo, de dignidad, de casa, de amor y los miran por arriba, de costado o les molesta y no mueven un dedo para que esas criaturas tengan una vida digna de ser vivida”.
Telma Martines es Licenciada y Profesora en Ciencias de la Comunicación y militante por los derechos de las mujeres y diversidades. Sus principales declaraciones fueron: “cuando hablamos del proyecto de interrupción voluntaria del embarazo no se trata de decir aborto si o no, como si fuera un partido de fútbol. Se trata de entenderlo como un tema de salud pública, un tema social. La presencia del Estado en cuanto a los derechos sexuales y reproductivos, a la información que las personas necesitamos para poder decidir sobre nuestro cuerpo, servicios que deben acompañarnos desde nuestra infancia para tomar las mejores decisiones; ha venido fallando en Latinoamérica y en nuestro país”.
“Cuando hablamos del proyecto, hablamos del derecho a decidir sobre nuestro propio cuerpo, nuestra sexualidad. El aborto no es el principal punto; la Campaña en pos del aborto, que tiene más de 15 años, tiene un slogan que es educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir. La campaña viene sosteniendo que el Estado debe garantizar la ESI que debería aplicarse en todas las escuelas y niveles del país pero en muchos casos no se aplica. Muchas personas que consideran que está mal el proyecto también se oponen a la ESI; tengamos en cuenta esto, educación sexual para decidir libres de los mitos o de creencias que circulan. Esto es fundamental para acompañar a niños, niñas y adolescentes”.
“Segundo paso el Estado debe garantizar que todas las personas, a partir de la adolescencia, puedan asistir a un lugar de salud pública a pedir información y acceso a métodos de anticoncepción. También acercarse a los barrios, generar vínculos”.
“Aborto legal para no morir. Viene a plantear la legalización de una práctica que se realiza en la clandestinidad y que ha llevado a más de 38 mil internaciones ligados a abortos clandestinos”.
“El proyecto enviado por el Ejecutivo tiene muchos puntos en común con el de la Campaña que plantea que estamos ante una situación de abortos clandestinos que afectan a la salud pública pero no obliga a nadie a que se practique un aborto. Se debe hacer todo este trabajo de educación y de asistencia del Estado para que las personas puedan elegir y que en una situación de un embarazo no planificado la persona gestante pueda decidir sobre su cuerpo”.
“Es importante decir que ya existe la figura del aborto legal en nuestro país, tiene que ver con situaciones de abuso de niñas que son obligadas a ser madres. Las cifras de maternidad en la niñez son alarmantes entonces debemos plantearnos que pasa con la interrupción legal del embarazo que muchos servicios de salud no garantizan. Por eso decimos que hay que ver las diferentes situaciones que se están atravesando. En Argentina, en lo que va de 2020 ya fueron madres 358 niñas de entre 10 y 14 años; hablamos de situaciones de abuso en donde muchos profesionales y sistemas públicos no garantizan el derecho a la interrupción legal de ese embarazo que por Ley debe garantizarse. Hay que revisar qué pasa en estas situaciones y terminar con la hipocresía”.
“Aparte de todo esto se presentó el proyecto de los Mil Días que tiene que ver con acompañar a la persona gestante durante su embarazo, el nacimiento y primera infancia. Es muy importante porque cuando hablamos de la interrupción del embarazo hablamos del derecho a elegir ser madre o no. A las que elijan ser madres es fundamental que el Estado también garantice su salud y de sus hijos. Muchos de los que se oponen a la interrupción del embarazo después no los veo militar por el derecho de las infancias o trabajar para que los niños y niñas más postergados puedan tener el cumplimiento de sus derechos a la salud, a la alimentación, a su desarrollo”.
“El plan de los Mil Días establece políticas concretas: una nueva asignación de cuidado integral de la salud; por cada niño menor de tres años se abona una suma de dinero que cumpla con el plan vacunatorio nacional; se extenderá el pago de la asignación por embarazo; se ampliará el pago por nacimiento y adopción; provisión gratuita y pública de insumos esenciales; vacunas; leche maternizada. Esto se envió junto al proyecto de interrupción voluntaria del embarazo”.
“El Estado debe garantizar a todas las personas desde la más temprana edad hasta la adultez la ESI para poder decidir; métodos anticoncepción para poder elegir; también educar a los varones que es algo que a veces nos olvidamos. Como tercer paso las personas que llegaron a un embarazo no planificado por cualquier razón puedan acceder a la interrupción voluntaria del mismo como una forma de proteger sus derechos establecidos en la Constitución Nacional”.


Lic. Marcelo Romero – [email protected]