Hace 75 Octubres que nos une la misma lealtad

Política 17 de octubre de 2020 Por El Ciudadano cañuelense
Sin título-1

Por Marisa Fassi,  presidenta del PJ de Cañuelas

Este año celebraremos el Día de la Lealtad peronista de una manera distinta. La pandemia no permite que realicemos actos multitudinarios ni montemos grandes escenarios. Por eso, dirigentes y militantes de todo el país nos encontraremos en una movilización virtual que quedará en la historia de nuestro partido.
Hace 75 años, el 17 de octubre de 1945, el pueblo trabajador, proveniente de distintos barrios periféricos, se hizo presente en la Plaza de Mayo para exigir la libertad del coronel Juan Domingo Perón, quien se encontraba detenido desde el 13 de octubre en la isla Martín García. En aquella jornada, los trabajadores colmaron las calles bajo un mismo grito: “Liberen a Perón”, con la firme convicción de que nadie se iría hasta no ver liberado a su líder, el hombre que, durante los dos años que había sido secretario de Trabajo y Previsión, les había dado importantes derechos sociales y laborales. Después de varias horas de lucha, a las once de la noche, fue liberado y desde el balcón de la Casa Rosada dijo frente a la multitud: “Recuerden trabajadores, únanse, sean más hermanos que nunca, porque sobre la hermandad de los que trabajan, ha de levantarse en esta hermosa Patria, la unidad de todos los argentinos”.
A partir de ese momento, se selló un contrato inquebrantable entre Perón y el pueblo y se inició una nueva etapa de lucha, de conquistas y de ampliación de derechos.
Como todos los años, el 17 de octubre es una fecha que nos invita a reflexionar sobre el valor de la lealtad que nos une a todas y todos los que levantamos las banderas de la Soberanía Política, la Independencia Económica y la Justicia Social. Esas banderas que fueron levantadas bien alto por Perón y Evita, hoy son levantadas por Alberto y Cristina, quienes tienen por delante el desafío de volvernos a poner de pie, después de que, una vez más, nos han dejado el país de rodillas. El legado de Néstor Kirchner tiene que ser nuestra guía porque fue quien sacó a millones de argentinos y argentinas de la postergación, les devolvió la dignidad y reconstruyó el tejido social y productivo del país. 
“Todos unidos somos imbatibles”, expresó Alberto y tenemos que tener presente esta premisa. Algunos lo único que intentan es dividirnos, pero nosotros no tenemos que empantanarnos en discusiones estériles. Debemos seguir convocando a todos los argentinos y a todas las argentinas que crean que el trabajo es el verdadero motor de la economía, no la especulación financiera; que crean que la educación es una inversión, no un gasto; que trabajen por una sociedad más igualitaria y que defiendan la Salud Pública, la Ciencia y la Tecnología y la Cultura. 
Este 17 de octubre, seremos más hermanos que nunca. Nos une el compromiso de seguir trabajando por una Argentina más justa.