Los puntos negros del Dardo Rocha que no vieron los dos directores

CORONAVIRUS 15 de agosto de 2020 Por El Ciudadano cañuelense
El Ministerio de Salud bonaerense confirmó una serie de malos manejos. Las inspecciones que hicieron funcionarios durante este mes, provocaron la salida de los directores Aníbal Zabala y José Luis Britto.
Dardo Rocha

Una suerte de auditorías claves realizadas desde junio en el Hospital Dardo Rocha por directivos del Ministerio de Salud por expreso pedido de autoridades sanitarias provinciales, revela las irregularidades en la gestión del nosocomio, con errores de protocolo, déficit de atención clínica y ausencia de proyecto institucional.  El resultado es de gente contagiada por COVID-19 y de un total de ocho muertos en menos de un mes.

Se detectaron a fines de junio un total de quince casos positivos por COVID-19, por lo que hubo que hacer derivaciones al Hospital Marzetti y al Kirchner. Además, se registraron casos positivos entre los trabajadores de Salud, lo que llevó a quince tener que ser aislados.

Por otra parte, el 5 de julio se hizo presente en el centro de Salud de Uribelarrea el director Provincial de Hospitales, con técnicos de la subsecretaría de Salud Mental.

Las ‘visitas’ fueron generando elementos reunidos de gravedad. Como un mal manejo del brote en la institución, “en desacuerdo con los protocolos del Ministerio de Salud para instituciones de larga estancia y desoyendo las recomendaciones efectuadas por el equipo regional de epidemiología”, subrayaron en un informe, sin firma y fechado el 11 de agosto, que trascendió a los medios.

Además, el estudio, que se desarrolló durante más de un mes y medio, mostró un “significativo déficit en la atención clínica general de los residentes, severas dificultades en la organización de los procesos de atención y cuidados en salud mental y la carencia de un proyecto de gestión institucional”.

El período de la auditoría fue breve pero suficiente para desplazar a Britto y Zabala, quien este último en declaraciones a este medio siempre se mostró conforme con las medidas adoptadas ante la pandemia y cuando empezaron a surgir los traslados y fallecimientos no reconoció la gravedad de lo que sucedía.  Hasta se mostró sorprendido cuando su nombre y el del director asociado ya lo daban afuera de la institución.

Las observaciones del ministerio se traslucieron además para que una persona radique una denuncia penal por presunto ‘incumplimiento de los deberes de funcionario público’. Se trata de una presentación que hizo el abogado Maximiliano Bianchi, el 29 de julio en la Comisaría local.

Y el día 11 de agosto, con equipos técnicos y profesionales de la Dirección Provincial de Hospitales, la Subsecretaría de Salud Mental y la Dirección Provincial de Salud Comunitaria evaluaron a casi 40 residentes, revisaron las historias clínicas y realizaron un análisis de los procesos legales y administrativos. Hasta esa jornada solo un residente presentaba síntomas compatibles con COVID-19 y fue hisopado.


Leandro Barni – [email protected]