Elevan a juicio oral la causa por homicidio de Bianca

Policiales 25 de julio de 2020 Por El Ciudadano cañuelense
El juez de Garantías Martín Rizzo hizo lugar al pedido de la fiscal Norma Pippo. La menor de 4 años asesinada el 1 de marzo en Máximo Paz Oeste.
Bianca WEB
Bianca.

La Justicia Penal cañuelense elevó a juicio oral la causa que investiga el ho­micidio de la menor Bian­ca Godoy, la pequeña que murió tras ser golpeada ferozmente en su casa ubi­cada en un barrio de Máxi­mo Paz por su madre y pa­drastro, con quienes habría mantenido presuntamente una serie de malos tratos en casi toda su vida. 

El pedido fue presentado por la fiscal Norma Pippo, quien planteó que los im­putados sean juzgados por los delitos de homicidio calificado y femicidio. Se trata de Federico Sebastián Espinoza, de 24 años, y de Viviana Roldán, de 25, am­bos pareja. La chica madre de la víctima y el hombre padrastro de la criatura. 

El 22 de junio el juez de Garantías Martín Ri­zzo hizo lugar al pedido y el magistrado no sumó agravantes, así lo reveló a este semanario un vocero judicial, que precisó que el magistrado hizo lugar a lo dictaminado por la fis­cal que investigó el caso, que entendió que de las actuaciones se reunieron evidencias como para que el hecho, ocurrido a princi­pios de marzo del año pa­sado, sea ventilado en jui­cio ante un Tribunal en lo Criminal de La Plata, se­guramente en el año 2021. 

Si la resolución del juez de Garantías interviniente se mantiene firme, la Cámara Penal designará, por sorteo, al Tribunal que tendrá a su cargo el juicio oral y público contra la pareja procesada. 

Como se indicó, el he­cho ocurrió en la localidad mencionada, en el barrio Altos Verdes, o más cono­cido como el barrio de ‘los paraguayos’, cuando en la noche del 1 de marzo, ma­dre y padrastro de Bianca la llevaron, ya sin vida a la Unidad Sanitaria de Máxi­mo Paz. Ante el personal de Salud afirmaron que la niña se había caído y ahogado en la pileta de lona familiar. 

La autopsia demostró que la víctima había falle­cido como consecuencia de un fuerte impacto en la cabeza y por una asfi­xia provocada al tragar su propio vomito. En tanto, tenía más de un centenar de lesiones compatibles con abuso sexual de larga data, hematomas, lacera­ciones, marcas de atadu­ras, quemaduras y hasta de mordeduras. 

A las horas de conocido el hecho, un grupo de ha­bitantes de ese sector de Máximo Paz, prendió fuego la casa donde vivía Bianca, indignado por el crimen de la niña, además luego derri­bó la vivienda, la saqueó y hasta se llevó un auto, que también dañó. Asimismo, hubo una marcha, pacífica, hacia la Comisaría Segun­da de esa localidad.


Leandro Barni
[email protected]