Escándalo y preocupación por un velorio “clandestino” en Lobos

Acá Nomás 01 de junio de 2020 Por El Ciudadano cañuelense
Un velatorio realizado en una casa particular puso en alerta a la población de Lobos y los vecinos de Cañuelas, San Vicente y Merlo, donde fueron familiares y amigos del fallecido. En el encuentro clandestino y posterior caravana al cementerio unas 200 personas estuvieron en contacto con una mujer que después dio positivo a COVID-19 y que hoy se encuentra internada en el hospital local.
Entrada Lobos

La mujer de 72 años, vecina del barrio República, está internada en el hospital local con una situación estable. El suyo es el segundo caso detectado en Lobos.
La mujer infectada había asistido al velatorio de su nieto, un chico de 19 años que murió el 16 de mayo al chocar su moto contra un patrullero. A la ceremonia de despedida, que se realizó en una vivienda, asistieron al menos un centenar de personas, entre ellos vecinos de otras localidades cercanas, informó el diario local La Palabra.
Algunos testimonios afirman que el día del entierro una multitud de personas sin protección ni distanciamiento rodearon el coche fúnebre e iniciaron una caravana al cementerio.
Ante esta situación, se aplicó el protocolo de aislamiento obligatorio para quienes estuvieron en contacto con la infectada. Hay mucha preocupación por las personas que estuvieron con ella en los últimos días. 
En las últimas horas transcendió que dos vecinos de Uribelarrea habían participado del evento, y al momento se encuentran aislados, sin síntomas y realizando la cuarentena en su domicilio.