El impacto del coronavirus en la salud mental por la cuarentena

Salud 07 de abril de 2020 Por El Ciudadano cañuelense
Una psicóloga analiza las preocupaciones. La cuarentena modifica las rutinas y provoca estrés.
cuarentena2
Quedarnos en casa y promover las mejores condiciones para que la cuarentena forzada no comprometa a la salud.

La modificación de las rutinas fue de manera abrupta en toda la comunidad. El coronavirus irrumpió en todos los aspectos de las personas y el tema gira en todos los medios, las redes sociales, en las colas de las compras. Y el estado anímico no escapa frente a los cambios que se experimentan. Para conocer qué pasa en relación a los padecimientos mentales, consultamos a la psicóloga Catalina Vissio.
“El aislamiento se fue incrementando, se veía llegar, pero cuesta asumirlo más allá de la información que se maneja en todo el mundo”, explicó la profesional que tiene su consultorio en el centro de nuestra ciudad y en la Capital Federal.
“Es una restricción, un aislamiento, una reclusión obligatoria a las actividades sociales que teníamos”, subrayó.
El aislamiento, la convivencia 24x24, con la familia y la incertidumbre económica de buena parte de la población que no está preparada para solventar la cuarentena despierta angustias y situaciones.  En ese marco, el aprovechamiento de herramientas y estrategias. 
“A cada uno nos tocó y nos sorprendió el aislamiento. En algunos casos con personas que uno no eligió y se quedó medio varado, con personas no afines. Es una situación atípica. Y también puede suceder que uno estaba aflorando algunos sentimientos que trabaja de manera positiva, retrocedan y se ponen a flor de piel”.  
Además por convivencia agregó: “Hallar espacios, momentos para estar a solas. Vivir juntos –de a dos o en familia– no significa estar pegados todo el día. Es importante no exponer de manera constante ante el otro o el grupo, porque se lo transmite y puede ser agobiante. Organizar tiempos, momentos, horarios”.
El estrés es la capacidad de afrontar con éxito aquellas situaciones extremas. Aunque es una respuesta normal, cuando se vuelve crónico –por circunstancias excepcionales como una pandemia– causa problemas y el cuerpo se resiente. La cabeza también. “En el medio hay mucha información que puede llegar a marearnos. Hay que intentar manejar las situaciones, recurrir a la creatividad para evitar las perturbaciones en nuestros estados de ánimo. La música, lectura, recetas de cocina, actividad física, juegos de mesa, los chistes, todo para despejar la mente”, explicó la profesional.
Otro aspecto clave de estas semanas es el exceso de información. “Seleccionar el medio para informarnos, hay gente reconocida en nuestro país. No guiarse de información falsa que circula en las redes y de fuentes de dudosas procedencia, que también a muchos los cautiva y deja expuestos”.