Marisa Fassi al frente de lo inesperado

Política 07 de abril de 2020 Por El Ciudadano cañuelense
Hoy se están cumpliendo 15 días desde que el Gobierno nacional estableció el ‘‘aislamiento social, preventivo y obligatorio’’ para achatar la curva de contagios desatada por la pandemia mundial, que ya supera los mil contagios en la Argentina. Nada fue igual desde entonces en la vida de todos. Marisa Fassi nos concedió esta charla, donde transmite tranquilidad y optimismo. Su teléfono no deja de recibir mensajes y llamados, a lo que se encarga de responder uno a uno. Está en contacto permanente con el presidente Alberto Fernández y el gobernador Axel Kicillof. Destaca la buena predisposición de la oposición cañuelense. Cómo vive el momento actual desde todos sus aspectos, los planes de acción y cuáles son las herramientas con las que cuenta Cañuelas para sobrellevar la situación sanitaria y económica, que para algunos analistas, es “la mayor crisis desde la Segunda Guerra Mundial”.
Ver galería MARISA VIDEOLLAMADA
1 / 8 - La intendenta participando, mediante videoconferencia, con el presidente y el gobernador.

–Rodo Herrera: Se cumplen 15 días del ‘‘aislamiento social, preventivo y obligatorio’’. ¿Qué se hecho desde el municipio para concientizar a los vecinos?
–Marisa Fassi: Estamos trabajando muy fuertemente desde el primer día en que se dictó esta medida. Hay que entender que es una situación inédita en la historia; jamás el municipio había tenido que implementar en tan poco tiempo una acción de estas características, que incluye al personal de Tránsito, Guardia Urbana, policía, etc., para realizar controles simultáneos y permanentes en todos los accesos. Cañuelas además tiene características de conectividad que ningún municipio de la región tiene, el partido está atravesado por rutas nacionales, provinciales, autopista, y múltiples accesos, y es virtualmente imposible controlar todos de manera simultánea. Por eso decidimos clausurar algunos ingresos para poder establecer un control más efectivo. Estamos conformes con los resultados, creo que con el correr de los días también se incrementó la colaboración de los vecinos.
Además destinamos todos los recursos de publicidad para dar a conocer las medidas de aislamiento, estamos haciendo una fuerte campaña de vía pública y publicidad rodante, y por ejemplo la semana pasada los bomberos me ofrecieron en una reunión sumar sus móviles para difundir el mensaje. Esta semana pintamos en la zona de bancos indicadores de distancia para que la gente respete los dos metros de separación; permanentemente estamos sumando ideas para colaborar en este sentido.
La medida de aislamiento es difícil para todos, pero tenemos que entender que hoy por hoy es lo más efectivo para evitar que el virus se propague; por eso hoy lo más importante es quedarnos en casa.

–RH: ¿Esto es un día a día o existe un plan de acción para que el coronavirus impacte lo menos posible en el municipio?
–MF: En Cañuelas hoy se pueden ver los frutos de un trabajo que hemos venido haciendo a lo largo de muchos años, fundamentalmente en relación al Hospital Regional Cuenca ‘‘Néstor Kirchner’’. En estas dos semanas me tocó estar en varias reuniones, presenciales o por videoconferencia, con funcionarios nacionales, provinciales y otros intendentes, y te aseguro que para todos hoy la mayor urgencia es conseguir equipamiento médico para cuando llegue el pico de atención, que algunos dicen va a ser a fines de abril. Algunos municipios están haciendo enormes esfuerzos para poder montar tres, cinco, diez camas de terapia con respiradores, y no saben si van a alcanzar. Nosotros contamos con un Hospital Regional, de 24 mil metros cuadrados, que va a estar preparado con 60 camas de aislamiento y 33 camas de terapia con respirador, preparado desde el punto de vista profesional y médico para esta contingencia. Incluso, para que te des una idea, tiene lista una sala de partos aislada por si llegara a ocurrir que una paciente infectada tiene que dar a luz. La gente de Cañuelas tiene que saber esto, que no es casualidad sino consecuencia de una batalla que estamos dando desde hace años por la salud de todos y todas.
A esto además hay que agregar la colaboración de las entidades intermedias, como los Oblatos, SMATA, la Sociedad Rural y la Asociación por un Nuevo Mundo, que han ofrecido sus instalaciones para montar hoteles de cuarentena. Esas camas son para pacientes que necesitan aislamiento, que podrían hacerlo en sus casas pero quizás no tienen infraestructura o no tienen quién los cuide; o incluso en una segunda etapa pacientes que estuvieron internados, tienen el alta y necesitan un período de aislamiento. De ser necesario, podríamos contar con hasta 900 camas en estos hoteles de cuarentena.
Todo el tiempo con el gabinete estamos planificando acciones, pero como me preguntabas, también hay una contingencia del día a día y políticas que vamos diseñando a medida que vemos cómo se desarrollan los acontecimientos. Nos pasó por ejemplo con el tema de los parqueros; las medidas nacionales no tenían en cuenta esto, pero nosotros tenemos otra realidad que es el tema del dengue, y que en muchísimas casas hay pasto que no podemos dejar que crezca; no es un tema estético sino de salud pública. Algunas personas pueden hacer ese trabajo en sus casas, pero otros no tienen herramientas o por ahí son abuelos que acostumbran contratar a alguien, entonces eso se charló en el Comité de Seguimiento y decidimos autorizar la actividad en Cañuelas. Lo mismo con otras actividades, como los remises, las inmobiliarias, hay medidas que se evalúan día a día y decisiones que se están tomando con la agilidad que demanda el momento.

–RH: ¿Cómo están articulando las acciones con el Gobierno nacional y provincial?
–MF: Estamos en contacto permanente, te diría ni siquiera a diario, sino minuto a minuto. Este martes, por ejemplo, hicimos una teleconferencia con el presidente, el gobernador y varios intendentes. Alberto (Fernández) y Axel (Kicillof) tienen enormes responsabilidades en atender esta crisis, pero al mismo tiempo están atentos y saben escuchar a los intendentes.

–RH: ¿Cómo se gestiona en cuarentena?
–MF: Con muchísima más intensidad. No hay horarios, estamos trabajando todo el tiempo atendiendo todos los frentes al mismo tiempo. Hoy el desafío más grande, una vez que está funcionando el dispositivo de aislamiento, es la contención social de un sector muy grande de la comunidad, que está afectado económicamente. Para que te des una idea, el municipio asiste regularmente unas tres mil familias, y hoy ese número se ha cuadruplicado. Hay muchos funcionarios y municipales en la calle, todo el tiempo, ordenando esa distribución, que además tenemos que hacer casa por casa para evitar congestión de personas. Se sumaron también las organizaciones sociales, los merenderos, todos dando una mano. Pero el municipio ha hecho un esfuerzo enorme, lo está haciendo con la compra de mercadería e insumos de limpieza. La cuarentena entiendo que es difícil para todo el mundo, pero también todos tenemos que entender que quizás algunos tienen la suerte de pasarla en su casa, viendo series, sin preocuparse por si van a tener para comer, pero hay muchos que la viven con una angustia mayor, porque en esta situación no tienen su fuente de ingresos. Por eso hay que tener una mirada solidaria, pensar en el otro, no juzgar. Desde el municipio abrimos una cuenta para recibir donaciones que en parte se destinarán a insumos médicos pero también sobre todo para atender esta emergencia social, que en realidad no es una emergencia como era a principios de año, con un país lleno de dificultades económicas, si no más bien un estado de excepción. También vamos a articular un plan de voluntarios, por suerte muchísima gente ya se sumó para colaborar con los abuelos que pueden necesitar una mano, un mandado, o por ahí una charla telefónica porque se sienten solos. Pero más allá de lo que podamos hacer desde el Estado, yo le pido a todos que sean solidarios y que estén atentos a sus vecinos más cercanos, si necesitan algo o si no la están pasando bien. Estoy convencida que este es un esfuerzo de todos y que juntos vamos a poder superar esta situación.

–RH: ¿Estás de acuerdo con que a partir del lunes 13 de abril comience a retomarse la actividad de manera parcial?
–MF: La verdad es que sería irresponsable que yo opine sobre eso. Hay un grupo de expertos que asesora a nuestro presidente y que está haciendo un seguimiento de la evolución del virus y cómo están funcionando las medidas de aislamiento. Desde lo personal, como todos, espero que podamos cuanto antes retomar nuestras actividades pero de forma segura. Como dijo Alberto (Fernández), ‘‘la economía se puede recuperar pero las vidas no’’.

–RH: ¿Qué significa la llegada de las Fuerzas Armadas al distrito?
–MF: Vinieron con un objetivo logístico, para poder distribuir rápidamente la mercadería que el municipio compró. Fueron y son de gran ayuda, y sabemos que podemos contar con ellos si los necesitamos.

–RH: ¿Qué es lo que más te preocupa de lo que deje esta pandemia?
–MF: Como a todos, me preocupan muchas cosas, pero lo más importante, la prioridad, es que funcionen las medidas que estamos tomando, que el sistema de Salud no colapse y se pierdan la menor cantidad de vidas. Después, por supuesto, la economía y sobre todo los sectores más vulnerables. Pero si me permitís, yo quiero pensar que esta pandemia nos tiene que dejar algo positivo, no a nivel local ni como país, sino como humanidad. Cuando uno mira el marco de la tragedia a nivel mundial te das cuenta que aquellos sistemas que siempre nos dijeron que eran los mejores preparados, en realidad terminan siendo los más desiguales, y que los que intentaron sostener la economía por sobre la salud ahora tienen un problema enorme. Hoy el mundo está mirando a Argentina, y no es casualidad que seamos unos de los diez países elegidos por la Organización Mundial de la Salud para probar terapias contra el coronavirus. Yo quiero creer que el mundo entero va a aprender la lección y vamos hacia un sistema más solidario.

–RH: ¿Qué sentís que es lo que más le está preocupando a los vecinos?
–MF: Todo lo que hemos venido hablando. Son muchas cosas, creo que todos estamos preocupados pero no tenemos que tener miedo, sino cuidarnos y actuar con precaución. Como ya dije, pienso que la mejor medida es respetar el aislamiento todo lo posible. Y en los casos en que es necesario salir por fuerza mayor para abastecerse, ir al cajero, al banco, etc., que lo hagan con el mayor de los cuidados. Desde el municipio extremamos todas las medidas, estamos desde hace dos semanas desinfectando los espacios públicos, los cajeros, el transporte público, las localidades. A esta tarea se sumaron también los Bomberos Voluntarios, haciendo trabajos de desinfección nocturnos en bancos, farmacias, supermercados y las zonas con mayor concurrencia. Hacemos absolutamente todo lo que está a nuestro alcance, pero esto depende de una responsabilidad colectiva. También me parece importante en este punto una reflexión sobre el no generar angustia, no compartir audios ni fake news (noticias falsas en redes), hay gente y sobre todo abuelos a quienes quizás les hace más daño. Estamos articulando un servicio de asistencia psicológica telefónica, pero también es algo en lo que creo que todos debemos ser no sólo responsables sino también solidarios.

–RH: ¿Cómo ves el accionar de la oposición de Cañuelas en esta crisis?
–MF: Creo que es positivo. Hemos desde el primer día convocado a la oposición Legislativa a sumarse al Comité de Seguimiento, y lo ha hecho con responsabilidad, realizando aportes, sumando, planteando disidencias en algún tema pero sin tratar de sacar provecho político. También hubo varios dirigentes opositores que me han llamado poniéndose a disposición o sumándose al programa de voluntariado. Me parece que es la forma, entender que en este momento debemos tirar todos para el mismo lado.

–RH: Algún intendente ya avisó que si sigue bajando el nivel de actividad va a tener problemas para pagar los sueldos, ¿qué pasa en Cañuelas?, ¿cómo está la situación económica?
–MF: Si te dijera que esta situación no nos afecta, te estaría mintiendo, porque toda la economía se ve afectada. Desde Cañuelas vamos a hacer el mayor esfuerzo para que esto no pase, y llegado el caso esperamos contar con el apoyo de la Nación y la Provincia. Desde el municipio, a partir de mensajes que recibí de particulares y empresas interesados en colaborar, decidimos crear una cuenta para recibir donaciones que vamos a usar para gastos de insumos médicos y asistencia alimentaria. En lo personal, yo desde que asumí decidí donar una parte de mi salario a centros de jubilados, y en esta coyuntura ese dinero se va a depositar en la cuenta solidaria para el coronavirus.

Por Rodo Herrera
[email protected]