Habló la mujer atropellada que un remisero atropelló en Los Nogales

“Si no hubiesen estado las cámaras, no sé qué habría pasado conmigo”, le dijo Brenda Renzulli a El Ciudadano. La vecina vivió un infierno. “La justicia debe abarcar varios temas en cuanto a la violencia de género”, agregó. Miguel Monteiro está detenido.

Policiales 23/11/2022 Jonatan Pedernera
WhatsApp Image 2022-11-17 at 09.34.21
Renzulli fue asistida por la Comisaría de la Mujer. En la rueda de reconocimiento, le faltó el aire.

Las marcas físicas son las más notables. Pero de a poco van cicatrizando, como los malos recuerdos. Y para Brenda Renzulli, lo que ocurrió el 9 de noviembre en el barrio Los Nogales es eso, un hecho que quedará encajonado para que no se repita nunca más. Y bien se dice, el accidente, repudiable desde todos los lugares, se mostró en los medios nacionales y toda la sociedad se solidarizó con la cañuelense de 36 años.

Gracias al aporte de las cámaras y la ayuda de los vecinos, se logró la detención del chofer a las pocas horas. No fue nada fácil, la mujer tomó valor y luego de la rueda de reconocimiento, que fue positiva, el acusado Miguel Monteiro quedó a disposición de la Policía y se cambió la carátula, de “lesiones” a “tentativa de homicidio”.

Después de todo ese proceso, la víctima pudo rehacer su vida cotidiana. Aunque bien sabe, nada será igual después de ese día: “Tengo miedo. No voy a decirle más nada a nadie, excepto que estén en riesgo mis hijos, porque hoy por hoy no sabés con quién te podés encontrar en la calle”, le dice en medio de la charla a El Ciudadano.

Public Lobos Bus color (1)

-¿Cómo siguió el día a día cotidiano?

-Y... se hizo difícil, pero pude superarlo. El día que fui a la rueda de reconocimiento, me empezó a faltar el aire, pero pude salir a la calle y terminé sin problemas. Pedí expresamente no cruzarme con él y cuando me enteré que le sacaron el registro y quedó detenido me quedé tranquila. Además, quiero aclarar que desde un primer momento, siempre tuve contención por parte de la Comisaría de la Mujer y los psicólogos.

-Lo que te ocurrió llegó a todo el país.

-Sí, todo el momento me están consultando, desde todos los rincones. Me llamaron de todos los medios nacionales y por todo lo que se vio por las cámaras, el incidente se viralizó.

-¿En qué quedó la causa?

-Gracias a Dios, se cambió la carátula a “tentativa de homicidio” y pude obtener el botón antipánico. También se le aplicó la restricción perimetral, por las dudas.  La verdad es que estoy conforme, necesitaba que quede preso. Un tipo así, en libertad, caminando como si nada y en las rutas y calles, representa un peligro para toda la sociedad.

-¿Habías tenido antecedentes con él?

-Sí, en tres oportunidades salí a la calle a decirle que bajara la velocidad, que hay chicos en mi casa. Una vez bajó la ventanilla y me puteó de arriba abajo. Siempre pasaba por ahí porque llevaba a los obreros que trabajan al lado.

-¿Qué pasaba por tu cabeza en el momento de la situación límite, mientras estabas siendo arrastrada?

-Mientras era arrollada estuve con la mente en blanco, como cuando recibí el cachetazo. No pude reaccionar y no pude pensar, quedé tildada. Es más, estuve un día para tomar dimensión de lo que había ocurrido, de que me podría haber matado. No sé por qué reaccionó así, sólo quería que me escuche, mis hijos juegan siempre en la vereda y no quería que ocurra una desgracia.

BANNER WEB 130x558 PX_FH 1 - 130x584 px

-¿Cómo vivieron ellos el accidente y todo el proceso?

-Imaginate, mis cuatro chicos me dicen que se van a quedar despiertos o se levantan temprano para cuidarme. Mi hijo varón, Benjamín, cada vez que pasa un auto por la puerta sale corriendo pensando que es el remisero.

-¿Qué pensás sobre los casos de violencia de género?

-Creo que hay mucho que aprender. La justicia debe abarcar muchos puntos. Por ejemplo, él me tumbó de un cachetazo y nadie me pregunta sobre ese hecho, todos se quedan en la imagen mía arriba del capó. Si no hubiesen estado las cámaras, no sé qué habría pasado conmigo, iba a ser mi palabra contra la suya.

-¿Qué te dijo tu entorno sobre lo ocurrido?

-Y... no entienden esa reacción, no pueden comprender el hecho de que una persona haga zigzag con el auto cuando alguien está sobre el capó. Y bueno, lo que repudian es que después de todo lo que pasó tuvo el agravante de pegarme. Todos piensan que tiene problemas psicológicos.

-¿Tenés miedo de volver a pasar por una situación similar en la vía pública?

-Sinceramente, sí. Los sistemas deben controlar los registros y ser más estrictos en todo sentido.

-¿Por qué tenés cámaras en toda la casa?

-Por seguridad. Como todo vecino, hay que estar alarmados por cualquier hecho de inseguridad. Además, hay varias cámaras porque algunos días me voy a mi casa de Junín y monitoreo todo. Jamás pensé que las camaritas iban a servir para mostrar ese hecho tan aberrante.

-¿Superaste los golpes?

-Todavía me duele el pecho y tengo un par de hematomas en la rodilla, pero puedo andar. Y todavía siguen los raspones, pero son marcas. Los primeros días no me podía ni mover.

-¿Recibiste amenazas de la familia del chofer?

-Por redes sociales me dijeron de todo, les dije que  voy a seguir por la vía legal y bajaron el tono.

Te puede interesar
Lo más visto