Cañuelense con mirada y proyección nacional

Política 25 de marzo de 2020 Por El Ciudadano
El ex intendente de Cañuelas, Gustavo Arrieta, nos hace un primer balance de su gestión a cargo de Vialidad Nacional, una de las áreas donde el Gobierno nacional ha tomado como referencia para impulsar la obra pública. Cuáles son las obras que hay pautadas para el municipio y la región. Cómo está viendo la gestión de Marisa (Fassi) y el rol de la oposición cañuelense.
PHOTO-2020-03-20-11-16-23 web
El ex intendente de Cañuelas recibió a El Ciudadano en su despacho de Vialaidad Nacional.

La actualidad de vialidad

–Rodo Herrera: ¿Cómo recibiste la Dirección Nacional de Vialidad?
–Gustavo Arrieta: Es muy posible que en un análisis serio podamos decir, con poco margen de error, que quizás hemos recibido a la Dirección Nacional de Vialidad en el peor momento de su historia de alrededor de 70 años. De las más de 600 obras que posee Vialidad, tomando como punto de referencia la última década, el 75% se encontraba paralizada, neutralizada o no generaban certificado de obra en los últimos seis meses anteriores a diciembre. En algunos casos, por el solo hecho de haber sido obras iniciadas hasta el año 2015, la parálisis llevaba años. A su vez, de las 146 obras que habían movido algún tipo de certificado en el último año, más del 80% registraban atrasos sustanciales en los pagos, la deuda de Vialidad ascendía a una suma cercana en todo concepto a los 20 mil millones de pesos; esto sin contar re-determinaciones de obra, ni expropiaciones. Además, una mega estructura gerencial, conformada por 80 gerentes que cobraban sueldos muy importantes que condicionaban la sustentabilidad económica del organismo; sin justificación alguna, puesto que los indicadores del Plan Federal Vial como así también de Participación Público-Privada (PPP), denunciaban en los hechos, a una gestión que estaba hundiendo al organismo referencial de las rutas argentinas.

–RH: ¿En que han podido avanzar en esta primera instancia?
–GA: En primera instancia, se desactivaron y se dejaron cesantes una cantidad de puestos gerenciales que conformaban una superestructura que no tenía antecedentes a lo largo de casi siete décadas de historia. En segundo lugar y, desgraciadamente, hemos tenido que hacer frente con fondos del Tesoro Nacional y del Ministerio de Obras Públicas a deudas devengadas en la gestión anterior. Ya el 50% de esos 20 mil millones se encuentran cancelados o en etapa de regularización. Como tercer paso, se avanzó en un marco de acuerdo con las provincias y los municipios tratando de definir en un período de 45 días cuáles son las obras estratégicas, necesarias e impostergables a las cuales el gobierno de Alberto Fernández a través del ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, y Vialidad debe hacer frente en los próximos años. Vamos a continuar con las obras que el gobierno anterior frenó apenas asumió, también vamos a seguir con las obras que empezaron ellos y dejaron abandonadas. Nunca debemos olvidar que las obras no son de ninguna gestión en particular, sino que son de nuestros vecinos y ciudadanos de Argentina.

–RH: ¿Qué resolución han tomado con las PPP (Participación Público-Privada)?
–GA: Las PPP representan el fracaso más notable de gestión del espacio político representado por el macrismo. Solamente se ha ejecutado entre un 3% y un 7% de las 144 obras que se encuentran dentro del esquema de los corredores viales sujetos al sistema de PPP. Este modelo fue lanzado en el 2017 y la brutal recesión, sumada a primitivas y espasmódicas devaluaciones con el desvalor agregado de las tasas de interés más altas del mundo, sentenció el fracaso del régimen de PPP; que más allá del slogan vacío de impulsar la obra pública representaba para los bancos extranjeros (que debían otorgar las garantías) un extraordinario negocio financiero que inclusive llegó a poner a algunas empresas al borde de quiebra. Hoy nos encontramos rediscutiendo nuevas condiciones, aquellas que nos imponen las nuevas realidades, para intentar encontrar un camino sustentable que posibilite la realización de las obras comprometidas bajo el régimen de PPP. Creemos que vamos a encontrar un camino de consenso para poder reactivar las obras, considerando y teniendo en cuenta un nuevo esquema de tarifas, puesto que ciudadanos que ganan en pesos no pueden –ni deben– pagar tarifas en dólares.
Esperamos tener novedades como dijimos, en los próximos 60 días.

–RH: ¿Cuáles son las obras que tienen pautado comenzar o terminar este año?
–GA: En este punto son fundamentales los acuerdos estratégicos con gobernadores e intendentes para reactivar obras paralizadas. Más allá de la particularidad de cada una de ellas, buscamos reactivar este año (una vez normalizada la emergencia sanitaria): la Autopista Pte. Perón (o tercer anillo de circunvalación) sobre todo los tramos 1 y 2 ; la Ruta Nacional Nº 7 en los tramos San Andrés de Giles-Carmen de Areco y Chacabuco-Junín; la Ruta Nacional Nº8 en sus tramos, San Antonio de Areco-variante Arrecifes, Pontezuela-Pergamino; la Ruta Nacional Nº3 en el trayecto Bahía Blanca-Tornquist; la vinculación y terminación de la obra del puente de la Noria y Camino Negro; la Ruta Nacional Nº11 en Formosa y en el tramo Chaco; el inicio del primer tramo de la Ruta Nacional Nº51 en Salta; la reactivación de la Ruta Nacional Nº40 y la Ruta Nacional Nº150 en San Juan; continuar o re-licitar la Ruta Nacional Nº3 en Santa Cruz; hacer el mantenimiento de las rutas Nº3,Nº 40, Nº281, Nº268 en Santa Cruz; la pavimentación de la Ruta Nacional Nº40 en Santa Cruz; la Ruta Nacional Nº34 en Rosario-Rafaela y Rafaela-Sunchales; la Ruta Nacional Nº9 en Tucumán; la Ruta Nacional Nº19 en el tramo San Francisco a Córdoba; la Ruta Nacional Nº35 en Santa Rosa La Pampa; la pavimentación de la Ruta Nacional Nº23 en Río Negro; la Ruta Nacional Nº16 en Santiago del Estero; la Ruta Nacional Nº12 en Misiones. Todas estas obras vitales han impulsado la necesidad de articular con los contratistas las certezas que permitan reiniciarlas. 
Por otro lado, aspiramos también y si pudiéramos resolver el tema de las PPP, estar iniciando obras importantes que hoy se encuentran bajo ese régimen.

–RH: ¿Cómo se van a articular cada una de las obras con las provincias y/o municipios?
–GA: Durante los meses de diciembre y enero pasados, llevamos adelante reuniones importantes con gobernadores e intendentes para poder determinar aquellas obras que, por sus características de conectividad, mejora impostergable del entramado vial o necesidad productiva debían ser las primeras en reiniciarse. De tal manera que hemos construido un intercambio constante con provincias y municipios que nos permitirá avanzar.

Los caminos del municipio y la región

–RH: ¿Qué va a pasar con la terminación de la autopista Ezeiza-Cañuelas?
–GA: Es una obra vital e impostergable. Estamos en la mesa de discusión, planificación y consenso con el régimen de PPP y una vez destrabado este tema que tiene implicancias jurídicas, será una de las primeras obras en reiniciarse. Hoy, es solo un símbolo de la frustración que implica que una obra iniciada en el último semestre del año 2015 no haya podido ser concluida en 4 años de la gestión de Juntos por el Cambio.

–RH: ¿Está prevista la terminación de la autopista del Buen Ayre?, ¿en qué estado se encuentra?
–GA: Sí, es una obra estratégica sobre todo en sus primeros dos tramos, puesto que forma parte del tercer anillo de circunvalación anterior a la Ruta 6 y debemos reiniciarla en primera instancia poniendo al día la deuda que dejó el gobierno anterior y conversando con los contratistas para su reinicio. En ese punto estamos hoy.
–RH: La ruta provincial 6 es un anillo de 180 kilómetros que une el puerto de Campana con La Plata, pasando por Cañuelas, lugar de mucho desarrollo industrial y próximamente agroganadero. Hoy está muy desmejorada, principalmente en el trayecto Pilar-San Vicente. ¿Qué gestiones se están haciendo con la Provincia para poder darle una solución de mantenimiento definitiva?
–GA: Esa ruta que es “nuestra ruta”, representa una enorme preocupación para el gobernador y para el gobierno nacional. Hoy, está bajo el régimen de AUBASA, ya nos hemos reunido con su presidente Javier Osuna para encontrar los caminos conjuntos que nos permitan avanzar con la Provincia en un esquema de mejora y conservación. La semana que viene teníamos, en principio, pensado llevar adelante una reunión para abordar este tema. Veremos ahora cuáles serán las limitaciones que se establece como consecuencia de las medidas frente al COVID-19. No obstante, no estamos en la gestión para mirar para atrás y sacarnos la responsabilidad de lo que tenemos que hacer de acá en adelante. Hay un fuerte esquema de articulación entre la Provincia y el Gobierno nacional. 

La gestión local

–RH: ¿Cómo has visto los primeros 3 meses de gestión de Marisa en Cañuelas?
–GA: La llegada de Marisa al gobierno municipal, sin lugar a dudas marcará una etapa superadora de todo lo que pudimos hacer en estos años. Por primera vez Cañuelas ha elegido una mujer que viene a gobernar con identidad, pasado, historia, dolores y decisiones de mujer. Cuando miro la región en estos tres primeros meses de gobierno, podría decirte que impulsó y aceleró los trámites para la apertura del segundo parque industrial –que genere trabajo presente y futuro para los cañuelenses; que se encargó de ayudar a resolver el entramado crediticio que le permitió al proyecto de Mercado Agroganadero retomar las obras; que abrió la carrera de Licenciatura en Educación y aseguró la llegada de la carrera de Medicina consolidando a Cañuelas como ciudad universitaria; generó la inauguración de la sede de la Defensoría del Pueblo en Cañuelas y con fuerza y carácter de mujer hizo todas las llamadas, los pedidos y las gestiones para abrir, casi como un hecho de estricta justicia, el Hospital Regional para los cañuelenses–. Mirá, se atendieron más cañuelenses en los últimos dos meses que en los dos años anteriores en el Hospital Regional. La gestión de Marisa demuestra que humildemente, pero con mucha fortaleza, puede resolver la terrible injusticia e inequidad que significó un hospital administrado por Cambiemos, en el cual más allá del trabajo de los profesionales fue utilizado como botín de la política. A esto agreguémosle que en los próximos días estará llegando equipamiento fundamental para enfrentar la crisis sanitaria que produce el COVID-19. Por otro lado, ha consolidado a Cañuelas como referencia de las políticas de género no sólo en la región sino en toda la provincia. Es un gobierno que trabaja todo el día, todos los días.

–RH: ¿Qué opinión te merece su gabinete?
–GA: Hay funcionarios de amplia experiencia y hay funcionarios nuevos. Creo que es un gabinete que, en términos generales, superó con creces las expectativas. El gran desafío de este equipo es entender, que quien tiene la responsabilidad de gobernar, tiene un ritmo muy fuerte, tanto en gestión como en esa enorme fortaleza que representa la relación de Marisa con los vecinos. Por otro lado, es un gabinete de una enorme pluralidad que le ha tocado pasar por desafíos intensos. Sin entrar en nombres particulares, porque la pregunta no apunta a eso, creo que es un excelente gabinete.

–RH: ¿Los vecinos son conscientes del crecimiento que se viene desde este año para el distrito?
–GA: En términos generales y más allá de las particularidades del proceso político, nuestros gobiernos han tenido algunas características. Mirada y planificación estratégica, por ejemplo, no es casualidad que el Parque Industrial 1, el Hospital Regional, la futura planta de Biogas, el Mercado Agroganadero o las universidades funcionen en los lugares donde están funcionando. Los ejes históricos de nuestro proyecto político que ahora consolida Marisa, son: trabajo que genere mercado interno, que sostenga el entramado comercial; crecimiento que sea capaz de apuntalar el desarrollo y una muy fuerte apuesta a la educación en todos sus niveles, construyendo a Cañuelas como ciudad universitaria. Con respecto a la consciencia de los vecinos, creo que sí, que una mayoría importante es consciente de esta circunstancia, por eso nuestros vecinos que eligen cada dos años nos han acompañado tanto.

La oposición cañuelense

–RH: ¿Cómo estás viendo a la oposición cañuelense?
–GA: Sinceramente hago votos todos los días para que la oposición se forme, estudie, se capacite, trabaje para alcanzar estándares que garanticen la necesaria alternancia democrática. A veces, cuando leo a algún referente de la oposición que representa al espacio político que no pudo abrir un hospital en cuatro años, que dejó al sistema educativo de Cañuelas en una crisis terminal, que utilizó a la ANSES como una mesa de dinero, que apoyó el aumento de tarifas más salvajes del cual tenga memoria la República Argentina y los escucho decir que desconocen las políticas que lleva adelante el gobierno de Marisa o Cañuelas necesita planificación sin entender el proceso de crecimiento y desarrollo que ha tenido Cañuelas; siento sinceramente que es necesario un esquema de responsabilidad y de humildad que hoy por hoy parecen desconocer. 
Yo me pregunto, si ellos creen que el Hospital Regional, que las universidades, que la radicación de empresas o la construcción del Mercado Agroganadero cayeron de un plato volador o son fruto de un “Viento de Cola”. También me pregunto: ¿por qué no aprovecharon su momento político para abrir el Hospital Regional y sostener nuestras escuelas? Pero bueno, esto forma parte del debate político; todos somos algunos méritos y un montón de errores. Lo que no podemos hacer es no trabajar, estudiar, no capacitarnos, no entender hacia dónde va el crecimiento, todos debemos hacer un esfuerzo para seguir construyendo un distrito que es referencia en la región. 

–RH: Mientras la intendenta se encontraba realizando una mesa de trabajo, en la que estaba participando el jefe de bloque de Juntos por el Cambio, los ediles convocaron a una conferencia de prensa en simultáneo. ¿Creés que hubo intención de sacarle provecho político a una situación?
–GA: Creo que ese tipo de actitudes, es parte de lo que estábamos hablando anteriormente; no solamente por el tema de la pequeña ventaja política, sino porque mientras Marisa hacía gestiones para abrir un ala del hospital que ellos tuvieron cerrado durante 4 años, los concejales avanzaban con una serie de proyectos que por sus características podríamos definir como fuera de tiempo y espacio. Sin un conocimiento mínimo de lo que estaba sucediendo a nivel mundial, ellos preguntaban cómo se iba a adaptar el Hospital Marzetti para recibir a los posibles infectados con coronavirus cuando ningún hospital municipal en el mundo entero está atendiendo esta pandemia. En ese mismo momento, Marisa acordaba con los Ministerios de Salud de la Nación y Provincia la dotación de 80 camas y un número importante de respiradores para el Hospital Regional. Creo que ese hecho puntual más la pequeña chicana, vieja, remanida, reiterada… de hacer una rueda de prensa en el mismo momento que se convocaba un Consejo con participación de todos los sectores, define cuáles son las diferencias en la mirada y en la política entre Marisa, su equipo y algunos actores de la oposición.

PHOTO-2020-03-20-12-24-26
Arrieta junto al ministro de Obras Públicas Gabriel Katopodis.

La crisis por el coronavirus

–RH: ¿Estás viendo a la sociedad argentina que tome conciencia de lo que está ocurriendo con el COVID-19?
–GA: La toma de conciencia siempre es gradual, es un ejercicio que debe tener en aquellos que la gente eligió para gobernar, mucha claridad y creo que, en ese sentido, las comunidades están tomando conciencia de lo que implica esta pandemia.

–RH: ¿Cómo viste a Marisa (Fassi) poniéndose al frente de la situación en el distrito?
–GA: En esto, sinceramente me siento orgulloso como vecino de la comunidad. Cañuelas fue el primer distrito de la región que tomó el tema como una política de Estado y avanzó en la toma de decisiones que intentarán construir conciencia y generar políticas sanitarias para enfrentar esta pandemia, desde el Comité de Crisis hasta el equipamiento de un área de alrededor de 5.000 metros cuadrados del Hospital Regional, han sido decisiones acordadas con un gobierno nacional y un gobierno provincial que pone al Estado como impulsor y protagonista clave ante una situación de crisis.

–RH: Sabemos que esta situación va a generar un freno en la economía nacional. El gobierno tiene previsto como parte de la reactivación impulsar la obra pública, ¿ya tenés alguna directiva del ministro Katopodis y el presidente?
–GA: Claramente el gobierno ha tomado medidas en el plano sanitario, la apertura de los hospitales que no abrió Juntos por el Cambio y la construcción de ocho nuevos hospitales modulares, como ejemplo. También ha tomado medidas en términos sociales para fortalecer y tratar de disminuir el impacto del COVID-19 en los sectores sociales más vulnerables de nuestras comunidades y, por otro lado, también ha tomado medidas económicas que van desde la disminución de los aportes patronales, pasado por la baja de tasas y una inversión de 100 mil millones de pesos en obra pública. Es un gobierno que toma decisiones y se pone al frente de una situación de crisis. Lejos de buscar una excusa o contarnos que “pasaron cosas” toma medidas todos los días en consonancia con aquello que postuló durante la campaña electoral y ante esta crisis sanitaria sin antecedentes el presidente Alberto Fernández, el gobernador Axel Kicillof y la intendenta Marisa Fassi han desarrollado políticas activas para atenuar la situación. Solo me queda pedirle a nuestros vecinos de esta maravillosa comunidad que cumplamos con las restricciones, que nos quedemos en casa, que el mundo está temblando y que debemos cuidarnos unos a otros para superar de la mejor manera posible este enorme desafío en el cual se involucra el riesgo de vida para muchos argentinos. Seamos solidarios, seamos responsables, seamos generosos. Nuestra comunidad, nuestros hijos, demandan eso de cada uno de nosotros.

Por Rodo Herrera