Investigan a varios sospechosos por el ataque al bar Fusser

Policiales 28 de agosto de 2021 Por El Ciudadano cañuelense
Los investigadores buscan por el distrito y la periferia lugares de ventas de armas de aire comprimido. Las pericias balísticas determinaron que hubo una sola pistola portada por alguien que caminaba por la avenida Libertad.
Fusser (2)
El local y la zona del hecho fue ‘peinada’ por los peritos que le dejaron mucho material a la Fiscalía 2 de Cañuelas.

A dos semanas del ataque a tiros proveniente de un arma de aire comprimido, ocurrido en el centro –en el que resultó herida Melina Da Fonseca, de 19 años, y varios autos dañados-, la policía tiene en la mira a varios jóvenes y hasta algún adolescente.
Así lo confirmó a El Ciudadano una alta fuente de la investigación y agregó que se acreditó en el expediente que el atacante usó una sola arma, con que se desplazó por Libertad hasta llegar a Del Carmen.
“En el expediente se está trabajando muy firme con las imágenes; las que tienen a muchos chicos, con los que se está tratando de vincular al hecho. Ocurrió en un momento de gran afluencia de personas. Nos demora un poco los distintos grupos y grupitos que circulaban para precisar la conducta de cada uno de ellos”, detalló un investigador, que es optimista sobre lo encaminado del caso. Sin embargo, destacaron la dificultad de que no hay testigos de lo ocurrido. Nadie se presentó en la Comisaría Primera a aportar la identidad del tirador o la fiscalía interviniente.
“El episodio ocurrió frente a decenas de personas, pero por el tipo de arma, de puño, que no hace ruido ni algún chispazo como los que usan pólvora, no se puede dar con un testigo. Era un momento de ruidos, música, jóvenes que iban y venían, además de circulación de vehículos.  Si usaba un arma de fuego era un masacre”, se quejó, a la vez que se sinceró. “Se está viendo también lo que pudo haber ocurrido otro día con gente que iba al bar o que intentó ingresar y no pudo”, destacó.
Por otro lado, se confirmó a este medio que los investigadores revisaron los negocios locales donde venden armas de aire comprimido y sus accesorios, pidiendo información sobre la clientela.
“Se trata de una pistola de gas comprimido. Hubo durante y después de la reconstrucción una recolección de balines”, precisó la fuente.

Fusser (1)
Por lo pronto, las pericias balísticas ya comenzaron a dar sus resultados. De los proyectiles y de los impactos surgió que la persona se desplazaba caminando. Y también la trayectoria de los balazos.
El ataque del domingo 15 fue protagonizado por ahora por un desconocido. Llegó a Libertad y 25 de Mayo, empezó a avanzar por la vereda de la plaza San Martín, en medio de la gente, sacó una pistola y disparó hacia el interior del bar Fusser, propiedad de Juan Arrieta, hijo del ex intendente Gustavo Arrieta, con otros dos socios, familiares del joven. Además gatilló sobre autos y camionetas que estaban en inmediaciones de Libertad y Del Carmen. Luego, el sujeto escapó y nunca se supo nada de él.
Una adolescente resultó herida en un pómulo y una ceja. Ningún proyectil perforó los vidrios del local. Los balines pasaron por la puerta y el ventanal sobre Libertad, que hacía unos pocos minutos estaban abiertos para guardar todas mesas y sillas. Era el cierre del local.
La chica baleada todavía no declaró ante la Fiscalía 2 de Cañuelas. Solo lo hizo el padre. Ella comentó esa madrugada: “Sentí como electricidad en la cara”. Ni ella ni los jóvenes que la rodearon supieron que había sido baleada. Tuvo que ser intervenida en dos ocasiones, en Monte Grande, y la herida del pómulo fue la más sangrante y con cierta complejidad para los especialistas.
Melina estaba en la esquina de la barra del bar. A un metro andaba Juan, quien hacía instantes la había saludado. Ese sector del local se ubica sobre calle Libertad.  Casi una hora después la víctima y Juan supieron que había sido herida por un balín. Se enteraron una vez que le dieron el resultado de la radiografía en el Hospital Marzetti.
Fusser fue inaugurado el 10 de enero de 2020. Durante el día concurre gente de todas las edades, mientras que por la noche es buscado por chicos de 18 años y hasta 25. Nunca había pasado por un hecho policial de estas dimensiones con este local ni con otro del centro que gerencia Juan.


Leandro Barni – [email protected]