Estupor por la muerte de una nena golpeada por una hamaca

Policiales 31 de julio de 2021 Por El Ciudadano cañuelense
Ocurrió en Los Aromos, estaba jugando con otros niños y fue golpeada por una hamaca adaptada a discapacitados. Allí, en circunstancias que se investigan, cayó desplomada.
hamaca
Personal policial y peritos se hicieron presentes en la plaza de Entre Ríos y 1 de Noviembre, en Los Aromos.

La muerte de una niña de siete años en una plaza provocó dolor y estupor en el barrio Los Aromos. Hubo gritos desgarradores, de esos que duelen el alma. Vecinos se enteraron enseguida y la policía acudió al lugar luego de un llamado que ingresó desde la central de emergencias 911.
Según informaron a este medio fuentes del caso, el lamentable episodio ocurrió en la tarde del viernes 23, en la plaza ubicada en las calles Entre Ríos y 1 de Noviembre, en el barrio Los Aromos.
Fue alrededor de las 15 cuando varias personas se enteraron que algo malo había sucedido: Mía estaba lastimada e inconsciente producto de un golpe en la cabeza.
Una hamaca para niños discapacitados, con un cerramiento de protección, y más grande que las comunes, habría provocado un accidente.
Los voceros aclararon que la menor estaba jugando con otras cuatro o cinco criaturas de edades similares. Entre ellas un hermano de la víctima. De forma repentina, se vio golpeada.
Una pareja, de acuerdo al reporte oficial, había ido a buscar a la menor, amiga de la familia de la víctima, en compañía de otros niños.  Estaban todos jugando y se produjo un accidente. Un joven papá estaba con la pelota con un nene y otros menores en la hamaca para discapacitados. Esa silla tiene una suerte de tapa para que una criatura pueda ingresar con una silla de ruedas.  La nena fue golpeada por esa estructura en el cráneo y le generó un traumatismo severo que le provocó la muerte en el acto. 
Enterada la pareja que la nena estaba lastimada, pararon a un automovilista y cargaron a la menor. La niña no llegó con vida al Hospital Marzetti.
La autopsia de la criatura no arrojó nada extraño para la investigación penal.
La misma familia de la víctima está convencida de que se trató de un trágico accidente, al igual que la pareja que estaba con los niños. 
Además, los niños que estaban en ese momento fueron llamados a declarar y coincidieron en decir que estaban en la plaza, jugando con la hamaca y vieron de repente sangre. La nena estaba con ellos. Pero no pudieron reconstruir, por el trauma del hecho, cómo fue toda la secuencia. Los adultos estaban unos metros alejados.
En uno de los extremos de la hamaca los peritos hallaron cabellos.
La causa, caratulada como ‘averiguación de causales de muerte’, se instruye en la Fiscalía 1 de Cañuelas, a cargo de Lisandro Damonte, quien ya tiene los resultados del estudio forense para confirmar, como se presume, que el deceso fue una desgracia producto de un accidente.
También requirió los demás informes técnicos, que serán incorporados en el expediente, en el que presta colaboración personal de la Comisaría Primera de Cañuelas.


Leandro Barni – [email protected]