Un decreto municipal generó cruces y tironeos entre los Concejales

Política 24 de julio de 2021 Por El Ciudadano cañuelense
Reproches por Registro de Deudores Alimentarios Morosos. Se trataba de un proyecto de ordenanza de Juntos por el Cambio.
hcd
Foto archivo.

El Registro de Deudores Alimentarios Morosos terminó por ser instalado en Cañuelas por un decreto municipal y no por un proyecto de ordenanza como analizaba sacar Juntos por el Cambio. Después de algunas jornadas de trabajo de Juntos por el Cambio se encontró nuevamente con un freno de sus pares del Frente de Todos. Fue en la sesión del jueves 15. 
Se trata del Decreto 328/21 que establece que los deudores de la cuota alimentaria no podrán renovar su carnet de conducir, tampoco podrán ser designados como agentes o funcionarios, ni realizar trámites municipales, por lo que el Frente de Todos consideró que la iniciativa de los cambieistas ya se había pasado el momento para sacarla por ordenanza, por lo cual solicitaron que se archive dicho proyecto. 
Antes del archivo de la norma proyectada, Carlos Alvarez defendió la iniciativa de su bloque opositor: “El espíritu del decreto coinciden con el del proyecto de la ordenanza. Como es restringir algunos derechos de personas que mantengan deuda alimentaria con respecto a todos los trámites o cuestiones vinculadas al municipio. Pero no coincidimos en la herramienta. No debe surgir una restricción por decreto. Las restricciones a los derechos son desde el Estado por ley a nivel nacional o a nivel provincial. Y por ordenanza, como es en nuestro ámbito municipal. Esto surge de la Constitución Nacional”. 
Luego Alvarez analizó desde el ámbito político y dijo que es un proyecto presentado hace seis meses. “Tendría que haber salido por ordenanza. Cuando estaba en comisión, nos enteramos que el Ejecutivo municipal estaba trabajando en algo similar. De haber contado voluntad, por qué no lo sacamos por ordenanza, de forma consensuada, si quieren, con modificaciones. Resulta que después nos dicen que nos apropiamos de proyectos anteriores. La idea estaba, tenía estado parlamentario, pero no sabemos por qué lo desestiman y sale por el Ejecutivo”, analizó algo preocupado el líder del bloque de JxC. 
Maximiliano Mazzanti procedió en respuesta al criterio de la oposición. “Actuó el Ejecutivo con sus facultades orgánicas y para un decreto. No coincidimos con el aspecto técnico expuesto. El proyecto tenía diez meses en realidad. Está desde agosto y cuando nos manifestaron de trabajarlo, se les dijo que el Ejecutivo estaba trabajando sobre ese tema. En reuniones de Comisión de Legislación y Reglamento se les anunció del tema. Pero no volvieron a trabajar sobre el mismo. Los expedientes hay que trabajarlos, pero no emitieron un dictamen, no trabajan sobre sus propias iniciativas, no registran acciones. Ahora con la salida del decreto se quejan y además hacen declaraciones sobre el tema en un portal, donde se rasgan también por la honorabilidad del Concejo. Pero no se presentan a las reuniones de comisiones y nos descalifican en los medios y las redes”.   
Para el oficialismo hubo oportunidad de trabajar en comisión y obtener un proyecto con despacho que les permita aprobar con todos los votos una ordenanza. Sin embargo, desde la intendencia y con el bloque oficialista se legisló para un decreto municipal con similitudes a lo pensado por Juntos por el Cambio. 


Leandro Barni – [email protected]