Diferentes reacciones entre los concejales por las restricciones de la segunda ola

Política 29 de mayo de 2021 Por El Ciudadano cañuelense
Los representantes del Frente de Todos y Juntos por el Cambio exhibieron sus discrepancias ante una consulta de El Ciudadano. Críticas de todo tipo de la oposición y un mensaje para ellos frente al año electoral.

En las filas de Juntos por el Cambio siguen las diferencias marcadas en la forma de reaccionar al confinamiento renovado que desplegó Alberto Fernández para los nueve días. Los que tienen responsabilidad legislativa adhirieron, obviamente, pero algunos de ellos demostraron discrepancias fuertes con el Gobierno, con tono crítico, tanto con la medida como con la actitud del mandatario nacional. En cambio, desde el Frente de Todos, dos de sus representantes locales suscribieron todo lo que vino desde la Casa Rosada.
Desde el bloque de concejales Juntos por el Cambio, Claudia Pelereteguy, representante de la oposición en el Comité de Salud de la Municipalidad, fue una de las voces que le dijo al semanario: “El gobierno no ha demostrado, luego de 14 meses de inicio de las restricciones en nuestro país, una planificación real de las políticas públicas sanitarias para enfrentar la pandemia. Siguen aplicando las mismas estrategias de confinamiento con una lenta vacunación que no cubre las expectativas para la solución de fondo, sumado a que los centros de salud no pueden brindar la atención adecuada no solo a las patologías COVID, sino también al resto de las afecciones que sufre la población”.
La radical destacó que “la gestión con las vacunas no es clara desde un principio con la sospecha de los vacunatorios VIP y de las gestiones que nunca terminan de concretarse y con continuas contradicciones discursivas que complejizan la comunicación a los ciudadanos”. Además, consideró que “estamos en la peor situación sanitaria, la economía diezmada, socialmente colapsados, la pobreza en crecimiento, con un daño educativo que va a llevar años revertir, con muestras de debilidad política interna en el mismo gobierno.  Hay un vacío de poder demostrado en estos meses con respecto a las tomas de decisiones sin un sustento planificador integral para gobernar y solucionar problemas coyunturales que van más allá de la pandemia. Focalizados en temas jurídicos para beneficio del poder mismo”.
Con esa misma línea dura opinó que “todos los ámbitos gubernamentales van en sintonía en esta inacción o errores; donde una olla popular o la asistencia a un comedor por parte del Estado, es orgullo para mostrar una foto política, cuando en realidad deberían trabajar en crear condiciones de trabajo y sustento a las familias sin depender de la ayuda del Estado en su vulnerabilidad. Piden a la oposición no hacer política con la pandemia con la intencionalidad discursiva de desviar responsabilidades”.
Y concluyó: “Hay que hacer políticas de Estado reales para sortear esta pandemia en todos los aspectos posibles: sanitarios, educativos, económicos, sociales, con el menor daño para los ciudadanos. Estamos en un tiempo muy diferente al que se inició este gobierno, producto de una situación mundial, pero seguimos con las mismas viejas prácticas políticas de demostrar lo superficial sin ir a la profundidad e integralidad de los problemas para darle solución. La oposición siempre a disposición. Solo falta que el oficialismo empiece a creer que la oposición, como representante de una importante minoría, es necesaria”.

“Medidas correctas” 
Un mensaje contrario a su colega de bancada dijo Leonel Fangio, del Frente de Todos, e integrante del Comité de Salud. “Las medidas son correctas”, comenzó el massista. Además, agregó: “no hay tantas medidas para tomar.  La cuarentena y los cuidados personales siempre fueron las armas para combatir la pandemia, también la gestión de los contagios (testeos, aislamiento de los casos positivos, seguimiento de los casos estrechos, etc.)”.
Y recordó que a de fin de año se agregó la vacuna, “por lo que tenemos un elemento más”.
“Las medidas se enmarcan en la línea que estableció el gobierno desde el primer día, que es ni más ni menos que el de evitar –destacó Fangio– el colapso del sistema sanitario, como ha pasado en Chile, Ecuador, Brasil, Perú, Estados Unidos o Gran Bretaña por dar algunos ejemplos. De estos cuatro dispositivos el único que presenta una variabilidad significativa es la cuarentena y sus condiciones. En un principio la cuarentena sirvió para poner en condiciones el sistema sanitario y dotarlo”.
Y ahondó en la postura presidencial. “Hoy vuelve a ser una cuarentena más estricta porque la segunda ola impactó muy fuerte y obligó a tomar esta medida. No había otra opción. Se ha hecho un gran esfuerzo económico desde el Estado para acompañar a las empresas, pymes, trabajadores y trabajadoras. En cuatro o cinco meses la realidad va a ser otra, con casi la mitad de la población vacunada.  Pero hoy por hoy no había mucho para hacer. La gran mayoría apoya estas medidas, sin embargo, hay una pequeña minoría ruidosa y magnificada que apuesta al modelo asumido por Bolsonaro, por ejemplo”.
Y añadió lo sucedido con el dictado de clases, además de la oposición y el año electoral: “Tal vez el tema de la presencialidad en las aulas generó tensión, pero en lo personal, estoy convencido de que no debía continuar. Fue una cuestión política y con un alto contenido electoral el que plantea la oposición, muy fuera de tiempo, ya que falta mucho para esa discusión, adelantar esos tiempos electorales no debería tener lugar en medio de esta tragedia. Ya vamos a tener tiempo de sobreponernos y salir adelante, los argentinos y argentinas conocen de esos desafíos.  Juntos se va a lograr”.
El presidente del bloque del Frente de Todos, Maximiliano Mazzanti dijo sobre este contexto que “los datos y la evidencia indican que el número de casos y contagios son altísimos; estamos atravesando el peor momento desde que comenzó la pandemia, nuestro sistema de salud hoy se encuentra saturado, al límite tanto en infraestructura como en personal; en este contexto no existen márgenes, las restricciones son necesarias, las medidas que se tomaron no distan de las que se han decidido en distintas naciones frente al virus, y apuntan a disminuir la circulación y avanzar con el programa de vacunación para salir de esta situación crítica; nuestra construcción tiene como prioridad la salud y la vida, a partir de estos bienes prioritarios se sostiene al máximo de lo posible la actividad económica”.


Leandro Barni – [email protected]