Coronavirus: argentinos residentes en China piden la intervención del Gobierno nacional para ser repatriados

Internacional 18 de febrero de 2020 Por El Ciudadano cañuelense
Las restricciones extremas a las que se ven sometidos para contener la propagación de la enfermedad empezaron a hacer mella en un grupo de 14 compatriotas que residen en la provincia de Hebei. Solicitan al Gobierno argentino realizar una repatriación.
coronavirus

La brutal propagación del coronavirus preocupa al mundo y acorrala de manera directa a 14 argentinos que residen en la provincia de Hebei (China), uno de los epicentros de la enfermedad que ya provocó alrededor de 1.400 muertes y afectó hasta ahora a 63.500 personas alrededor del planeta, según cifras que se actualizan hora a hora.
Karen Gómez es una estudiante argentina que realiza una maestría en China y vive en carne propia las restricciones que diariamente aplica el Gobierno chino para frenar la ola de contagio: “Cada día se nos está haciendo más difícil el aislamiento. En mi caso, hace 23 días que vivo en un cuarto’’, resumió en diálogo con radio La Red. En ese contexto, este grupo de compatriotas le pide al gobierno argentino la intervención y repatriación.
“Muchos países han evacuado a sus ciudadanos y nosotros hemos pedido lo mismo. Sabemos que el consulado en Beijing está limitado y el martes, mediante una asociación de residentes argentinos, se envió un comunicado formal a la embajada. Ya hicimos todos los pedidos formales, pero no hubo respuesta positiva’’, apuntó en la misma entrevista.
La inquietud de estas 14 personas, entre ellas hay cuatro menores de edad, uno es un bebé de 8 meses, comenzó a crecer porque la esperanza de abandonar Hebei se esfumó en dos oportunidades: a principios de mes se barajó la posibilidad de que los sumaran a la evacuación que el gobierno brasileño realizó con sus ciudadanos, pero no hubo acuerdo. Luego, el consulado argentino les ofreció una salida terrestre para poder ir a otra provincia, pero esa opción también se cayó ante el avance de la enfermedad.
Desde hace tres días todos los edificios y comunidades en Hebei están cerrados. Los residentes apenas reciben autorizaciones para realizar salidas breves a los supermercados y comprar provisiones que les permitan sobrevivir en reclusión. Tienen que pasar una prueba más antes de poder concretar la compra: en la entrada de los comercios se les realiza un control de la temperatura corporal; por supuesto, el que tiene fiebre no puede ingresar.
Los residentes de esta ciudad reciben diariamente notificaciones con nuevas restricciones. Esto profundiza la intranquilidad y el agobio, sobre todo de quienes se sienten acorralados y están a casi 20 mil kilómetros de distancia de su país de origen.