Distribuidor detenido consiguió una mejora y pelea por salir del calabozo

Policiales 20 de febrero de 2021 Por El Ciudadano
La defensa de Beltrán Capponi obtuvo una resolución de la Cámara de Apelaciones y logró un nuevo encuadre legal del hombre arrestado durante un procedimiento policial y por el cual permanece apresado desde diciembre. De comercializar drogas a tener para consumo.
fernando martinez
El abogado Fernando Daniel Martínez obtuvo un cambio de carátula y asegura que la droga incautada era para consumo.

Beltrán Capponi, un distribuidor oriundo de Lobos, lleva detenido dos meses y su defensa (a cargo de Fernando Daniel Martínez) presentó un recurso a su prisión preventiva y consiguió esta semana que la Cámara de Apelaciones de La Plata, cambie la carátula de ‘tenencia de estupefacientes con fines de comercialización’ a ‘tenencia simple de estupefacientes’.
El hombre, de 41 años, está procesado tras una persecución policial de un motociclista y derivó en un procedimiento de drogas. Se encuentra en una celda de la Comisaría Primera de Cañuelas a la espera de saber si vuelve a su casa o lo trasladan a una cárcel común. Por ahora recibió una buena medida a su situación judicial.
El abogado defensor de Capponi, explicó a este medio que presentó un recurso de apelación ante la Cámara de Apelaciones de La Plata y anunció que luego de ello se cambió la carátula de la causa en la que está detenido por ‘comercialización de estupefacientes’. Al mismo tiempo intenta que su asistido cumpla un arresto domiciliario mientras permanece con prisión preventiva.
Para el letrado de nuestra ciudad desde un primer momento la calificación le pareció arbitraria y desproporcionada en relación a los elementos probatorios que hay en la causa que se tramita en la Fiscalía 1 de Cañuelas. Según el profesional no hay nada de Capponi y mucho menos de su entorno familiar que se encuentre abocado al tráfico de drogas.
Martínez hizo mención a que el cambio de carátula obedece, según el letrado a “una imputación de un hecho totalmente confuso ocurrido el 12 de diciembre de 2020, en unas calles que están mal consignadas en el procedimiento. No fue en Paso ni en Yrigoyen, fue Azcuénaga e Yrigoyen, en el barrio Buen Pastor donde lo detienen y le encuentran un poco de drogas y 70 mil pesos. Luego allanan la casa de Rebeca Capponi, la hermana, en la calle Sarmiento al 1000, donde vive con su marido y un niño, a partir de una declaración falsa de un policía”.
El registro de un domicilio con una orden de allanamiento judicial se hace con un informe circunstanciado. Algo que el letrado Martínez objeta. Además, remarcó que nunca encontraron en ese domicilio lo que iban a buscar, como elementos de corte para drogas, balanzas de precisión, envoltorios típicos para drogas, o cantidades para comercialización. “Nunca pudieron acreditar que Beltrán Capponi comercialice estupefacientes. Lo que le sacaron a él es algo de seis gramos, lo cual no son cantidades de narcotraficantes como expuse con fallos a la Cámara. Lo meten preso después que policías se ponen a perseguir una moto y él creía en ese momento que iba a ser víctima de un motochorro. Dijeron que Beltrán se interpuso y se resistió”, remarcó.
Sobre el dinero incautado en el domicilio del barrio Sarmiento el abogado aclaró que era destinado a la compra de una pileta.
El procedimiento policial indica 2,9 gramos de marihuana fraccionados en tres frascos, 15 envoltorios de cocaína por un peso total de 4,2 gramos, y 69.990 pesos. En el domicilio allanado, marihuana por 44 gramos divididos en tres frascos.
La Sala II de la Cámara, con los jueces penales Laura Lasaga, Sergio Almeida y Jerónimo Fraomeni, cuya resolución no está firme, lo cual su defensor puede apelar, indica hacer lugar parcialmente al recurso de apelación presentado por el defensor particular Martínez en cuanto a la calificación legal, y además confirmar la prisión preventiva de Beltrán Capponi por el presunto delito de tenencia simple de estupefacientes.
Según el abogado: “La justicia y la seguridad se deben manejar de otra manera. No quiero que revienten casas como en la dictadura. Aparentemente hicieron lo mismo en otro lugar y no lo informaron. Yo vivo en la vereda de enfrente de donde lo llevaron a (Esteban) Reimer, con quien jugaba a la pelota”. 


Leandro Barni – [email protected]

L. B.