“En febrero se comenzará a vacunar a los docentes”

Educación 23 de enero de 2021 Por El Ciudadano cañuelense
El ministro de Educación nacional Nicolás Trotta contó a este medio cómo se está trabajando en todos los distritos del país para que el regreso a las aulas sea de manera segura y de revisión permanente. Cómo será la “nueva normalidad” para la comunidad educativa y con una pandemia que parece no dar tregua.
Trotta 1
Nicolás Trotta.

–Rodo Herrera: ¿Los docentes serán vacunados antes del inicio del ciclo lectivo?
–Nicolás Trotta: Sí. Es nuestra agenda de trabajo. En noviembre, nuestro Gobierno definió ubicar a los docentes como el quinto grupo priorizado para la vacunación, proceso que se va a iniciar en febrero. Ayer tuvimos una reunión con los ministros de todas las provincias para terminar de delinear cómo debe ser el orden de priorización hacia adentro de 1.450.000  de docentes y no docentes de todo el país sobre a quiénes vacunaremos primero. El desafío de Argentina y el mundo es hacernos de las dosis suficientes para avanzar en el proceso de vacunación, pero dejando claro que la vacuna no es indispensable para la presencialidad. Sí, por supuesto, la vacunación creciente nos va a permitir ir intensificando la presencialidad en nuestras aulas.
 
–RH: Algunos gremios dicen que la vuelta a clases presenciales debe ser de forma escalonada, ¿hay resistencia de estos a volver?
 –NT: No. Hay distintas miradas, pero todos debemos tener el compromiso de tener la máxima presencialidad segura. Estuve viajando por varias provincias y en todas me reuní con los sindicatos. Es importante el diálogo y establecer una agenda en común en el marco de un regreso con protocolos, pero siendo conscientes que tenemos que maximizar la presencialidad porque es lo que necesita nuestra sociedad y nuestros chicos y chicas.
 
–RH: ¿Te preocupa el estado edilicio de las escuelas?
–NT: Es una realidad diversa. En infraestructura, varía en los distintos territorios del país. Todas las jurisdicciones han emprendido, con sus características particulares, un proceso de reacondicionamiento de los establecimientos educativos. Inclusive, a partir del programa llamado COVID-19 para pequeñas refacciones en las escuelas, especialmente vinculado al bloque sanitario y a transferencia de recursos para adquirir insumos de limpieza, hemos transferido ya $3.200 millones a escuelas de todo el país y estamos fortaleciendo esa inversión para los próximos meses y a lo largo de todo el proceso que implique superar la pandemia.
 
–RH: Hay una estimación que dice que durante el 2020 más de un millón de niños abandonaron la escuela, ¿harán un plan para recuperar a los chicos que han dejado el colegio?
 –NT: Venimos trabajando en cada una de las jurisdicciones. La evaluación nacional de la continuidad pedagógica confirma, por un lado, un tema positivo: a partir del esfuerzo de la comunidad educativa, existió continuidad pedagógica. Hubo un vínculo entre la escuela y los estudiantes en 9 de cada 10 hogares, con distintos niveles de intensidad. Eso, al mismo tiempo, nos confirma la desigualdad del sistema educativo argentino: 1 de cada 10 chicos no estableció un vínculo asiduo con la escuela, es decir, menos de 2 ó 3 contactos por mes. Ahí está el principal desafío: no es que han abandonado la escuela, porque eso es algo que sabremos en el marco de la presencialidad. La ruptura de la rutina de concurrencia a la escuela que sufrió la Argentina y el mundo impacta en la retención y la trayectoria educativa de los chicos. Ahí hay que poner el esfuerzo.
 
–RH: ¿Son conscientes que tendremos un año complicado a la hora de incorporar conocimientos?
–NT: Sin dudas. Es lo que venimos marcando. La primera determinación relacionada a este aspecto es que no hay promoción automática: no es que los chicos pasan de grado y se da por aprendido lo que no se aprendió. Por eso hace falta un proceso de reorganización integral de los aprendizajes heterogéneos y diversos que se han dado en el 2020. Los aprendizajes siempre son desiguales, pero ahora vamos a entrar al aula más desiguales que nunca. Por eso hay una estrategia, en algunos casos de promoción acompañada con mucha más presencia de la institución dentro y fuera del aula para acompañar esas trayectorias que tuvieron menos nivel de intensidad con la escuela o mayor nivel de dificultad. Hay que reorganizar la propuesta pedagógica. No se ven todos los contenidos: se reorganizan. Sí hay que garantizar todos los aprendizajes para que, cuando termine el 2021, nuestros estudiantes puedan acreditar la unidad pedagógica del 2020 y el 2021 y promocionar al año siguiente.
 
–RH: El titular de la Unión Docentes Argentinos, Sergio Romero, dijo que el 2020 fue un año perdido en lo educativo, ¿es así?
–NT: No comparto. Si analizamos el despliegue de políticas pedagógicas educativas que llevó adelante el Estado, ningún otro país de América Latina tuvo esa decisión de una marcada presencia. Nosotros produjimos, imprimimos y distribuimos 54 millones de cuadernillos en 9 ediciones distintas que llegaron a los hogares con menor nivel de conectividad; realizamos una producción de 3.000 horas de televisión y radio, con 7 horas de radio por día en Radio Nacional y 7 horas de televisión en TV Pública, Encuentro y Paka Paka. A eso hay que sumarle radios y televisión privada; además, en nuestra plataforma se puede navegar gratuitamente, capacitamos más de medio millón de docentes en el uso de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) y distribuimos más de 30 mil dispositivos tecnológicos. Nada reemplaza a la escuela, pero, en este contexto, se dio la respuesta posible y un poco más. No fue un año perdido, pero sí de fuerte impacto educativo y de mucho esfuerzo. El que es padre y quien conoce a los docentes lo sabe.
 
–RH: Por la situación epidemiológica que vive el país, ¿es una posibilidad que las clases regresen presenciales, pero que por momentos haya cierres parciales?
 –NT: Tenemos que tenerlo claro. Hay que cuidar las escuelas y, si hay que cerrarlos, es porque tiene que haber un proceso de cierre de muchísimas actividades. Eso es lo que hemos conversado con ministros de Educación y gobernadores. Priorizamos los cuidados para maximizar la presencialidad mientras logramos vacunar a nuestra sociedad.
 
–RH: ¿Se piensa en suspender los recreos u organizar las clases de forma distinta?
–NT: Hay protocolos vigentes que implican no suspender los recreos, pero sí mantener un esquema de distanciamiento y disminución de contactos también en los espacios del recreo. Es algo que tiene que estar en la cotidianeidad de nuestras vidas y no sólo en la escuela. El distanciamiento, la higiene, el tapaboca... esas cosas que son nuestras únicas herramientas para disminuir el impacto del COVID.
 
–RH: Viéndolo en perspectiva, ¿qué hubieras hecho diferente en el 2020?
–NT: Es difícil plantear ese escenario. La realidad es que no existe una cartografía para transitar la pandemia. Nadie en el mundo tenía experiencia en el manejo de una pandemia de estas características, imaginate que en nuestro universo estamos hablando de uno de los sectores más sensibles de la sociedad.


Rodo Herrera – [email protected]