Básquet internacional: “En el debut me sentí muy cómodo”

Deportes 21 de noviembre de 2020 Por El Ciudadano cañuelense
barreiro colgada
Colgado del aro luego de una pintoresca volcada.

A poco más de un mes de arribado a Madrid, Agustín ‘Pipi’ Barreiro no sólo ya se ha incorporado al Zentro Basket Madrid sino que también tuvo se debut formal en competencia siendo justamente en ese partido uno de los goleadores y ante el clásico rival.
Estilo de juego, sensaciones, vivencias y sentimientos son algunos de los temas abordados en esta entrevista realizada entre dos personas separadas por diez mil kilómetros.

Arribo a Madrid 
“Luego de trece horas de vuelo llegué a Madrid el 25 de septiembre, fue un viaje tranquilo pero muy largo así que lo sufrí bastante”, comenta Barreiro al ser consultado por El Ciudadano agregando: “No me gusta viajar en avión así que se me hizo largo, además por la ansiedad que tenía por no haber podido viajar antes dado que lo hice finalmente con unos treinta días de atraso”.
“El primer contacto con el club lo tuve el mismo 25 ya que tras hacerme el hisopado rápido, que me dio negativo, presencié una práctica aunque sin entrenar. Hice un poco de bicicleta y elongué dado que la idea era presentarme ante los compañeros, quienes rápidamente me hicieron sentir muy cómodo al igual que los dirigentes y el cuerpo técnico. Todo fue muy rápido e incluso uno de los entrenadores me estaba esperando en el aeropuerto”.

Primeros pasos y debut
“Cuando llegué, la pretemporada ya había arrancado y si bien yo estuve entrenando en Cañuelas me costó volver a tomar ritmo de juego, por lo que las primeras semanas se me hicieron difíciles”.
Cabe recordar que debido al Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio vigente en estas tierras, Barreiro no podía más que entrenar en solitario en su casa lo cual naturalmente dista y mucho de un entrenamiento habitual.
“Me costó agarrar ritmo de juego y terminar un entrenamiento sin cansarme, el cuerpo sentía que estaba fuera de estado por lo que los primeros días fueron duros tanto a nivel intensidad como cansancio”.
Al momento de redactar estas líneas, el Zentro Basket Madrid ha disputado tres de los siete partidos que tendría que tener ya jugados puesto que los cuatro restantes fueron reprogramados dado que en los rivales se han detectado oportunamente casos de COVID.
Sobre tres choques jugados, el Zentro Basket Madrid lleva la misma cantidad de victorias siendo el primero de ellos logrado ante el clásico rival: Alcobendas.
Este fue a la vez el primer partido oficial del cañuelense en suelo europeo: “En el debut me sentí muy cómodo y he tenido la suerte de ser uno de los goleadores justamente en el partido ante el clásico rival, partido del que mis compañeros me hablaron mucho en la previa. Esperábamos un partido duro, pero en el segundo cuarto pudimos liquidarlo dado que sacamos una ventaja de veinticinco puntos lo cual no es normal”.
“Fue un partido soñado porque me sentí muy cómodo, hice dieciséis puntos y ganamos por una holgada ventaja”.

barreiro con una mano
Con una mano y la vista clavada en el aro.

El estilo de juego
“El juego es muy rápido y no hay una posición marcada: el base, el alero, el escolta y el ala pivot pueden jugar en todas las posiciones y a diferencia de Argentina donde todo depende del 5 que juega mucho de espalda, acá todo es muy rápido con mucho pick and roll y cortinas a la carrera, por ejemplo”.
Naturalmente se consultó a Barreiro sobre sus sensaciones respecto a esta forma de jugar básquet quien, en este sentido, afirmó: “Es el juego que yo ya hacía, por lo que sabía que no me iba a costar tanto la adaptación al estilo de juego. Este básquet para mí es hermoso”.

El día a día
“Todos los días tengo diferentes horarios, pero entreno en forma individual todos los días a excepción de los jueves: lunes tiro, martes dribling, miércoles pick and roll y viernes máquina de tiro con un entrenador que me acompaña y corrige. Además de eso, tengo gimnasio y entrenamientos con el equipo por lo que los días son largos. Se entrena todos los días y jugamos sábado o viernes. Una vez terminado el entrenamiento vengo a la casa en la que estamos con la cocinera y el chofer, dado que estamos todos juntos los del equipo por tema COVID. Acá, además hay herramientas para hacer algo de entrenamiento también. En síntesis: se descansa y se entrena, no más que eso”.

Un argentino en Madrid
“La ciudad es hermosa y una cosa es que te lo digan y otra verla. Conocí los lugares típicos y quedé sorprendido”, relata el pibe que al hablar parece ya todo un adulto hecho y derecho.
“Esta es una realidad diferente a la que vivimos en Argentina y no hablo del aspecto económico, me refiero a la seguridad en general, a vivir tranquilo, hay mucho respeto hacia el peatón por ejemplo, llama la atención cómo se respetan, cómo se maneja; todo es muy diferente”.

Sentimientos
“Extraño el asado de los fines de semana y naturalmente a mis amigos y la familia, pero es un extrañar lindo. No dejaría todo esto por el hecho de extrañar: ellos saben que estoy acá cumpliendo un sueño tanto mío como de ellos”, disparó inicialmente el básquetbolista quien continuó profundizando el concepto ahondando en lo que hace a sus padres específicamente: “Mi mamá y mi papá son mis ídolos y este sueño que estoy cumpliendo es gracias a ellos más allá de mi esfuerzo, constancia y sacrificio. A ellos se los extraña y mucho,  pero también es cierto que estoy todo el día enfocado y eso hace también que uno no tenga tanto tiempo como para extrañar”.

barreiro foto promocional
Barreiro en una foto promocional del Zentro Basket Madrid.


Lic. Matías Folgueira – [email protected]