Ya hay sospechosos en la mira por el homicidio del jubilado López

Policiales 23 de diciembre de 2019 Por
La investigación por el crimen del prestamista ‘Negro’ López, asesinado en el interior de su casa, tiene avances a partir de las grabaciones de cámaras de seguridad de un negocio.
lopez susana

Con la mira puesta en sospechosos, la justicia penal cañuelense algo avanza en la investigación por el crimen del jubilado Oliverio Saúl ‘Negro’ López, de 78 años, muerto de un tiro en la cabeza en el interior de su cocina comedor, en el barrio Primero de Mayo.
Desde un primer momento las pesquisas tuvieron claro que el caso fue cometido por varias personas, en la madrugada del 22 de noviembre en la vivienda ubicada en las calles Primero de Mayo entre San Lorenzo y Chacabuco.
En ese sentido, la búsqueda de los pistoleros desde el inicio se extendió más allá de Cañuelas.  Pero desde este mes, aunque las fuentes oficiales no lo confirmen, hay caras que ya tienen nombre y apellido, los que están en poder de un grupo de efectivos de la DDI Cañuelas y de la Comisaría Primera. Además de un vehículo utilitario con el que habrían llegado al lugar del crimen.
Cabe recordar que nunca hubo un detenido y no se practicaron allanamientos.  Al mismo tiempo está bajo la mira de los peritos un bolso con una pistola y herramientas que descartaron los asesinos luego de huir de la casa del septuagenario.
Entonces ¿iban a robar? Los pesquisas que trabajan bajo la instrucción del fiscal Lisandro Damonte especulan que iban a tomar el dinero que tenía el vecino, producto de los préstamos que realizaba entre un círculo de conocidos de nuestra ciudad.  Lo que están convencidos es que abrieron fuego contra el hombre porque este empezó a los tiros. Hubo disparos bajo el techo del garaje y en el portón de la casa del matrimonio.
Como se dijo en anteriores ediciones, la mira está puesta en la secuencia grabada por las cámaras de seguridad de un comercio aledaño adonde ocurrió el crimen. 
Tras el hecho, los peritos policiales hallaron varias vainas servidas del calibre 9 milímetros.
López había intentado alejar del garaje de su casa a unos intrusos, los que habían sido advertidos hacía segundos por su mujer, mientras descansaban en dos cuartos distintos.
Mientras tanto, se supo por voceros del caso, que el fiscal penal analiza los elementos obtenidos hasta el momento, y espera el resto de las pruebas para poder profundizar en la investigación.
En ese sentido, trascendió que hasta el momento no se han librado órdenes de detención sobre los sospechosos, aunque no se descartó que tengan lugar en unos días.
El prestamista cayó abatido luego de gatillar dos veces un revólver que sacó de la mesa de luz. Se había acercado a la ventana de la cocina y desde allí efectuó los balazos contra la medianera. Su objetivo era disuadir a los extraños que había advertido su mujer Susana Escudero. Pero desde el otro lado de la abertura le respondieron con varios balazos, los cuales pegaron en la pared, un barrote y otro fue a la parte superior del cráneo del jubilado.
Tras dos días de agonía falleció. Sin temblar, pero con los ojos húmedos, su mujer le dijo a este redactor a la semana siguiente del crimen: “Por qué. No se justifica”.

Leandro Barni