Martín Sabbatella conversó unos minutos con El Ciudadano

Política 27 de junio de 2020 Por El Ciudadano cañuelense
Terminada la visita a Máximo Paz, el titular de ACUMAR (Autoridad de la Cuenca Matanza Riachuelo) nos brindó unas palabras.
Sabbatella con Fassi
Los funcionarios nacionales y acompañaron el trabajo sanitario en función del mapa epidemiológico del distrito.

–Rodo Herrera: ¿Por qué ACUMAR participa y acompaña en este tipo de operativos? 

–Martín Sabbatella: El ACUMAR mantuvo desde el primer día todas las áreas vinculadas al tema socio sanitario y de salud en trabajo constante, porque fue uno de los esenciales, lo mismo que la limpieza del cauce principal y de los arroyos que son tareas primordiales. Y en el caso específico de ayer, es la participación de ACUMAR en el plan DetectAR que se hace con los Ministerios de Salud de la Nación y de la Provincia, en este caso los municipios de la Cuenca y por supuesto su rol fundamen­tal, son quienes tienen conocimientos de anclaje del lugar, de la zona y sus proble­máticas, saben cuáles son los barrios más vulnerados, dónde el distanciamiento es más conflictivo por la situación particular. Este programa es muy importante y muy necesario porque es detectar preventiva­mente, o tempranamente para poder tener políticas de prevención en el conjunto de esos barrios. Porque detectás los positivos y también trabajás sobre los contactos estrechos y podés armar un cordón sani­tario de ese caso, pasando a los centros de aislamiento y cuidando de poder frenar el contagio. Eso es lo que quisimos hacer con Marisa Fassi, la provincia lo hace en todo el territorio, y nosotros colaboramos en lo que son los municipios de la Cuenca con unidades sanitarias móviles, ACUMAR tiene 12, y también con personal de traba­jadores de la salud. 

–RH: Además de Cañuelas, ¿ACU­MAR, está participando en los otros distritos de la Cuenca? 

–MS: Sí, estamos en varios lados, traba­jamos también en Lanús, en Avellaneda, en Lomas de Zamora, en La Matanza, Esteban Etcheverría, en San Vicente y en distintos lugares. La provincia lo ha hecho en todos lados, nosotros nos ponemos a disposición de la Autoridad Sanitaria que es la que planifica el trabajo en función del mapa epidemiológico, de lo que los equipos van evaluando. Nos hemos puesto a disposición de ellos con nuestros recursos humanos y móviles, en algunos casos en el Detectar y en otros en los pro­gramas de vacunación o en las puertas de los hospitales haciendo una clasificación previa que también se necesita. Ha sido un trabajo muy intenso, coordinamos por la Autoridad Sanitaria y el Ministerio de la Provincia. 

–RH: ¿Seleccionan a quién le hacen el hisopado o es en general? 

–MS: Lo que definió la autoridad es que, por ejemplo, donde hubo un caso positivo se trabaja sobre el barrio y si hay síntomas los analizan los profesionales y si coincide con un cuadro relacionado con el COVID se hace el hisopado y se esperan los resultados. Si da positivo comienza un protocolo para ese caso, con los hisopados de los contactos estrechos, en principio al sospechoso y según la zona hay distintos criterios, pero es, sobre todo, si tienen síntomas. Por ejemplo, en la Villa 21-24 de la Ciudad de Buenos Aires yo no estuve personalmente pero sí nuestros equipos, están distribuidos en distintos puntos que ha determinado la Autoridad. Ahí una unidad móvil de ACUMAR ha quedado permanentemente. Son móviles sumamente importantes que tuvimos que recuperar rápidamente porque en muchos casos estaban abandonados. 

–RH: ¿Con qué te encontraste cuando asumiste en ACUMAR? 

–MS: La verdad que hoy es un momento donde estamos todos muy compenetrados con el tema de lo que estamos viviendo, de esta tragedia que estamos atravesando, y tratando de que todo el mundo se ponga codo a codo a abordar esto. Cuesta más hacer el análisis crítico de lo que recibi­mos porque puede sonar inoportuno, pero cierto es que recibimos una situación muy difícil, de mucho abandono, que es una característica general, es lo que se notó cuando llegamos a distintos niveles de Estado y en distintos organismos. Es eso, que la gestión anterior tenía un desprecio por lo estatal, por la cosa pública, por el rol del Estado como garante de derechos y por lo tanto con el rol que tiene que cumplir.

–RH: Te lo pregunto porque en ma­teria de sanidad pública ACUMAR fue creado para eso… 

–MS: Claro, ACUMAR es un organis­mo creado para el saneamiento de lo que es la Cuenca Matanza-Riachuelo que tiene un abordaje integral, multidisciplinario porque obviamente el saneamiento impli­ca variables múltiples, de urbanización, de reubicación, cuestiones de infraestructura básica como agua y cloacas. Temas de control industrial, el 80% de la conta­minación son los afluentes cloacales por lo cual es muy importante la obra que se está haciendo en el sistema de Riachuelo, que es una gran obra que está en marcha y que, por ejemplo, en el capítulo que le tocaba al Gobierno anterior realizar fue muy lento. De hecho, quedó lo que se hacía con presupuesto del Banco Mundial al 80% de ejecución y lo que tenía que hacer el Gobierno quedó al 20%. O sea que tenemos, ahora, que acelerarlo, pero también tenemos cuestiones de control de afluentes industriales, temas sanitarios, por eso hay epidemiólogos e infectólo­gos porque se trabaja la salud de manera integral, como decíamos, no hay cosa más importante para la salud que tener agua y cloacas. Hubo cierto abandono de esas políticas públicas, de esas preo­cupaciones fundamentales, pero esto no ha pasado solamente en ACUMAR, de hecho, me parece que hoy la pandemia si tiene un elemento que genera debate es que todos somos más conscientes de la importancia del rol del Estado, como garante de derechos políticos, culturales, sociales, económicos, ambientales. Es imposible pensar la sociedad más solida­ria, más armónica sin pensar en un Estado que garantice eso. 

–RH: ACUMAR fue creada para mejorar la calidad sanitaria y “sanear” una región que tiene un alto grado de contaminación, ¿en dónde estamos? 

–MS: Me parece que es un abordaje integral que se articula con todos los Ministerios y con distintos niveles del Estado y lo importante, los municipios, porque los intendentes y las intendentas son quienes conocen el territorio, tienen esa democracia de proximidad, de cer­canía que es la que conoce el lugar, el anclaje territorial– social profundo, es la puerta al Estado, a lo público. Así que hay también una cuestión de articulación entre el Gobierno nacional, provincial, la ciudad, los 14 municipios y todos los Ministerios. Por ejemplo, la semana pasada tuvimos una reunión con Malena (Galmarini) porque hay que articular AYSA, con Ferraresi, intendente de Avellaneda. En el juzgado porque tam­bién está el tema del cumplimiento del Fallo Mendoza, ACUMAR lo que está haciendo es cumplir la sentencia de sa­neamiento que es fruto de un fallo judi­cial de la corte, por lo tanto, también en articulación. Estamos obviamente con Katopodis, con María Eugenia Bielsa, con Juan Cabandié, con Matías Kulfas, con Daniel Arroyo. Porque nosotros somos la autoridad de ejecución de lo que hacen muchos y muchas, por ende, es trabajo articulado, es interministerial, intersectorial, interdisciplinario y de an­claje de los distintos niveles del Estado. Ahora, obviamente todo está atravesado por la pandemia, veníamos trabajando en un plan y se concentró todo frente a esto, por lo tanto, estamos con las tareas esenciales vinculadas a la salud y a la limpieza. Por ejemplo, los cooperativis­tas siguiendo con la limpieza permanente porque eso es fundamental, pero también nos reunimos y seguimos planificando la post pandemia, como en todas las áreas de Gobierno. En todo aquello estructural pendiente que hay que seguir avanzando, como en urbanizaciones, en obras de in­fraestructura de agua y cloaca, el espejo de agua para la limpieza, las adecuacio­nes industriales para que los procesos de producción sean ecológicos, muchas cosas, pero estamos concentrados en esta tragedia que vive la humanidad.


Rodo Herrera
[email protected]