Sigue detenido el dueño de la Avícola Supremo

Policiales 16 de diciembre de 2019 Por El Ciudadano cañuelense
También están detenidos su hija, dos gendarmes y un supervisor. Se los investiga en una causa por explotación laboral.
supremo
El dormitorio armado dentro de un viejo colectivo donde vivían algunos empleados.

El Juzgado Federal Nº2 de Lomas de Zamora y la Fiscalía Federal Nº2 de esa jurisdicción avanzan en la investigación contra la firma avícola Supremo de Cañuelas, luego de un allanamiento realizado la semana pasada en la que se detectaron trabajadores indocumentados, niños viviendo en condiciones deplorables e irregularidades sanitarias.
Al cierre de esta edición continuaban detenidos el propietario de la empresa, Carlos Fernández, su hija, un supervisor y dos gendarmes que actuaban como custodios.
El miércoles la fiscal del caso, Cecilia Patricia Incardona, tomó declaración a los familiares de Blanca Estela Báez Garcete, una mujer de nacionalidad paraguaya, de 31 años, madre de tres hijos, que murió como consecuencia de un cuadro de hantavirus adquirido en la granja de Supremo ubicada en el kilómetro 105 de Ruta 6, en jurisdicción de Gral. Las Heras.
El jueves un total de nueve niños que vivían en las granjas de Gral. Las Heras y Cañuelas declararon en Cámara Gesell.
En total, según fuentes judiciales consultadas por El Ciudadano, hay treinta víctimas entre obreros indocumentados, empleados que vivían apiñados en un viejo colectivo y niños que carecían de condiciones dignas de vivienda. “Es un caso de mucha complejidad y envergadura en el que se está trabajando muy intensamente”, señaló una fuente judicial.
Están colaborando con la fiscal Incardona la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX) y el Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento de Víctimas Damnificadas por el Delito de Trata de Personas del Ministerio de Justicia de la Nación.
Como lo informó este medio, el 2 de noviembre la Policía Federal junto con un equipo sanitario allanó en forma simultánea la granja del kilómetro 105; una segunda granja ubicada en Cañuelas, cercanías de la maderera Llavallol; el peladero de calle Pellegrini; las oficinas administrativas de calle Echeverría (barrio Libertad) y las oficinas administrativas de Supremo ubicadas en calle Ortiz de Rosas 1048, de Morón.
Como primera medida, un grupo de técnicos equipado con trajes especiales fumigó las instalaciones y levantó heces de ratas y ratones para garantizar la seguridad del personal policial y funcionarios que luego ingresaron a los predios.
Los voceros consultados por El Ciudadano señalaron que en la granja de Gral. Las Heras se aplicaron reactivos en las heces levantadas en los nueve complejos. Ocho de esas muestras dieron resultado positivo de hanta, un virus mortal portado por los ratones.
En medio del procedimiento fue detenido Carlos Fernández por orden del juez federal de Lomas de Zamora Juan Pablo Auge ante un pedido de la fiscal Incardona. También quedaron a disposición de la justicia una hija de Fernández, el supervisor de una granja y dos gendarmes que trabajaban como custodios en las oficinas administrativas.
En el procedimiento, agregaron los voceros, se incautaron autos de alta gama, entre ellos un Porsche, una camioneta Audi X6 y dos BMW.