La cuarentena impulsó el “Punto G” de Cañuelas

Actualidad 18 de mayo de 2020 Por El Ciudadano cañuelense
Rosy Muñoz y su pareja, Sergio, decidieron abrir “Punto G sex shop”, un sitio donde venden productos para la satisfacción sexual, además de realizar encuentas a través de las redes. Nos cuentan que la cuarentena disparó la cantidad de consultas de vecinos que piden asesoramiento u opinan sobre todo lo referido a la vida íntima. Un mercado sin límite de edad, donde los adultos mayores también participan.
Ver galería Kit Sado
1 / 2 - Kit sado, dentro de los accesorios más vendidos.

–Rodo Herrera: Crecieron los puntos de venta de sex shop, no sólo en Cañuelas, ¿es así?
–Rosy Muñoz: Sí, hay mucha consulta, eso sí. Debido a la cuarentena no se puede hacer entregas o envíos obviamente no pudimos vender, pero si hubiese sido todo normal sí, tenemos buenas ventas.

–RH: ¿Cómo son los vecinos de Cañuelas frente a un producto y servicio que aún, quizás, es tabú?
–RM: Cañuelas no es difícil, pero ahí está… recién se está abriendo, este mes hizo un boom, mucha solicitud.

–RH: Ustedes en las redes sociales hacen encuestas y demás, ¿participan los vecinos?   
–RM: Ponele que desde un anonimato, lo que queremos hacer más allá de hablar sin tabú en relación al sexo, las encuestas vienen justamente a esto, a que interactúen con la página, que nos conozcan. Entonces hago encuestas, preguntas y está bueno porque si, interactúan mucho, obviamente lo primero que pido es respeto sobre lo que piensa el otro.

–Rodo: ¿Qué es lo más preguntan los cañuelenses?
–RM: En general piden mucho asesoramiento, preguntan qué tenés para la erección entonces yo o Sergio –que es mi pareja con quien manejamos esta mini empresa– empezamos a buscar y, sobre todo, a tratar de saber qué es lo que está buscando. Porque puede ser que directamente no tenga una erección o que recién esté teniendo una disfunción, entonces no le voy a ofrecer una bomba de vacío cuando lo único que necesita es un gel. Está bien, mi punto es vender, pero tampoco quiero estafar.

–RH: ¿Quiénes consultan más, hombres o mujeres?
–RM: Está muy repartido, hombres que buscan para ella, para regalar por aniversario, la gente grande que quiere probar, hay consultas en pareja, o ellas que buscan algo para él.

–RH: ¿El adulto mayor consulta?
–RM: Sí, bastante. Me llamó la atención que por ahí hay gente muy joven, claro que está siempre eso de querer experimentar, hay curiosidad, pero también el adulto de 40 ó 50 y más. A la hora de comprar también está repartido, la sociedad se ha abierto mucho más al tema. Obviamente nosotros preservamos la identidad de nuestros clientes, pero he tenido que me piden para cambio de roles, él pide para él, pero está con la mujer y quiere experimentar, quieren ver qué se siente. También hay clientes gays que piden, igual que las chicas, hay de todo. 

–RH: ¿Cuál es el producto más popular hoy?
–RM: El más popular es lo que nosotros llamamos el doble placer, que es doble penetración, ese es el que más salida tiene hoy. El plug que es de acero quirúrgico y viene con un detalle de rubí o de cola de zorro, de caballo, es muy solicitado por los hombres, para ellos y también para usar en pareja. Los más comprados son los lubricantes, anillos, vibros y macizo, aceites, afrodisíacos y accesorios de sadomasoquismo como esposas, látigos, mordazas, accesorios de cambio de roles, y sobre todo nosotros nos encargamos de asesorar para que el cliente encuentre lo que quiere o necesita. 

–RH: ¿Hay algún pedido que les haya generado sorpresa acá en Cañuelas?
–RM: La verdad que nada me genera sorpresa, somos muy mente abierta. Ponele, similar a sorpresa, creo que la primera venta que hicimos fue el plug que me lo pidió un chico joven.

–RH: ¿Venden también películas XXX?
–RM: No, no fomentamos la pornografía y no la vendemos, ni fotos ni nada. Es más, justamente en la cuarentena nos piden mucha pornografía o book de fotos y demás pero no tenemos, no vendemos.

–RH: Existen también con consoladores masculinos, con forma de vagina, ¿de qué material son?
–RM: Sí, si la ves es igual, con las mismas dimensiones y si la tocas es como un símil piel, aunque, claro, es de silicona. Eso también se consulta muchísimo.

–RH: ¿La gente que vive en zonas rurales también compra?
–RM: Sí, mandamos a todo Cañuelas, Lobos, Marcos Paz, por ejemplo, y sabemos que es gente de campo y no se manejan con débito así que nos pagan contra reembolso. Hay que hacer mucha logística en el envío para que sea cuidado, nos costó al principio.

–RH: ¿De quién fue la idea de armar el negocio?
–RM: De ambos, en realidad. Fue una idea de hace años, recién habíamos empezado a salir, no teníamos a nuestra hija aún y hacíamos viajes. Un día dando vueltas en Capital Federal pasamos por un sex shop y decidimos entrar, estuvimos mirando cosas y cuando salimos pensamos en vender. Quedó la idea ahí hasta que un día Sergio tenía un dinero extra y nos decidimos a poner el sex shop. Es osado sí y al principio fue ver cómo lo encarábamos.

–RH: ¿Tuvieron resistencia al principio?
–RM: No, agarramos el dinero y lo invertimos sin saber qué es lo que se consumía, pero enseguida entré a Facebook y desde el perfil de nuestro mayorista empecé a publicar, pero después fue también por boca a boca. Porque los clientes están muy contentos y se recomiendan, nosotros vendemos solo por la página y recién siendo clientes nuestros pasamos el número telefónico, va después de haber asesorado y demás.

–RH: ¿Que sentís que cambió por la cuarentena en la vida sexual en Cañuelas?
–RM: Las consultas siguen siendo las mismas, sí hay más de gente que quiere saber, nos han pedido algún juego, tipo dados, se venden muchos geles lubricantes como el efecto caliente, anillo peneano, etcétera. Si hay una disfunción eréctil que no sea muy grave con el gel y los anillos ya está. Tenemos un gel anestésico que es uno de los más llevados por las mujeres, es un lubricante anal y llevan también algo como una vela, que se llama vela anal, las famosas bolitas chinas. Algunos te dicen directamente quiero un vibro y se charla sobre el normal de 15 centímetros o quizás piden más grandes. Los envíos son con mucha reserva, me ha pasado que viene un hombre mayor y preguntan ustedes son los de la entrega… con pudor. En eso son muy reservados, porque sabemos que nuestro negocio es parte de la privacidad de la gente. También están los que mandan fotos, incluso, de ellos mismos y preguntando qué comprar. Todo esto lo pueden ver en nuestras redes, Punto G sex shop Cañuelas, en Instagram o Facebook y ahí nos encuentran.


Rodo Herrera
[email protected]