“Es una falta de respeto que Rizzi haya dicho que las escuelas estuvieron cerradas el año pasado”

Política 12 de noviembre de 2021 Por El Ciudadano cañuelense
telma martines
La docente y comunicadora social se refirió a las elecciones y abordó distintos temas del Consejo Escolar de Cañuelas.

La candidata a consejera escolar por el Frente de Todos, Telma Martines, le reconoció a la intendenta Marisa Fassi como la figura que “ha consolidado a nuestro distrito como polo universitario. Esta política promovida por Marisa Fassi ha permitido que varias universidades públicas y privadas brinden sus carreras en Cañuelas”. En ese sentido, dijo que “después de la catástrofe económica del macrismo que elevó las tarifas de los servicios públicos, se contrajo el consumo, cerraron miles de pymes y comercios, esperábamos con ansias la llegada del gobierno nacional y popular”.
Al analizar a sus contrincantes, observó como “una falta de respeto que el candidato radical (Ezequiel) Rizzi haya dicho que las escuelas estuvieron cerradas el año pasado. Eso habla no solo de desconocimiento sino también de la poca valoración de todos los trabajadores de la educación”.
Martines, que entre sus proyectos dijo que seguirá con “sumar a ese trabajo de reconstrucción de los edificios y proyección de nuevas obras que ya se viene promoviendo”.

–¿Cuál es una de sus propuestas en un espacio en el que nunca trabajó como el Consejo Escolar? 
–En primer lugar, es fundamental decir que me voy a sumar a un equipo de trabajo ya consolidado que representa al Frente de Todos con quienes me vengo reuniendo periódicamente para interiorizarme del trabajo en el Consejo. Es por ello, que el acento estará en las instituciones escolares en las que se viene haciendo un trabajo sostenido de reparaciones de diferente índole, sumado a la proyección de nuevas obras para el distrito. Tengamos en cuenta que durante los cuatro años del gobierno de (María Eugenia) Vidal en la Provincia, hubo una desinversión en materia educativa y se relegó por completo el tema de infraestructura. Eso lo vimos muy claramente en Cañuelas con el deterioro de los edificios, sumado a algunos problemas estructurales. La gestión de Sandra Cardozo, como presidenta del cuerpo, junto a César Godoy y Eduardo Della Corte, se encontró con esa situación de abandono de las escuelas en las que no se invirtió dinero.  Fueron cuatro años nefastos en los que no se gastaba ni en lavandina. No nos olvidemos que eran las cooperadoras las encargadas de comprar los productos de limpieza durante el gobierno de Vidal.
Aun así, el Consejo Escolar no se cerró por la pandemia y, además de organizar la entrega de bolsones durante el 2020 como parte de la política alimentaria, nuestros consejeros gestionaron recursos para comenzar a revertir esa situación de abandono de las escuelas. Por ello es que me sumaré a ese trabajo de reconstrucción de los edificios y proyección de nuevas obras que ya se viene promoviendo.
Al trabajo que se está realizando considero que también se puede sumar mayor articulación con las organizaciones sociales que cumplan con las reglamentaciones para la realización de obras menores. En este sentido, sería muy interesante poder trabajar en la vinculación con las huertas que hay en la zona y que cuenten con la documentación requerida de modo de enriquecer la dieta de los comedores escolares. Si bien ahora el SAE (Servicio Alimentario Escolar) no es manejado por el Consejo, sí es labor de los consejeros controlar que se brinde la alimentación correspondiente y que los alimentos sean de calidad. A su vez, es fundamental fortalecer el trabajo con las cooperadoras escolares, mantener un vínculo constante para promover no solo el contacto sino también para poder brindar respuestas a las problemáticas que surjan atendiendo a sus miradas.
En el Frente de Todos hemos consolidado un equipo de trabajo en materia educativa, no solo entre los candidatos que somos todos docentes en ejercicio y que representamos a diferentes niveles educativos, sino también con los consejeros, funcionarios y concejales abocados a la educación. En este sentido seguiremos trabajando en la política desarrollada para el nivel terciario y universitario destinada a fortalecer una oferta educativa para estos niveles como así también el trabajo para el desarrollo de la Universidad de la Cuenca del Salado, la Escuela Popular de Música, la formación profesional. Asimismo, apoyamos las políticas de conectividad, como suscribió recientemente la intendenta Marisa Fassi, y la distribución de medios tecnológicos para achicar las brechas digitales.

 –¿Cuál es el tema que le parece prioritario en la agenda política pública post pandemia para el distrito? 
–Sin lugar a dudas, la educación es un pilar fundamental del desarrollo de las comunidades, no solo en el plano personal sino también comunitario. Es por ello, que es prioritario para la agenda pública seguir promoviendo políticas educativas en los diferentes niveles y que las mismas se puedan enlazar con el proyecto de desarrollo para Cañuelas. En este sentido, la promoción del trabajo es central. La apertura del Mercado Agroganadero, el desarrollo de los parques industriales, el apoyo a las pymes, comerciantes, en conjunto con la política de promoción de la formación profesional, terciaria y universitaria van de la mano.
Después de la catástrofe económica del macrismo que elevó las tarifas de los servicios públicos, se contrajo el consumo, cerraron miles de pymes y comercios, esperábamos con ansias la llegada del gobierno nacional y popular. Sin embargo, la pandemia mundial, como todos sabemos, tuvo efectos directos sobre la economía y la vida cotidiana. En materia educativa, las familias requerían conectividad para poder continuar con las clases virtuales, pero sabemos que tras la suspensión del Plan Conectar Igualdad en 2018 por un decreto de Macri, los estudiantes dejaron de recibir computadoras con lo cual la situación en 2020 nos encontró con panorama muy complejo. Por ello, es central también de la mano de este proyecto de desarrollo para Cañuelas seguir trabajando en las políticas de conectividad y de inclusión digital, ya que más allá del regreso a las clases presenciales, son insumos fundamentales para el acceso al conocimiento en el siglo XXI.
En cuanto al proyecto de desarrollo para Cañuelas se ha consolidado a nuestro distrito como polo universitario. Esta política promovida por Marisa Fassi ha permitido que varias universidades públicas y privadas brinden sus carreras en Cañuelas. Las privadas UCES y Morón con sede propia en Cañuelas, a las que se suman las universidades públicas: UNAHUR con la licenciatura en Educación; la Universidad Provincial de Ezeiza (UPE) con Logística; Universidad de Lomas (UNLZ) con Gestión Informatizada de PYMES; la Universidad Jauretche (UNAJ) con Ingeniería Industrial. También contamos con el Instituto Superior de Formación Docente N°107 que brinda cinco carreras docentes. Y la ampliación de la formación profesional en oficios. A su vez, está en proyecto, muy pronto a concretarse y desarrollado por Esteban Sarlenga con el Instituto Cultural Cañuelas, la creación de la Escuela de Música Popular que permitirá formalizar la carrera de música no solo como expresión cultural sino como parte del proyecto de vida. La misma podría funcionar en el edificio de la Escuela Secundaria N°2 y articular con una universidad nacional o con la universidad propia de la Cuenca del Salado para la certificación de los estudios.
Por último, es fundamental mencionar el desarrollo de la Universidad Nacional de la Cuenca del Salado, un proyecto académico que ya tiene aprobación de la CONEAU y que implica la constitución de una universidad con perfil productivo, con ciencias agropecuarias, veterinarias y empresariales relacionadas con el agregado de valor en origen. Esto es fundamental para el área de la Cuenca del Salado que reúne el 50 por ciento de la ganadería de toda la Provincia, el 40 por ciento de los comodities de la Provincia, con actividad ovina, apícola, ganadera, porcina, maderera, turística, etc.  Todos estos aspectos están contemplados en el proyecto que requiere de numerosos pasos de acuerdo con la Ley Superior de Educación (Ley N°24.521), y su decreto reglamentario y normas que la modifican. Un proyecto que no se hace de un día para otro, pero que ahora se podrá ver plasmado en el marco del proyecto político del gobierno nacional y popular que cree en la formación académica para todos. Desde la oposición, como hacen con todo, se busca poner en tela de juicio desde la negación este proyecto, por eso los invitamos a contarles los pasos para la constitución de una universidad pública, que será un verdadero orgullo para Cañuelas.  

– ¿Tendrá más actividad el Consejo Escolar y menos falencias edilicias los edificios escolares? 
–El Consejo Escolar nunca dejó de trabajar. Desde el minuto uno de la pandemia hasta ahora, siempre estuvo trabajando.  En la pandemia estuvo presente atendiendo la demanda de las familias que se vieron vulneradas por la situación económica. Los propios consejeros junto a docentes y auxiliares se encargaron de armar los bolsones y realizar el reparto y entrega de los alimentos aun cuando todavía no había comenzado la campaña de vacunación. En 2020 se invirtieron en SAE casi 264 millones de pesos en alimentos. Además, hubo una inversión histórica en productos de limpieza y materiales de protección para organizar los protocolos de vuelta a clase por casi 8 millones de pesos entre 2020 y 2021. A esto se sumó la entrega de elementos de protección para el personal auxiliar de cocina y comenzaron las obras de refacción.
 Las escuelas siempre estuvieron abiertas para atender a las familias tanto para entregar los alimentos como también el material didáctico en los casos en los que no podían trabajar en forma virtual. Es una falta de respeto que el candidato radical Rizzi haya dicho que las escuelas estuvieron cerradas el año pasado. Eso habla no solo de desconocimiento sino también de la poca valoración de todos los trabajadores de la educación.
Pero además de atender la situación excepcional por la pandemia que afectó a todo el mundo, el Consejo gestionó los recursos no solo para comenzar a poner en valor los edificios escolares abandonados durante la gestión anterior, sino también para proyectar nuevos edificios.
Este año hubo un trabajo nunca visto en el Consejo. Se compró mobiliario para un total de 19 aulas; se está terminando el jardín del centro (Acuña e Independencia) cuya obra había quedado parada a fines de 2015, por falta de envío de recursos de la gestión de Vidal. Este jardín está muy avanzado en la obra que se reactivó este año y estaría listo en poco tiempo para recibir a la matrícula infantil en el barrio Sarmiento. Empezaron los trabajos para la construcción del jardín de infantes de Los Pozos. Se está terminando el jardín de Las Moradas. En breve, estará en funciones el jardín de La Pradera, en Máximo Paz Oeste, una de las zonas con mayor crecimiento demográfico y demanda de establecimientos educativos. Se consiguió el techo para la Escuela de Educación Técnica N°1; se refaccionó por completo la Escuela Primaria N°2; se realizaron trabajos en la Escuela 24. Según lo cuenta la propia presidenta del Consejo Escolar, Sandra Cardozo, “nunca se invirtió tanto en el Consejo como en estos dos años”. Por supuesto que faltan obras por hacer, se va trabajando de a poco, pero todos los directivos coinciden en que nuestros consejeros están al pie del cañón ante cualquier demanda que surja en la vida cotidiana de las escuelas, que al igual que en nuestras casas, siempre se rompe algo. También este año se logró la creación de la Escuela N°15 en el barrio Belgrano; están en proyecto obras para las localidades como la Escuela N°35 en La Pradera; el edificio para la Escuela Secundaria N°11 en Máximo Paz.
En obras menores, desde 10 de diciembre de 2019 hasta la fecha, se invirtieron casi 9 millones de pesos. En obras mayores, más de 150 millones de pesos; esto incluye los jardines del Centro, Los Pozos, Las Moradas; reparación de techo en la Escuela Técnica, Escuela Primaria 2, Primaria 24, entre otras.
Por ello, es que vamos a seguir trabajando en esta misma línea porque conocemos el territorio; partimos de las realidades de las escuelas, siempre hay mucho por hacer y para ello dedicaremos nuestro trabajo. Y porque somos docentes y no hay nada que nos quite más el sueño que hacer de las escuelas un lugar mejor.


Leandro Barni – [email protected]