Candidata liberal empezó a trabajar en el Estado

Política 22 de octubre de 2021 Por El Ciudadano cañuelense
Es Licenciada en Educación y ahora trabaja como administrativa en IOMA. En redes remarcaron la contradicción ideológica. Sostuvo que no es “vendida” y que continuará con su campaña opositora.
victoria marques
Marques junto al liberal y referente Espert en un Flyer de Campaña.

La primera aspirante a concejal en Cañuelas por el frente opositor Avanza Libertad, Victoria Marques, comenzó a trabajar el pasado lunes como administrativa en la delegación local de IOMA, obra social dependiente del Gobierno de la provincia de Buenos Aires. 
La noticia causó sorpresa en el electorado en general. Por un lado, porque su incorporación como empleada pública se dio cuando falta menos de un mes para la próxima elección legislativa; pero también porque la cañuelense, al pertenecer a un espacio de ideología liberal, basó su campaña sobre el eje de una menor presencia del Estado en los diferentes ámbitos de sociedad. 
Esta cosmovisión liberal es la que defienden los líderes políticos del espacio como José Luis Espert, a nivel provincial, y Javier Milei, en Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Si bien lo local tiene sus particularidades, por ejemplo Marques abogó por una expansión de la oferta educativa pública universitaria, la referente local de la UCeDé también fue critica del exceso de trabajadores estatales en los diferentes niveles del Estado.   
Por esto, cuando se conoció la noticia en diferentes portales informativos del partido, los usuarios remarcaron la contradicción ideológica y criticaron la incorporación en medio de la campaña. 
En las PASO de septiembre Marques fue la quinta precandidata más votada de Cañuelas, con 1.317 votos (4,51%). Un logro interesante en su primera incursión en la política y con una campaña con pocos recursos.
Sin embargo, a raíz de las críticas, la candidata liberal y empleada de IOMA realizó un descargo público que aquí se transcribe: “¿Desde cuándo es noticia que una persona consiga trabajo? Nac&Pop e InfoCañuelas han emitido notas que han sido publicadas sin mi autorización”. 
“¿Desde cuándo trabajar para una entidad pública se volvió delito y pecado? Entonces, bajo ese criterio, tendríamos que odiar, putear, a todos los empleados públicos que viven del Estado; municipales, personal de salud, policías, concejales, docentes, etc. ¿Acaso son todos ellos ninguneados, escrachados y tratados como vendidos corruptos? ¿¿¿Trabajar en alguna institución de índole pública te convierte automáticamente en militante del partido que gobierna???”.
“¿Eso te habilita a ser un ‘vendido’? ¿Todos los empleados municipales, provinciales y estatales son peronistas/kirchneristas? No, claro que no. Todos tenemos algo en común y claramente no es un partido político; es la necesidad de un sustento económico porque nadie vive del aire ni tampoco de sus ideales. Necesitamos trabajar como cualquier ciudadano. Solamente eso”. 
“Se me trata de ‘vendida’ y muchas otras cosas más, cuando mi campaña política sigue como siempre, haciendo todo a puro pulmón”.
“En el trabajo, mi superior jamás me indicó ningún condicionamiento. Podemos ser adversarios políticos pero no me discriminaron por pensar ideológicamente muy diferente a ellos. Al contrario, me invitaron al diálogo. Me brindaron una oportunidad.
Las personas que prejuzgan esta situación, se creen con el libre derecho a opinar sobre la vida del otro, sin conocer sus dolencias, sus padecimientos, sus necesidades.
Que seamos liberales no significa que seamos anarquistas. Queremos y luchamos por un Estado eficiente, no inexistente”.
“No me pasé de bando, jamás me lo solicitaron como requisito. Vieron a Victoria persona y no a Victoria la política. Me ofrecieron abiertamente, comenzar posteriormente a las elecciones pero como cualquier otra persona que necesita trabajar, yo decidí arrancar de inmediato. Simplemente porque no hay nada turbio, no hay nada que esconder. Es trabajo. Independientemente de lo partidario. No me compraron, no me silenciaron, no me objetaron nada respecto a lo que hago o dejo de hacer en mi vida personal y privada. Sólo me brindaron una posibilidad. Ustedes, cuando van a buscar trabajo, en una entrevista, ¿se ponen a preguntarle al empleador cuál es su postura política? Claro que no, no? Porque suena ridículo. ¿Por qué tendría que rechazar una oportunidad laboral por una diferencia política? Sería una locura demencial”.
“De todos los que hoy me critican, ninguno de ellos jamás se acercó a preguntarme, che, ¿necesitás algo?,¿estás bien? Por supuesto, que ninguno de ellos, me ha ofrecido un puesto laboral ni me han ayudado a conseguir nada. Voy a estar siempre agradecida con la persona que le habló sobre mi situación a la Sra Directora de la Institución en cuestión, a quien también le agradezco por haber escuchado y no haber hecho oídos sordos”. 
“La gente opina sin saber y porque es gratis pero solo Dios puede juzgar”.


Lic. Marcelo Romero – [email protected]